Extraño y desangelado destape de Héctor Yunes Landa


destapepor Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

De una manera extraña, aunque mensajeada por filtraciones en la prensa desde días antes, sobretodo desde la extraña nota de Notiver describiendo un supuesto pre destape que el propio Fidel Herrera Beltrán había explicado a allegados, en una reunión en el sur de Veracruz; este jueves se dió finalmente a conocer, pero en el formato de un trascendido puesto en boca de terceros, que Héctor Yunes Landa será el ungido candidato de unidad del Partido Revolucionario Institucional.

Solo periodistas avezados en los procesos políticos priistas como Miguel Angel Cristiani, manifestaron su extrañeza de la noticia, lo cual se puede leer en su columna:

“Se trata de un destape –virtual- porque contrario a la tradición no se dio de manera física, a través de alguno de los sectores del partido, sino que ocurrió, como ya es bien sabido, a través de las redes sociales, concretamente a través de la cuenta de twitter del todavía senador de la república”

Conforme a lo publicado en los medios electrónicos, repercutido a través de redes sociales, no aparece ninguna declaración oficial del CEN al respecto de una supuesta decisión para que Héctor Yunes sea candidato de unidad para las elecciones del PRI en Veracruz. Por ejemplo, el periódico EL FINANCIERO, de la capital del país, subrayó que se trató de un acuerdo a favor de Yunes por parte de  cuatro de los 7 aspirantes que asistieron a firmar un pacto de unidad, con la presencia de Manlio Fabio Beltrones, en las oficinas del CEN del PRI, en México.

Incluso, entrevistado por el reportero de EL FINANCIERO, Jorge Carvallo Delfín, uno de los asistentes a dicha reunión de acuerdo de unidad, señaló que el está valorando si se registra o no como precandidato para ser elegido en convención de delegados del PRI, pero que de todas maneras  se pronunció ya por  la nominación de Yunes Landa,  junto con Adolfo Mota y el senador José Yunes, de tal manera que con ellos dos, su respaldo y el propio senador Yunes Landa, que votó por si mismo,  serían ya cuatro posturas a su favor.

Esto contradice lo que se manejó posteriormente en boletines distribuidos a diversos medios periodísticos de Veracruz, en el sentido de que había sido una decisión tersa y orientada por el CEN del PRI nacional, como lo afirma  Al Calor Político en su nota sobre el evento:

“La versión de los asistentes es que se trató de una reunión tersa de casi tres horas, con el trato amable del Dirigente nacional, en donde se ponderaron las características del actual proceso electoral y el reto que para su Partido significan ahora las candidaturas adversarias, así como las razones por las cuales se les solicitó la unidad en torno a Héctor Yunes Landa, para que al final del camino, puedan aspirar a un triunfo más en Veracruz”

Esto es contradictorio de lo que afirma Jorge Carvallo en su entrevista al financiero, donde señala que de los siete aspirantes, solo 4 se inclinaron por Héctor Yunes, es decir ni Erick Lagos, ni Adolfo Mota, ni Tomás Ruiz, manifestaron, de primera instancia, estar de acuerdo con que él fuera el candidato de unidad.

Cabe señalar, que dada la envergadura de este supuesto a nivel nacional, a favor de la candidatura de unidad a favor de Héctor Yunes, los medios nacionales callaron, como si el hecho hubiera pasado despercibido para ellos. Esto es un indicador de que  el propio CEN del PRI, en la capital de la república, no filtró ninguna información de hecho oficial sobre la decisión de que Héctor Yunes Landa sea el candidato de unidad. Su boletín se limitó a decir que se había llegado a un acuerdo de unidad para apoyar a un solo registro de candidatura, pero sin dar a conocer nombre alguno de quien sería el nominado.

