Desabasto de Medicamentos


  • Nuevo ISSSTE, no hay fecha para cuando surtan a derechohabientes
  • Recomiendan darse sus “vueltecitas” para ver si le toca la buena suerte
  • El delegado Fidel Kuri Kuri tiene un grave problema que debe de atender
Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

por Miguel Angel Cristiani, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Cuando acudí esta semana -non santa- al ISSSTE a recoger mi dosis de Losartán para controlar la presión arterial, no puede evitar recordar al sujeto que hace apenas unos meses vociferaba entre la fila de solicitantes de medicamentos: “esto ya va a cambiar, a partir del primero de diciembre con López Obrador habrá suficiente abasto de medicamentos.”

El MORENISTA, un hombre aparentemente ya jubilado, vestía ropa deportiva, aunque evidentemente no practicaba ninguna actividad que lo ejercitara, bajo el brazo cargaba un portafolio con una calcomanía de MORENA y su aspecto era el de todo un chairo.
Estaba pendiente de los derechohabientes que les indicaban que tendrían que regresar a surtir su receta la próxima semana, porque ya se había terminado la dotación. Cuando pasaban junto a él, les preguntaba: ¿no le surtieron? Y luego él mismo les respondía con orgullo y coraje: esto ya se va a terminar porque ahora las cosas van a cambiar, a partir de diciembre, habrá suficientes medicinas para todos.
Pero además, como para que lo oyeran todos los que estábamos en la fila, hablaba también por teléfono -supuestamente con algún reportero de un medio de comunicación local- casi casi para darles órdenes: “manda a un periodista para que tome fotos de la fila que hay para que entreguen las medicinas, esto está muy lento, deberían de poner más gente”.
La verdad es que ya no he vuelto a coincidir con este personaje chairo, pero me quedé con las ganas de decirle, que como diría el clásico: “la cosa es calmada, tranquilo, no se acelere”.
De cualquier manera, la nueva realidad que nos toca vivir, en esta llamada la Cuarta Transformación Nacional, es que ahora ya no te dicen en el ISSSTE que vuelva el viernes de la próxima semana, sino que te recomiendan que te estés dando tus “vueltecitas” porque algunos medicamentos que tienen gran demanda, como el Losartán para los que tenemos la presión alta, pues simplemente van a tardar hasta seis meses en surtirlos ¡Aunque usted, no lo crea¡.
Así que en el desabasto de medicinas en la delegación estatal del ISSSTE en Veracruz, el nuevo delegado o será simplemente llamado “coordinador” Fidel Kuri Kuri, tiene un grave problema que atender y resolver, porque en la nómina sigue apareciendo todavía su predecesora.
No se trata de salir con la ya trillada cantaleta, de que se tiene que esperar porque es un asunto a nivel nacional, porque a los derechohabientes enfermos no se vale responderles que como no les surten, lo mejor es que vayan con el doctor Simil a comprar sus medicamentos.
En el muy completo servicio de recopilación de informaciones de actualidad que diariamente nos hace llegar nuestro compañero y amigo el periodista Rodolfo Casanova, con documentos, informaciones y reportajes del acontecer nacional y estatal, encontramos que hay que reconocer que el ISSSTE tiene una abultada deuda con la industria farmacéutica que al sumar dichos adeudos de 2018 y lo que va de 2019, superan ya los 15 mil millones de pesos.
Actualmente, los distribuidores pagan a los laboratorios a 60 días, hayan o no cobrado a las instituciones del gobierno. Esta es una de las principales razones por la que las economías de escala hacen financieramente fuertes y solventes a los grandes distribuidores, sin descontar sus capacidades y eficiencia en toda la cadena de abasto.
No les queda otra que venderle directamente a cada institución, arriesgando el pago, y que la compradora contrate la logística de distribución; la segunda, contratar a distribuidores no vetados, para continuar con el mismo procedimiento de adquisición y distribución.
Lo que al final del camino quedarían tres o cuatro distribuidores; Marzam-Nadro, Ralca y CPI, la misma participación del mercado de gobierno que las vetadas.
En consecuencia, el argumento de monopolio quedaría solamente en un cambio de cancha. ¿Será que este es un relevo de los supuestos consentidos del gobierno de Peña Nieto y que la 4-T entrega la estafeta a los que serán los favoritos de la actual administración? O sea lo mismo, ¿pero con diferentes capos?.
No se puede negar que las bondades de las compras consolidadas han sido la transparencia, legalidad, eficiencia en la cadena de abasto y, muy difundido, los ahorros que han obtenido por el volumen de los productos farmacéuticos. En resumen, juego limpio. Se avizora una fuerte tormenta en el sistema de salud por un eminente desabasto como precio a la estrategia de mandar a tres jugadores a la banca y sustituirlos con otros de menor capacidad de respuesta. Ni hablar. Más de lo mismo.
Tenía razón el chairo jubilado que en la fila de abasto de medicamentos vociferaba, las cosas ya cambiaron, pero no para bien de los derechohabientes.
Contáctanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.