Místicos y Terrenales • Congreso de Veracruz renuncia a la Constitución de Veracruz para “suspender” al Fiscal Winckler • Eric Cisneros quiere controlar la Fiscalía de Veracruz • Ya tenían hasta la Gaceta del estado lista para el albazo


por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

por Marco Antonio Aguirre Rodríguez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

El Congreso del Estado de Veracruz y el Gobierno del Estado de Veracruz en su afán por destituir al fiscal Jorge Winckler Ortiz, optaron por una barrabasada jurídica plena: renunciar a la jurisdicción de la Constitución de Veracruz y varias leyes locales más, entre ellas la Orgánica de la Fiscalía General del estado.

Se puede estar en desacuerdo con la actuación de Jorge Winckler como fiscal de Veracruz, pero no se debe validar un golpe a las instituciones y el menosprecio a la Constitución de Veracruz, porque hacerlo daña toda la estructura institucional del estado.

Y eso es lo que hicieron.

La ilegalidad se intenta sustentar en la renuncia a la jurisdicción de la Constitución local.

Si la Cámara de Diputados de Veracruz opta por hacer de lado la Constitución de Veracruz, en lugar de defenderla y aplicarla, ¿para qué sirven los diputados?.

Entonces, si ellos no van a defender la Constitución de Veracruz, hay que desecharlos, hay que desaparecer la Legislatura local.

No tiene caso su permanencia.

Quedémonos sólo con el Congreso federal.

¿Para qué queremos diputados locales?.

Pero además, como sustituta de Jorge Winckler, se nombró a la directora jurídica de la Secretaría de Gobierno, Verónica Hernández Giadans (a pesar de que lo jurídico es una de las grandes fallas que existen en esa dependencia).

Eric Patrocinio Cisneros Burgos, el Secretario de Gobierno, firmó el “permiso” para que le dieran el nuevo cargo relamiéndose los bigotes como gato gordo a punto de comerse un manjar. En este caso, su gran pastel es la Fiscalía de Veracruz.

Esa es la real intención.

Eric Cisneros quiere controlar la Fiscalía General del Estado de Veracruz.

El documento de remoción, según lo difundido por la Legislatura del estado, fue firmado por la priista Erika Ayala Ríos (a quien luego no se le dejó votar para aprobar la remoción) y por el coordinador de la fracción del PAN, Sergio Hernández, quien rechazó haber signado el documento.

Esto lo hizo sospechosos

Sin embargo, el diputado no estuvo presente en la sesión, ni siquiera cuando le avisaron del tema único del que se iba a tratar.

Esto lo volvió más sospechoso todavía.

Incluso, en el Congreso del estado, cuando se pidió conocer el documento conteniendo la firma del diputado panista, no se mostró el mismo.

La violación a la ley máxima del estado se da desde el momento que no se respetó lo que se sienta en su artículo 33 de las atribuciones del Congreso, fracción XLIV que menciona que éste podrá: “Designar y remover al Fiscal General del Estado, de conformidad con lo previsto en el artículo 67 fracción I inciso d) de esta Constitución”.

En el “Acuerdo” para remover a Winckler, la diputación permanente de la actual Legislatura, renuncia prácticamente a la jurisdicción de la Constitución de Veracruz, en una aberración jurídica total.

Y lo anuncian en su Acuerdo Segundo para suspender a Jorge Winckler:

“En consecuencia, dado que la presente resolución no se sustenta en el Artículo 67, Fracción I, inciso d), de la Constitución del Estado”.

¿Cómo es posible que el Congreso del estado de Veracruz diga que no toma en cuenta a la Constitución de Veracruz?.

Pero su soporte jurídico está tan mal armado que ni siquiera aluden al artículo inicial para poder remover al Fiscal, el de las Atribuciones del Congreso, el 33, el cual toman con una tergiversación total.

Porque si renuncian al artículo 67, también lo están haciendo con el 33 de la Constitución local, que es donde se marca el procedimiento destitutivo, y por tanto están autodesacreditando sus facultades para realizar la suspensión.

¿Cómo destituyen al Fiscal si ya reconocieron que no tienen atribuciones para hacerlo?,

En el artículo 67 fracción I inciso d) de la Constitución de Veracruz se anota que “El Fiscal General podrá ser removido por el Congreso por las causas graves que establezca la ley, y por el mismo procedimiento de votación establecido para su designación”.

La designación del fiscal es con el voto de las dos terceras partes de los diputados presentes en la sesión en que se le designe.

Entonces para suspenderlo, sea cual sea la causa, debieron convocar a una sesión del Congreso, para que se diera una votación y que las dos terceras partes de los diputados presentes votasen por removerlo.

Pero la diputación permanente, con Juan Manuel Pozos Castro, decidió violentar la ley y autodesacreditarse, atribuyéndose facultades que no les corresponden.

A partir de ahí, cuando la forma no se cumple, el fondo es ilegal.

Y esto hace que si el juez federal que conocerá del amparo que promoverá Jorge Winckler (como lo anunció en un boletín) actúa apegado a derecho, desechará la acción de la Legislatura.

Si esto ocurre, si el juez no se deja presionar, el Congreso de Veracruz quedará nuevamente en ridículo.

Lo peor es que la fiscal sustituta o suplente (o como le denominen), Verónica Hernández Giadáns, fue la que validó la distorsión jurídica.

La ahora exfuncionario estatal carecer del perfil adecuado para ser Fiscal del estdo, pues según el mismo curriculum que se muestra en la página de la Secretaría de Gobierno, lo más que hizo fue ser secretaria del ayuntamiento de Xalapa.

Es hija de Diego Hernández Medina, quien fue titular de la notaria 5 en Santiago Tuxtla, que le heredó a su hija Verónica.

A Hernández Giadáns como funcionaria del gobierno del estado, con Eric Patrocinio Cisneros, la han señalado de promover patentes notariales a su libre conveniencia y con beneficio para sus allegados y familiares.

Si tuviera una buena hoja de servicio público, podrían colocarla como directora de notarias, que para nada es un mal puesto.

Sin experiencia en lo penal y con esos antecedentes, ¿qué garantía hay de que desempeñará un cargo así con eficacia y honestidad?

Si es capaz de hacer algo así, es capaz de cualquier cosa.

 

HASTA LA GACETA DEL ESTADO YA TENÍAN IMPRESA PARA VALIDAR EL ALBAZO. El albazo para destituir a Jorge Winckler se preparó desde temprano, tanto que hasta acuartelaron fuerzas de la policía estatal en Xalapa, para imponer retenes sobre las carreteras que llegan a la capital del estado, en las calles que aledañas a la Fiscalía y en torno a la misma Fiscalía del estado.

Por la mañana, antes de comenzar la sesión de la diputación permanente, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), José Manuel Pozos Castro, solicitó tratar únicamente la remoción de Winckler, lo que fue avalado, votado y aprobado por la mayoría de los diputados presentes.

En ese momento le avisaron a Sergio Hernández, el coordinador de la bancada del PAN, del cambio en la agenda.

Pero no llegó.

El “Acuerdo” para suspender a Winckler fue publicado casi de inmediato en la Gaceta Oficial, como muestra también de que el albazo destitutivo estaba ya listo.

La “separación temporal” del cargo se da “por el presunto incumplimiento del mandato constitucional de contar con certificación, revalidación y registro correspondientes, necesarios para el ingreso y permanencia en el cargo, tal y como lo informan las autoridades con competencia para su emisión. Garantizándose la remuneración que en derecho proceda”.

Si es “presunto incumplimiento”, ¿dónde está la presunción de inocencia?, ¿dónde queda aquello de que nadie es culpable hasta que se le pruebe que lo es?.

La presunción de incumplimiento implica que no hay certidumbre, si no hay certidumbre, no hay razón de actuar.

Por tanto lo realizado por el Congreso de Veracruz y validado por el gobierno del estado, es completamente ilegal.

La destitución de Jorge Winckler podría proceder por carecer de estas certificaciones. Pero primero habría que comprobarle la carencia.

La suspensión por “presunción” (así lo dice el documento oficial y publicado oficialmente) es indebida.

Con esto, los que se creen los grandes místicos del estado hicieron una barrabasada jurídica, cuyo mayor dislate es haber renunciado a la jurisdicción de la Constitución local.

Con diputados así y con asesores jurídicos que aconsejan que se haga esto y con funcionarios que lo aceptan, lo avalan y hasta lo impulsan, ¿qué certezas jurídicas puede haber en el estado?.

Lo único que se ve son las ganas de imponer los caprichos.

Encontraron el camino para destituir a Jorge Winckler, pero por querer tomar atajos, lo van a echar a perder nuevamente.

¿Y así quieren que los terrenales les tengan confianza?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .