Entre la opacidad y la desconfianza: comenzó el gobierno la reestructura de universidades públicas sin negociaciones reales con sus directivos y líderes sindicales


Por Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Este martes 14 de enero, en artículo publicado en EL UNIVERSAL (ELUNIVERSAL,2020) , el presidente de la ANUIES, Jaime Valls Esponda, Secretario General de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) en México, reconoce que se vienen grandes tareas en el marco de los cambios en la educación superior que pregona el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y que, en el caso de la educación superior, se enfilan hacia lo que se denomina las Universidades Públicas en la Nueva Escuela Mexicana. Entre esas grandes tareas está la ampliación de la cobertura de las universidades públicas y nuevos paradigmas de evaluación para asegurar la calidad, o excelencia, del nuevo modelo educativo.

Alude a que se espera que después de la consulta para crear una nueva Ley de Educación Superior, que convocó la federación en meses pasados, a nivel nacional; se espera el arranque de una nueva época para la educación superior en el que, subraya, deberá establecerse los mecanismos de un nuevo sistema de financiamiento para los presupuestos universitarios , dado que el actual está agotado.

Visto así, con la tersura diplomática de lo escrito en el texto, parecería que el académico chiapaneco no afronta dificultad alguna en las negociaciones, desde la cúpula de la ANUIES, entre universidades públicas y la Subsecretaría de Educación Superior, con respecto precisamente al manejo de los presupuestos destinados al funcionamiento de las instituciones de educación superior pertenecientes al sector público.

Pero hay visos de tormenta. El solo hecho del anuncio de la creación de cien nuevas universidades públicas en distintas regiones del país, plantea un camino divergente entre lo que apoyará el gobierno federal, sin mayores contratiempos en asignación de presupuestos, de ahora en adelante, y las restricciones y presiones que se vienen sobre universidades de larga tradición que, en diferentes discursos del  propio subsecretario de Educación Superior, Dr. Francisco Luciano Concheiro  Bórquez, han sido señaladas lo menos,  como ineficientes, opacas en su administración y con graves problemas estructurales en lo laboral y en su sistema de pensiones.

Para hacer aún más complicado el asunto, varias universidades públicas arrastran adeudos multimillonarios que impactan en sus funciones operativas al no disponer de dinero para pagar a su personal académico y administrativo, de manera puntual y continuada. En el año de 2018, al poco tiempo de iniciar la nueva administración federal, tras negociaciones con el congreso federal, la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Educación Pública, se logró dotar de recursos para paliar los compromisos urgentes de sus gastos operativos y proyectivos inmediatos, a cambio de una mejor administración de los mismos.

Ese problema persiste en el tránsito del año 2019 al 2020, y la federación, en este caso, no ha resuelto dotar de presupuesto tan fácilmente, como se hacía en administraciones pasadas, a las universidades públicas que presentan carencias financieras. En todo momento, se recalca, que es necesario una revisión y modificación de la forma de administración de las universidades, la mayoría englobadas en el perfil de autónomas, y de sus relaciones contractuales y pensionarias con su personal sindicalizado.

Luis Carlos Ugalde, un consultor que encabezó un estudio de la situación de las universidades públicas del país, señala que las causas de estas severas crisis de financiamiento de las universidades públicas son culpa primordialmente de las formas como se manejan las mismas, en relación al crecimiento de su matrícula que ha incrementado  su personal académico  y administrativo, a la vez que este personal recibe prestaciones exorbitantes -por encima de las marcadas por la ley- y que repercuten en un sistema de pensiones sin fondos sostenibles.(EL FINANCIERO, 2019)

Además, remarca el estudio, el manejo político de la administración universitaria que propicia el enquistamiento de grupos de poder que extienden los beneficios a gente cercana a ellos, para integrarlos a las comunidades universitarias, y ofrece favores a gobernadores y partidos políticos, para garantizar la carrera política, principalmente, de rectores y altos directivos universitarios.

