Saltar al contenido.

Í N D I C E . . . MÉXICO HACIA LA MILITARIZACIÓN.


+ El Ejército, ni policía ni constructor…
+ Soldados enfermeros del Covid-19…
+ Las bases para un Gobierno Absolutista…

por Ruperto Portela Alvarado.

Por Ruperto Portela Alvarado, egresado de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

A LA DICTADURA QUE VAMOS…
Los fundamentos para decir que este gobierno de “Cuarta Transformación” va rumbo a una dictadura, los ha propiciado el propio Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR y la base de ese pensamiento autocrático-fascista es el uso indiscriminado de las fuerzas armadas en las que se sustenta la actual administración federal.


El último golpe a la “democracia partidista” fue dado con el decreto por el que se “legaliza” la participación de las Fuerzas Armadas (Ejército y Marina) en el combate a la delincuencia organizada. Qué los soldados y marinos salgan a la calle a perseguir a las peligrosas bandas de delincuentes que han pintado de rojo sangre el país, tiene sus asegunes. Por un lado, el mismo Presidente descalificó esa medida aplicada desde el gobierno de FELIPE CALDERÓN HINOJOSA y ahora adopta la estrategia sin ningún rubor, mucho cinismo y sin ninguna vergüenza.
Es factible que las Fuerzas Armadas logren aminorar el empuje que traen los diversos cárteles de la droga y la delincuencia organizada; son de las pocas instituciones con mayor confianza a la que mucho le agradeceríamos acabar con este flagelo que es la violencia, la extorsión y miles de asesinatos, de lo que en parte estoy de acuerdo. Aunque si no lo estuviera, poco importaría mi opinión, a sabiendas que el Presidente es un dictadorzuelo, que ya dijo su última palabra.
Solo que en esa enmienda constitucional por cinco años (hasta el 31 de marzo de 2024) que reviste toda la administración de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, lleva implícita la mentalidad distorsionada del “Mesías” para instaurar un gobierno autocrático, absolutista y de corte fascista como sus homólogos de Venezuela, Cuba o aquellos de los años 60 y 70s que se caracterizaron por “golpes de Estado” o “dictaduras”, ejercidas en Brasil, Chile, Argentina, Bolivia, Uruguay y Paraguay, representada entonces por un gorila gigante subyugando a los ciudadanos.
Hoy, para el Presidente ANDRÉS MANUEL, “las fuerzas Armadas lo son todo”, pero no es una ocurrencia de pensamiento progresista y de izquierda, sino una vieja “Doctrina de Seguridad Nacional” promovida por Estados Unidos de Norteamérica desde la época de la “Guerra Fría” con la que se instauraron las dictaduras de Paraguay (1954) y Brasil (1960; y también los golpes de estado que dieron lugar a gobiernos militarizados como Bolivia (1971); Chile y Uruguay (1973) y Argentina en 1976.
Al Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR le sobrarán pretextos para imponer al Ejército y la Marina en tareas que le corresponden exclusivamente a la instancia civil, como las Secretarias de Estado y sus similares de la estructura constitucional. Pero así lo ha venido haciendo hasta ahora, contraviniendo los preceptos legales de la Carta Magna.


Engañar es una forma de corrupción y el Presidente lo ha hecho, pretextando la creación de la Guardia Nacional que debiendo ser una estructura policiaca civil, se amalgamó con el grueso de los soldados y marinos que hoy tienen “licencia” para salir a la calle a combatir a la delincuencia organizada cuando el mismo ANDRÉS MANUEL había dicho que “las fuerzas armadas no están preparadas para hacer tareas de policías”. Claro, no son para eso, pero pueden servir de mucho. Ahora hasta duda de la honestidad de la Guardia Nacional al apuntar en la conferencia mañanera, “que no vaya a resultar como la Policía Federal”; me imagino que de corrupta e inepta.


Es cierto, el Ejército y la Marina ya estaban en las calles combatiendo a la delincuencia organizada desde que FELIPE CALDERÓN le declaró la guerra, pero era una situación de emergencia – ya de trece años— que el Presidente AMLO criticó y ahora la lleva a los linderos constitucionales. De la misma manera, LÓPEZ OBRADOR ha inutilizado a sus propias instituciones, como la Secretaría de Obras Públicas y Comunicaciones y la de Salud en algunas tareas, manteniendo de “florero” a los titulares de las mismas; como también a la Secretaria de Gobernación, OLGA MARÍA DEL CARMEN SÁNCHEZ CORDERO, sustituyéndola por el titular de Relaciones Exteriores, MARCELO EBRARD CASAUBON en responsabilidades que solo a ella compete.


Así, el Presidente AMLO ha echado mano de las fuerzas armadas para la construcción del aeropuerto “Felipe Ángeles” de Santa Lucía; una parte del Tres Maya; la obra de las dos mil sucursales del Banco de Bienestar; la reconstrucción de hospitales, el manejo médico del Covid-19 y el frustrado proyecto de las miles de vivienda del terreno adyacente al Castillo de Chapultepec.
La cereza del pastel es la aprobación del decreto por el cual el Ejército y la Marina se integran a la lucha contra la delincuencia organizada y los diversos cárteles que se pasean por las calles de los estados norteños del país, demostrando poder y desafiando al gobierno o haciendo patente que tienen un acuerdo de “no agresión” –y quizá hasta de dinero– por parte de la Dictadura Morena que encabeza ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.


Ese es el peligro, que las Fuerzas Armadas de México, tan disciplinadas y leales al Presidente, sean la base de un gobierno totalitario, autócrata, absolutista y dictatorial como se vislumbra el pensamiento y actuar del “Mesías”, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. O que, reconociendo su fuerza y poder, el Ejército y la Marina se erijan en gobierno a través del desconocimiento de su Jefe Supremo. Claro, es una conjetura, pero a cómo están las cosas en México, todo puede suceder, porque estamos en la centralización del poder y la administración pública.


Pero como dice el director de la “Revista Nexos”, HÉCTOR AGUILAR CAMÍN, “este Gobierno está en la deriva de otro poder como es la Suprema Corte de Justicia”. Y lo señala porque hay una serie de enmiendas constitucionales o decretos emanados del Poder Ejecutivo Federal en vías de revisión por el Poder Judicial. Ejemplos: el de la Guardia Nacional; la extinción de las guarderías infantiles; el de Remuneración de los Servidores Públicos, que no son los únicos, que le podría suceder lo mismo que a la “Ley Bonilla”.

El abuso del poder ha sido característica insoslayable de este Presidente absolutista. Sin negar que sus antecesores fueran similares, con el Señor ANDRÉS MANUEL se desbordó la intolerancia, el autoritarismo; el centralismo administrativo y los índices de corrupción que dijo combatir para ahorrar 500 mil millones de pesos anuales. Nada le ha funcionado al “Mesías” y todo va de picada, con la inercia que le dejó PEÑA NIETO, del que no quiere mover una sola hoja de su expediente, para no incomodarlo.


Por otro lado, se me hace una falacia el decreto por el que se legalice que las Fuerzas Armadas se avoquen al combate de la delincuencia organizada, cuando abiertamente el Presidente AMLO deja ver que tiene un trato, contrato o vínculo con esas mafias violentas que le heredó y dejó concertadas su antecesor ENRIQUE PEÑA NIETO, al que respeta y protege…
#SiTeGustaComentayComparte
#CuídateyNosCuidamosTodos
#NoSalgasdeTuCasa

Se acabó el mecate… Y ES TODO…
Para comentarios, quejas y mentadas: rupertoportela@gmail.com
Celular: 961 18 8 99 45.
MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS. A. C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Traducir

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: