En Pocas Palabras: Claudica el gobierno ante el crimen


por María Elvira Santamaría Hernández

Por Elvira Santamaría Hernández, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Hoy permítanme compartirles mi indignacion.


Me resulta muy difícil asimilar lo que ha ocurrido recientemente en la ciudad de Coatzacoalcos. Francamente me parece inverosímil y cobarde, que los tres órganos de gobierno y particularmente el federal, porque la dependencia a la que me refiero es de su jurisdicción,

hayan renunciado, según trascendió, ante la agresividad de la delincuencia, a su obligación de dar seguridad a la ciudadanía, cerrando las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad ubicadas en la avenida Miguel Hidalgo.

¿Cómo podemos calificar la decisión de preferir cerrar una dependencia, en lugar de tomar las medidas necesarias para que funcione normalmente? Cómo es posible que las autoridades claudiquen así ante la gente que actúa fuera de la ley enviando con ello claras señales de impotencia, de cobardía y de incapacidad?

¿En qué situación de indefensión dejan a la población si vemos que ni siquiera son capaces de proteger a sus trabajadores y sus instalaciones ? ¿Y qué están diciéndole a la delincuencia? -Adelante, sigan con sus fechorías, nosotros no podemos con ustedes, nos hacemos a un lado-.

En balde los renovados anuncios -sea el gobierno del partido que sea y del nivel que sea-, de más fuerzas federales para Coatzacoalcos. Está comprobado que esas caravanas de patrullas con las que siempre muestran el apoyo policiaco no amedrentan a los criminales y ni siquiera los inhiben en sus alardes de poder y de violencia.

Les ruego disculpen el tono de enojo que tiene mi colaboración, pero no puedo evitarlo ante este trascendido. Si la decisión de fondo de cerrar oficinas de la CFE fue por miedo, sin considerar todo lo que implica, no sólo es lamentable, es verdaderamente indignante.

El estado mexicano debe ser garante de la seguridad de sus ciudadanos y transmitirles confianza en las instituciones.


¿Que seguridad podemos sentir si vemos que cobardemente prefieren cerrar las puertas de una oficina federal, como las de la CFE, que comprometerse y asegurarse de que tanto su personal como sus instalaciones trabajen regularmente? Ustedes díganme si esto no es para pensar que estamos a merced del crimen. Hasta pronto.

Un comentario

  1. Ruperto Portela Alvarado.

    Se entiende, el Estado, mejor dicho el Gobierno Federal se declara incompetente ante los altos índices de delincuencia en Coatzacoalcos y el país. Estoy de acuerdo contigo y con tu enojo María Elvira Santamaría, porque la decisión de cerrar una oficina de CFE parecería irrelevante, pero conlleva una carga de irresponsabilidad de la autoridad correspondiente y un mensaje de triunfalismo para los delincuentes. Celebro tu valentía para denunciar el hecho y la consecuencia del miedo, más allá del cierre de esa oficina… Te saludo como siempre, con afecto y mucho respeto… Enhorabuena…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .