“Huicholes: Los últimos guardianes del peyote”, el documental que ha recorrido Europa


por Ninfa Estrada Orozco

Por Ninfa Estrada Orozco, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde Götemborg, Suecia)
Por Ninfa Estrada Orozco, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde Götemborg, Suecia)

“Huicholes: Los últimos guardianes del peyote”, es un documental dirigido por el argentino Hernán Vílchez. El film inició su peregrinación por el mundo hace más de un año, llevando la voz del pueblo huichol, quienes buscan preservar sus tradiciones y exigen se respeten sus territorios sagrados.

La cultura wixárika, es de las pocas en el territorio mexicano, donde aún conservan su espiritualidad casi intacta, es decir sin influencias religiosas de ningún tipo. Los huicholes guardan una profunda relación con la naturaleza, de ahí la importancia de preservar y defender sus sitios ceremoniales, los cuales actualmente se encuentran amenazados por las industrias mineras.

Hernán Vílchez llegó al pueblo de wixárika, con la finalidad de grabar un programa para la televisión alemana, que pretendía mostrar el comportamiento de los adolescentes de los pueblos originales, sin embargo este proyecto no se concretó, pero los dirigentes de la comunidad wixárika, le pidieron que realizará una película, donde se mostrará la lucha que tenían por conservar sus lugares divinos.

De ahí surgió este documental, que ha sido exhibido en las últimas semanas en múltiples salas de cine y universidades del continente europeo, donde ha sido muy bien recibida, además de  encontrar en el público eco a sus exigencias de justicia.

Se han realizado casi treinta presentaciones en diferentes ciudades de Bélgica, Alemania, Inglaterra, Países Bajos, Finlandia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Francia, Italia y España. Con una respuesta emotiva y comprometida de todos los asistentes.

Durante la exhibición del documental, el cual ha ganado varios reconocimientos y premios alrededor del mundo, han estado dos representantes de la comunidad wixárika, Don José Ramírez  y su hijo Enrique Ramírez, quienes engalanados con sus ropas típicas comparten su sabiduría ancestral con los asistentes y platican sobre su preocupación  de perder su lugar sagrado y su maravillosa relación cósmica con la naturaleza.

Con singular sencillez Don José Ramírez, manifiesta su amor hacia las cosas sencillas que tiene y por las cuales lucha intensamente, llevando la voz de su herencia cultural para ser escuchada y apoyada en el mundo. Sin lugar a dudas es Don José, un hombre maravilloso, quien inspira ternura y valor a su paso.

A través del bien logrado documental de Hernán Vílchez, los espectadores pueden tener una visión amplia sobre lo que sucede en los territorios sagrados del pueblo de wixárika, mostrando las opiniones de todos los involucrados y de esta forma el público hace sus propias conclusiones.

El territorio sagrado de Wirikuta en nuestro país, debe ser defendido y protegido por todos nosotros, los mexicanos.

Y como dice la letra de la canción interpretada por un colectivo de artistas, quienes se han solidarizado con la causa de la cultura sagrada de los huicholes: “Wirikuta no se vende, Wirikuta se defiende”