La historia de la estafa de la Estafa Maestra, donde estuvieron involucradas varias universidades públicas en relación a proyectos y empresas fantasmas, es un punto negativo más a la forma de como se manejan una gran mayoría de las universidades públicas del país. Todavía, al respecto, no se ha detenido a ninguno de los funcionarios universitarios involucrados en ese grave delito  de dimensiones nacionales, por el cual está presa la ex funcionaria Rosario Robles Berlanga, pero no se duda de que las detenciones serán este año, aparejados a la intervención de fuentes de poder del sector público, en el manejo de las universidades públicas del país, donde se pretenden cambios estructurales fuertes.

Hasta ahora, solo la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (Contu), una organización que aglutina a los principales sindicatos universitarios del país, ha realizado movimiento diversos, tanto de facto (un paro nacional llevado a cabo en octubre de 2019) como de palabras, a través de desplegados constantes, aparejados a intentos de negociación con las autoridades legislativas, hacendarias y educativas relacionadas con la asignación de presupuestos  a las universidades.(LA JORNADA, 2019)

Por parte de la federación, la guerra para intervenir las universidades ya comenzó, en cierto modo de manera indirecta, a través de la intervención de los gobiernos estatales para modificar las leyes orgánicas de las universidades públicas en sus entidades, pasando por el umbral cuasisagrado de las autonomías, tan cuestionado desde principios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Se pueden recopilar ya algunas evidencias de que el gobierno federal decidió iniciar la reestructuración de las universidades públicas del país, con tres estrategias claras: 1.- reformar su normatividad y gobernabilidad interna a través de cambios en sus leyes orgánicas por intervención de los congresos estatales; 2-. Realizar auditorías sorpresa de sus ejercicios presupuestales más recientes por los órganos de Auditoría Superior de las entidades y 3.- Condicionar la entrega de financiamiento presupuestal a las universidades endeudadas a condición de que reformen sus contratos colectivos, cambien su sistema de pensiones y recorten hasta un 30 por ciento de su personal.

Por ejemplo, el Congreso Estatal de Nayarit, sin participación en las modificaciones por parte de la comunidad universitaria de la Universidad Autónoma de Nayarit, se reunió a principios de este año 2020 para realizar reformas a la Ley Orgánica de la universidad que iestablecen las siguientes medidas: la creación de un Colegio de Elección Universitario, que será creado exprofeso. También se integrarán redes empresariales en la institución y sus unidades académicas con la finalidad de generar fuentes de ingreso.

En cierto modo, estas nuevas formas de gobierno tienen un alto cariz financiero ya que dicho  Colegio de Elección Universitario será encabezado por el presidente del Patronato Administrador del Impuesto Especial destinado a la institución educativa, designado cada cuatro años de entre una terna que enviará el gobernador al Congreso.

Además habrá otras medidas que impactan en la operación académica de la institución ya que se conminará a todo el personal académico de tiempo completo a que ya no detente otra plaza de tiempo completo en otras empresas públicas o privadas, en horarios incompatibles con la función principal que realizan en sus dependencias, como se ha permitido, durante todos los años que ha funcionado la institución,

Pero además, dejan a un lado al rector  en el manejo de los presupuestos universitarios, enfocados incluso hacia la búsqueda de recursos propios de manera privada, al destacar que la figuras de las redes empresariales deberán generar fuentes de ingreso propias que contribuyan al cumplimiento del objeto universitario, incluyendo rentas, utilidades, rendimientos, intereses, dividendos y aprovechamiento de sus bienes

Ante el enojo de gran parte del personal directivo, académico y administrativo, el gobernador panista de dicho estado, Antonio Echevarría García, que  envió la iniciativa de modificaciones al Congreso el 30 de diciembre, con el propósito de hacer frente a la crisis financiera que enfrenta la institución; señaló que “prefería  asumir los costos hoy, de intervenir en la universidad,  a que el juicio de la historia señale a esta generación por haber legado desastre, miseria y desesperanza, por no haber tenido el valor de desmontar estructuras ilegítimas, ineficientes y egoístas. Nayarit está destinado a la prosperidad”

En pocas palabras, descalificó a las autoridades universitarias como buenas administradores de una universidad pública que estaba incluida en la lista de las que adeudaban grandes cantidades de dinero, y solicitaban por ello, la asignación de un presupuesto especial para lograr pagas quincenas y aguinaldos el pasado mes de diciembre.