Sin embargo, quien si se apresuró por dar una versión oficial fue el presidente del PRI estatal, Alberto Silva, uno de los contendientes, quien pese a no ser incluido como de los que si votaron a favor de la candidatura de unidad a favor de  Héctor Yunes Landa, en la mencionada reunión, según la versión de Jorge Carvallo. si declaró el mismo jueves que que de forma unánime todos los aspirantes  expresaron que el perfil que reúne los requisitos de unidad, y de alta competencia, “de propuesta clara para los veracruzanos y de triunfos en el proceso electoral, es el senador Héctor Yunes, tenemos una enorme posibilidad de triunfo en la unidad y también se expresó el reconocimiento a los cuadros distinguidos del partido” (sic) ; Reiteró que este viernes 15 de enero se emitirá la convocatoria y sólo esperan el registro de Yunes Landa para ir en unidad

A mediodía del viernes, la noticia del destape de Héctor Yunes solo era difundida en los medios locales veracruzanos. Los columnistas de México, salvo Francisco Garfias que reproducía un boletín, no se  ocuparon del tema.  La revista PROCESO también hizo eco de la noticia, de manera muy escueta, en un boletín arreglado sobre declaraciones de Alberto Silva, es decir reproduciendo la vocería local veracruzana. Los demás medios de importancia nacional, en sus columnas de opinión, donde se filtran acuerdos importantes nacionales, callaron.

Al parecer son los políticos locales, allegados al político peroteño e, incluso, a los círculos de poder ligados al ex gobernador Fidel Herrera Beltrán  y al actual gobernador, Javier Duarte, los que han difundido con mayor empeño, el hecho de que Héctor Yunes Landa es el candidato único que se registrará para la candidatura priista para las próximas elecciones en Veracruz, que se desarrollarán este año.

Llama la atención que incluso, se ha filtrado que su candidatura es un hecho porque ya se pusieron de acuerdo Manlio Fabio Beltrones, Miguel Angel Osorio Chong y Luis Videgaray para que el candidato de unidad sea el ahora feliz Héctor Yunes. De ser cierta esa versión, daría pistas sobre   una influencia negociadora de Beltrones para unir fuerzas con los otros dos aspirantes a la presidencia de la República, con el fin de rescatar Veracruz para el 2018, asegurando la candidatura de su protegido , para contender en el 2016 por la gubernatura. Este hecho en sí, provoca suspicacias en función si el presidente Enrique Peña Nieto esté avalando dichas alianzas.

Con un proceso tan tortuosamente realizado, como lo ha sido el de la designación del candidato priista para las elecciones de Veracruz, quedan las dudas entonces de por que tanto retraso en seleccionar al mismo político que desde hace meses ha asegurado que solo él o José Yunes, pueden ser los únicos que podían ser candidatos priistas a gobernadores de Veracruz.  Si el resultado iba a ser el ya mencionado, que sentido hubo en retrasar el destape de quien siempre fue puntero.

 

Es de notar también, que su destape ha sido de lo más desangelado. No hay pronunciamientos claros de los sectores (la clásica cargada), y  el CEN del PRI no difunde a través de los medios las bondades del pacto nacional, donde se pusieron de acuerdo  los 7 aspirantes a la gubernatura, todos ellos, por cierto, ubicados en puestos claves en la era de influencia del gobernador Fidel Herrera Beltrán, en los dos sexenios recientes.

Más extraño resulta todavía, que el primer pronunciamiento público en apoyo a Héctor Yunes, que sería efectuado ayer jueves, en el puerto de Veracruz, el todavía senador de la república,no consideró ofrecer  una disculpa por su no asistencia, más que justificada por la reunión efectuada en México.

De entrada, si es el único precandidato que se registrará como aspirante oficial a la candidatura priista del gobierno de Veracruz. comienza sus actividades políticas en pos de la gubernatura de una forma poco usual y nada parecida a como estilan  arropar a sus candidatos, las huestes del tricolor en este estado, sin la calidez suficiente para contrastar con la gelidez de este invierno del 2016. Y es preocupante que el propio CEN nacional del PRI no arrope también a su virtual candidatura, filtrando el hecho entre los principales columnistas nacionales, como debió haberse hecho y no se hizo hasta el momento.