CosmoVisión..AMLO: Jefe de Estado


Por Raúl López Gómez

___

El lamentable contagio de Covid-19 del presidente Andrés Manuel López Obrador, se informó que convalece aislado en el Palacio Nacional, y contra todo lo que se pudiera pensar del hombre público, el subsecretario de salud, Hugo López Gatell, informó que el mandatario dio órdenes de que su evolución y tratamiento se mantuviera en el terreno de la privacidad.

Esto es algo que no existe, porque luego entonces el presidente debió dejar firmada una licencia obligatoria por ley, para poder ausentarse del cargo por el tiempo que sea necesario para su recuperación.

Aunque, en la realidad de la política los aliados y colaboradores son cercanos, pero en ese tipo de situaciones todo se convierte en peligro para el hombre del poder, que sucumbe ante lo imposible y lo imprevisible, que es el tema de la salud, y por lo mismo se desea por parte de millones de mexicanos su pronto restablecimiento.

También, es cierto, conviene a millones de mexicanos que el presidente AMLO, sane pronto y bien, para que continúe con sus programas sociales, y su Cuarta Transformación, esto debido al cariño y simpatía que se ha ganado de sus seguidores que junto a él hacen historia,

Pero en la absoluta realidad, en la política no hay amigos, y hay que recordar todos aquellos casos a lo largo de la historia de la humanidad en donde el hombre del poder, sufre esas partes oscuras de los propios coterráneos, amigos o enemigos, que nunca se miden o esconden el anhelo del mal para quien es el que maneja los muchos cables del poder.

En la novela el Príncipe de Nicolás de Maquiavelo, se han visto todos esos casos de cercanía de los hombres del poder, como aquella famosa película de los Hombres del Presidente. Y más claro en política no hay amigos, y sí los evidentes enemigos, más los detractores gratuitos. En un escenario muy real, es que las estadísticas en torno a los sucesos de la pandemia del Covid-19, el grado de letalidad es muy alto de las personas mayores de sesenta años.

Por eso, el ministro de defensa de Israel, salió a la palestra a pedir a toda la gente, que, a los abuelos, entiéndase hombres y mujeres mayores de sesenta años, hay que resguardarlos, llevarles la comida a sus casas, limpiar los recipientes antes de entregarlos, y con mucha vehemencia señaló no los abracen, y no entren a sus casas, por el gran peligro de contagio letal para las personas mayores.

El presidente AMLO, desafortunadamente como millones de seres humanos en el mundo, se encuentra en esa hipótesis de letalidad a causa del maligno virus que no tiene miramientos y más con las personas que también padecen enfermedades crónico-degenerativas, y el mandatario de este país, ya se dijo muchas veces de que hace algunos años sufrió de un infarto al miocardio.

Entre los políticos, todo es respetable y aceptable, además de reconocer que los seres humanos pueden enfermar de forma normal, y por acá en estos lares quedó el ejemplo de la ausencia del entonces gobernador Agustín Acosta Lagunes, para tratarse de un padecimiento, y cuando retornó al cargo su poderoso secretario de gobierno, Ignacio Morales Lechuga, lo recibió con la renuncia irrevocable en su escritorio, antes que comenzaran las intrigas clásicas de los “rodeológos” de siempre.

Así, Nacho Morales, reinició una gran carrera muy exitosa en el servicio público en los finales del mandato de Miguel de la Madrid como fundador del primer consejo nacional de seguridad pública, y luego con el entonces presidente Carlos Salinas, fue procurador del DF, titular de la PGR y embajador de México en Francia, cuando por supuesto que podía entrar a los presidenciables junto a don Fernando Gutiérrez Barrios, que renunció al cargo de secretario de gobernación, y a partir de ahí comenzaron los problemas de vacío de poder.

Por eso, el pueblo, -toda la gente pobre y de clase media-, con amplia fortaleza espiritual se mantienen en oración y con las veladoras prendidas para que el presidente López Obrador, que llegó para hacerles justicia, que no se vaya a poner grave y que como un milagro de Dios y de la Virgen María de Guadalupe, además de todos los santos, le den un pronto restablecimiento y se continúe con su labor humanitaria en México y en favor de los pobres de todo el continente.

Pronta recuperación, así sea. Por lo pronto, el primer día de las tareas asignadas en las conferencias “Mañaneras” a la titular de la secretaría de gobernación, Olga Sánchez Cordero, se le vio muy bien como una gran dama del derecho, que ante todo sabe caminar por el rumbo de la justicia y la equidad, pero sobre todo con el más alto grado de un ser humano, que es el de la lealtad por encima de intereses personales o de grupo. Así las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .