Descarrilado priismo


 por Luis Velázquez

•Escombros del tricolor
•Sálvese quien pueda…

UNO. Priismo descarrilado

La familia priista de Veracruz está descarrilada. Desde el primero de julio continúa sin reponerse de una terrible y espantosa derrota. Como dice un diputado local de MORENA, está hecha pedazos. En la lona. Y en la lona, moribunda. Él solito podría desmoronarse por inanición.

Y lo peor, cada priista tratando de salvarse.
Por ejemplo:
Un Américo Zúñiga suspirando por seguir en el trono imperial y faraónico partidista, aun cuando la mayoría de las elites lo rechazan.
Una CNC con su diputado pluri, Juan Carlos Molina Palacios, vendiendo su voto al mejor postor, utilizando, además, a la gente.
Una CNOP con su diputada local, Érica Ayala, gritoneando que el PRI y hasta el PAN ya nada le dan, pero en MORENA le ofrecen todo, pensando, quizá, en la compañía constructora en propiedad con sus hermanos.
Una CTM con el ex diputado local, Víctor García Trujeque, presionando con formar un nuevo partido político y al que, por lo pronto, el ex priista Gonzalo Morgado Huesca ya se le anticipó con su Podemos, la versión jarocha del partido político de izquierda en España, el académico Pablo Iglesias.
Una diputada federal, Anilú Ingram, sintiéndose por fin la heredera de la silla partidista en la presidencia del CDE del PRI.
Un regidor, Marlon Ramírez, jugando al inteligente para ver si se queda con “hacha, calabaza y miel”.
La mayoría de caciques regionales del PRI, que tanta fuerza política, económica y social le imprimieron antes, desertores y cobijados en otros partidos, como por ejemplo, las hermanas Regina y Fabiola Vázquez Saut, Basilio Picazo y Ricardo García Guzmán.
Otro priista todavía, Felipe Amadeo Flores Espinoza, anunciando la conversión de su “Vía Veracruzana” en partido político.
El diputado federal priista, Héctor Yunes Landa, suspirando por la tercera candidatura a gobernador, anunciando un nuevo partido político, Líder, para sepultar el viejo PRI.
Y parte de la militancia roja, aquella fiel en la adversidad que suele o solía pintar bardas y árboles, repartir propaganda, llevar vecinos acarreados, sopesando si de plano pasa a MORENA.

DOS. La peor soledad del mundo

El primero de julio del año fatídico que termina el PRI alcanzó la peor soledad ciudadana del mundo.
Perdió la presidencia de la república por tercera ocasión.
Perdió la gubernatura de Veracruz por segunda ocasión.
Perdió la mayoría de las curules federales y de 500 diputados en el Congreso de la Unión solo 44 curules y de 128 Senadurías solo catorce, y todas, pluris.
Perdió las diputaciones locales de Veracruz y solo quedó con tres posiciones, las tres pluris.
Y perdió, claro, todas las diputaciones federales, y si Anilucas entró fue porque era pluri, pues de nuevo hubiera sido derrotada en las urnas.
Desde entonces, el tricolor en la tierra jarocha descabezado, sin brújula, sin rumbo, sin financiamiento, la llave de SEFIPLAN cerrada por completo.
Y de ñapa, la ruptura interna, bajo el grito universal de “sálvese quien pueda”.
Y cada elite buscando redimirse a sí misma.
Y más porque durante los dos años de la yunicidad quedó fuera de las mieles del poder en el peor desempleo.
Y más ahora cuando el desempleo será por seis años, a menos que las elites y sus huestes se echen al piso como alfombra para que los Morenos pasen.

TRES. Escombros del PRI

Sin caer en la profecía política y social, muchos años pasarán para que el PRI se reponga (si llegara) luego de 89 años de dominio y hegemonía gubernamental en que llevaron al país al primer lugar de corrupción política en América Latina y a uno de los primeros lugares en el mundo.
Además, claro, del campeonato inobjetable de impunidad.
Lo peor entre lo peor:
Luego del estercolero tricolor, las elites rojas “se curan en salud” y todas se declaran ángeles de la pureza.
Los corruptos, dicen, eran otros, por ejemplo, Javier Duarte y su primero, segundo y tercer círculo del poder.
Otros, sin embargo, repiten la frase célebre de Layín, el famoso ex presidente municipal de San Blas, Nayarit, de que “robé poco… porque poco había”.
El caso es que la familia priista sigue tratando de aprender a ser oposición y la única salida que parece haber encontrado es volverse unos panistas como en el bienio anterior (Regina y Fabiola Vázquez, Basilio Picazo, Ricardo García Guzmán, Felipe Amadeo Flores Espinoza y Mario Tejeda, entre otras figuras notables y citables), o volverse Morenistas.
Y las demás elites, peleando por quedarse con los escombros del tricolor, cuando, caray, en el duartazgo la mayoría callaron ante el insólito grado de corrupción porque muchas de ellas se beneficiaron.

Publicado en: http://www.blog.expediente.mx/nota/31565/portales-de-noticias-de-veracruz/descarrilado-priismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.