Ante esta medida, la primera que avizora un cambio en la forma como se administran las universidades públicas en el ´país. la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), con la firma de todos los rectores que la integran, emitió una carta abierta de protesta contra lo que consideran un atentado grave contra la autonomía de las universidades estatales, al realizar una modificación de una Ley Orgánica, sin el consenso de la comunidad universitaria de la Universidad Autónoma de Nayarit.

La imagen puede contener: texto

Pero, al parecer, la protesta será estéril. La medida legislativa tomada por el gobierno libre y soberano de Nayarit marca precedente que puede ser imitado por todos los gobernadores de los estados que se sumen a la política federal de reestructuración de las universidades públicas del país.  Llama la atención, sin embargo, que el año pasado  existieron mesas de negociación entre autoridades universitarias y  representantes del gobierno federal para llegar a acuerdos  y transacciones que satisficieran las posiciones de ambos frentes, para evitar medidas como la de acción directa del gobierno de Nayarit para reestructurar su universidad. Pero en el inicio del año 2020 nos damos cuenta que las negociaciones no fueron reales, pues no hubo transacciones acordadas y el gobierno asume con fuerza un cambio radical universitario para este año. Y por lo que ve, la posición más débil está del lado de las instituciones de educación superior públicas del país.

Otra señal de que el frente de ataque del gobierno federal, se canaliza de manera indirecta  a través de los gobernadores de los estados, es el caso de Puebla, donde el gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta, indujo a una auditoría sorpresa  a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, por parte de la Auditoría Superior del Estado, sobre sus manejos financieros de su presupuesto durante el año 2019.(E-CONSULTA.COM, 2020)

La reacción inmediata de la universidad fue una reunión de su Consejo Universitario para rechazar la medida que, argumentan como principal defensa, viola su autonomía , una figura jurídica que por lo que se está viendo no es muro suficiente para detener la acción del sector público para revisar precisamente las estructuras y funciones de organizaciones educativas que están siendo sostenidas  con dineros públicos.

Esta acción no tiene aún una respuesta conjunta de los rectores de la ANUIES, como el caso de la Universidad Autónoma de Nayarit, pero quien si ha respondido es esta acción, catalogada de inconstitucional, ha sido la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (CONTU), que de manera inusitada y constituyéndose en defensora de la autonomía de la BUAP, y de paso de la UAN, señala como perversas e inicuas las intervenciones de los congresos estatales de Nayarit y Puebla, para violar la constitución a través de modificaciones a la ley orgánica de la primera y auditorías fuera de tiempo a la segunda. La imagen puede contener: texto

Remata el desplegado con una consigna de que los universitarios del país responderán a las provocaciones, sin embargo, van ya dos acciones legales, avaladas por las legislaturas de dos estados soberanos del país, que significan rudos golpes a las universidades públicas del país sin que realmente haya una respuesta ni legal, ni de movilización, ni de negociación efectiva que vaya más allá de los amagos verbales.  Las dos son acciones indirectas que cumplen la intención de reformar estructuras y manejos de las instituciones de educación superior pública del país, como lo ha señalado el gobierno federal desde el inicio de su administración.

Como dato anecdótico, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla parecía enfilar a ser una de las primeras universidades públicas del país que se sumaba al modelo de la nueva escuela de educación superior que propone el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que aspira a la gratuidad de todos los servicios universitarios. La BUAP aprobó en el reciente Consejo Universitario que ya no cobraría el examen de admisión y que, paulatinamente, irían disminuyendo y desapareciendo los demás cobros universitarios. El rector, Alfonso Esparza Ortiz divulgó con satisfacción la medida alineada a los nuevos tiempos universitarios. Hoy, ese mismo rector, se negó a asistir este martes 14 de enero a la reunión propuesta por el titular de la Auditoría  Superior del Estado de Puebla,  para no convalidar la revisión anticonstitucional a la cuenta pública de 2019., asumiendo una postura de franca rebeldía contra el gobierno poblano.

Pero no solo de manera indirecta, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está cumpliendo sus objetivos en cuanto a reestructurar las universidades públicas del país, también lo hace de manera directa, por ahora con las universidades que tienen severos adeudos, como es el caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa,  cuyo rector  Juan Eulogio Guerra Liera,ya organizó una  Jornada Informativa con directores y medios de comunicación a fin de socializar que la Federación le indicó que no le otorgará un solo centavo hasta que no se hagan modificaciones a las prestaciones y cláusulas del  Contrato Colectivo de Trabajo de sus trabajadores universitarios.

Añadió que se le dió como plazo este mes de marzo para comprometerse a cumplir con corregir prestaciones fuera de la ley para los trabajadores universitarios ,  según dice la federación, como lo son los aguinaldos y otras prestaciones desmedidas que reciben los trabajadores, así como la pensión dinámica que obliga a pagar el mismo salario completo y con aumentos anuales una vez que se jubilan.

Además le están exigiendo que, para sanear sus finanzas, la Universidad Autónoma de Sinaloa recorte hasta un 30 por ciento de su personal, que es un cambio radical de lo que planteaba el año pasado la federación, en el sentido de detener las nuevas contrataciones sin afectar a los trabajadores que ya están en activo, como única medida laboral.(ANUIES, 2020)

El rector Asimismo Guerra Liera calificó de inédito que el Gobierno Federal esté condicionando de esta forma los recursos a las universidades.recorte de personal universitario

Y, al parecer, según los indicios mostrados es parte de una estrategia que ha iniciado el gobierno federal de manera implacable, con una serie de acciones desde diferentes frentes contra el sistema universitario público para las cuales ni la ANUIES, ni los rectores, ni el CONTU, parecen estar preparados del todo, ni para contrarrestarlas ni para ofrecer alternativas de negociación reales.

El punto de discrepancia son dos visiones distintas de lo deben hacer las universidades públicas en el país: una de corte gerencial y proempresarial, como fueron acostumbradas las universidades públicas en los últimos 30 años de neoliberalismo en el país, que considera a la educación como un modo de negocio lucrativo para las élites universitarias y otra visión, la de gobierno, que pretende devolver el sentido de una educación de corte social y al alcance de gran parte de la población, sobretodo de escasos recursos económicos.

En este último sentido brillan por su ausencia, en los ámbitos universitarios propuestas que den cuerpo a los propósitos sociales del nuevo gobierno. Esperan un financiamiento suficiente para iniciar los  proyectos, siendo que debería ser al revés, presentar primero los proyectos sociales de educación universitaria para obtener el apoyo financiero.

ejesdetransformaciondelaEducacionSuperior
Ejes del cambio y reestructuración de la Educación Superior en México al que se dirige el gobierno de Andrés Manuel López Obrador

Al no haber propuestas alternativas que se unan a la visión gubernamental, es que han comenzado las acciones directas de reestructuración sobre el sistema educativo superior público en México, pasando por encima de  los mitos y ritos de la autonomía universitaria, el consenso de las comunidades académicas-administrativas-estudiantiles  y el poder sindical de los trabajadores universitarios.

 

Referencias:

Las Universidades Públicas en la Nueva Escuela Mexicana: Proyecto desde la SEP para el desarrollo de las UPS. Documento elaborado por la Subsecretaría de Educación Superior que puede descargarse de LasUniversidadesPublicasenlaNuevaEscuelaMexicanaSEP

 La Educación Superior, retos inmediatos.- Artículo de Jaime Valls Esponda, visto el 14 de enero  en https://www.eluniversal.com.mx/opinion/jaime-valls-esponda/la-educacion-superior-retos-inmediatos

(3)Crisis financieras de las universidades públicas estatales.- Artículo de Luis Ugalde visto el 14 de enero en https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/luis-carlos-ugalde/crisis-financiera-de-las-universidades-publicas-estatales

Tres universidades sin fondos para el pago de aguinaldos. Nota informativa de José Antonio Román. Visto el 14 de enero en: https://www.jornada.com.mx/2019/12/26/politica/006n1pol

Debe abrirse la BUAP a la transparencia. Nota informativa. Vista el 14 de enero en:https://www.e-consulta.com/nota/2020-01-13/gobierno/debe-la-buap-abrirse-la-transparencia-dice-barbosa

Llama el rector a socializar  la situación de la UAS ante el condicionamiento de recursos. Nota informativa vista, el 14 de enero, en http://www.anuies.mx/noticias_ies/llama-rector-a-socializar-situacin-de-la-uas-ante-el-condicionamiento

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .