LAS CIENCIAS DE LA CULTURA


Un ámbito para las Ciencias Humanísticas y Sociales.

LAS CIENCIAS DE LA CULTURA

Un ámbito para las Ciencias Humanísticas y Sociales.

por Salvador Aburto Morales

Texto de Salvador Aburto Morales, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicacón de la Universidad Veracruzana

El siguiente texto esta publicado en el Sistema de Información Cultural del Gobierno de México y lo reproducimos en homenaje a nuestro compañero egresado, con motivo de su sensible fallecimiento y a fin de dar a conocer una muestra de su producción académica.

“…por un gradiente que caracteriza sin duda nuestras culturas,las formaciones discursivas no cesan de epitemologizarse. Michel Foucault”

La expansión en el quehacer cultural, propiciado por constituirse en un ámbito de interés para las políticas nacionales ante los efectos de la globalización y sus nexos con el poder económico transnacional; en un espacio que lo mismo fortalece la identidad colectiva, que puede convertirse en bien o servicio para el mercado internacional; ha encauzado su orientación fenomenológica, hacia las posibilidades de convertir la cultura en un ámbito de la práctica discursiva y del saber; y con todo esto, que puedan argumentarse las teorías de su campo disciplinario, para los apremios en la formación académica universitaria y la investigación sistematizada, como antesalas del pensamiento complejo para el conocimiento científico.

Tareas que en otros tiempos pertenecían a las propuestas de una Educación Popular como baluarte de los valores culturales; a las actividades de las instituciones comprometidas con la promoción y la difusión de la cultura y las artes; a la preservación de las tradiciones y el folklore; a la Arqueología; a la Historia y a la Antropología; en un amplio espectro de convergencias con el trabajo comunitario, tales tareas han sido confirmadas en la actualidad por el quehacer social, y desde ahí, pensadas, estructuradas, y sistematizadas, para incluirse teórica, metodológica y técnicamente en las políticas, programas y actividades de la administración pública. Ciertas instituciones o empresas privas, sociedades y organizaciones no gubernamentales, han seguido esta línea de validación para el campo cultural, con debates, programas de actualización y definición de perfiles, para configurar este tipo de labores o actividades.

Maestros, artistas, arquitectos, antropólogos, filósofos, escritores, administradores, humanistas y comunicólogos, entre otros, asumieron históricamente la responsabilidad de dar forma y contenidos a aquellos trabajos que han venido demandando los ámbitos  de la cultura.

La experiencia en el quehacer, se constituyó en la primera estación de configuración para su conocimiento, como suele ocurrir en estos casos. Sin embargo, su expansión, sus convergencias, discusión y debate, diagnóstico, planeación, ejecución y evaluación como formas de un trabajo profesional, propiciaron la configuración teórica en momentos determinantes para la ciencia en general: la diversidad, la multiculturalidad, la incertidumbre, los conflictos sociales y económicos, y el cambio en el orden mundial, y por sobre todas estas condiciones, las posibilidades de trabajar la subjetividad y la intersubjetividad en las Humanidades y Ciencias Sociales, como contextualización discursiva sobre su esencia en el pensamiento complejo.

El índice bibliográfico se fue enriqueciendo y ampliando, con los hallazgos y las reflexiones de enfoques sociológicos que impactaron los trabajos heredados por la Antropología Social y Cultural, la Sociología, la Estética y la Psicología Social. Pero como resultado, esto ha generado muchas confusiones y vacíos del saber –como le corresponde a un campo emergente del conocimiento científico- sobre estos fenómenos multidimensionales de la comunicación interactiva de los seres humanos.

La confusión proviene de su insuficiente espacio para la discusión y el debate, y de la fragilidad en el consenso para encontrar los perfiles de la identidad profesional y de la especialidad, puesto que la labor científica que demanda la cultura, no necesariamente se incluye como una condición para los marcos de referencia de los programas y las políticas culturales; prevaleciendo –como parte del proceso para su validación y legitimidad epistemológica- la improvisación, los desatinos, el ensayo y el error, y las correcciones sobre la marcha, y otras contingencias particulares, que pertenecen y  se enfrentan cotidianamente  en el desarrollo  organizacional y la administración pública.

El trabajo teórico-reflexivo

Las universidades, los centros de divulgación, de estudio e investigación, algunas organizaciones no gubernamentales y grupos alternativos, van llenando los vacíos teóricos con las reflexiones que a veces en forma aislada, en encuentros fortuitos, o en foros de discusión, van aglutinando a los estudiosos e investigadores, sobre este campo del saber, que al parecer todavía se mantendrá incompleto por algún tiempo.

Esto no significa que sea un obstáculo insalvable, sino parte de su proceso natural de expansión y validación. Son las labores impostergables de una comunidad en consolidación, desde la multidisciplina que poco a poco, tiende a reconfigurarse en torno a las Humanidades y Ciencias Sociales, Ciencias Humanas o Ciencias del Espíritu, bajo una posible denominación específica: las “Ciencias de la Cultura”, o de estudios sobre cultura.

Es claro que la multidisciplina no cuenta con la tradición y los apoyos institucionales, con que cuentan los estudios unidireccionales. Sin embargo, su crecimiento y expansión es inobjetable. Toda vez que día a día, se suman a la comunidad científica quienes se percatan –y no siempre desde la convención-, de que no hay disciplina que sostenga conocimiento alguno como completo y permanente. Lo que falta, lo incompleto, y lo que se transforma, amerita además de la actitud y la preparación para abordarlo, la mirada hacia todas las disciplinas periféricas, y la tendencia al trabajo en equipos multidisciplinarios.

Mientras tanto, hacia la consolidación, la discusión, el debate y el consenso, se irán depurando, validando y legitimando nuestras formas de pensar, explicar, y argumentar, lo que ocurre, lo que se suscita y sucede en los ámbitos de la comunicación interactiva de los humanos en la Cultura.  El riesgo implícito en toda actividad de reconfiguración teórica como trabajo científico, será su posible distanciamiento con la praxis, porque por tradición, los estudiosos tienden a hacer sus reflexiones discursivas, alejados de su  realidad fenomenológica.

Sin embargo, la omnipresencia de la interacción cultural, casi imposibilita la abstracción descontextualizada de su reflexión, pues pensarla nos confronta de manera inmediata con los sucesos culturales y su sentido, por su papel en la existencia, la convivencia y la supervivencia del proyecto humano. Sus espacios son donde se vive la vida, con los otros, para la trascendencia de sus condiciones e ideales humanos.

A toda estación científica, corresponde una posición ontológica y epistemológica. ¿Cuál es la que le corresponde a los estudios de la Cultura? Imprecisas, como sucede en la complejidad, que es un estadio compartido por la Ciencia y el Saber; las posiciones ontológicas tienen que ver con criterios inestables sobre la identidad del Ser Humano, que se reconfigura al tiempo que no termina de abandonar, los paradigmas del Modernismo.

Su condición en la alteridad, el arraigo de su afectividad, sus cualidades interactivas y lingüísticas, la recuperación de su carácter trascendente, y el papel activo en la construcción de los mundos posibles por los que transita y habita, incluyendo todas sus potencialidades imaginativas, lúdicas, espontáneas, emotivas y creativas; solo nos acercan a la esencia de lo humano, confirmado como un proyecto de vida inteligente y conciente, cuyas capacidades se vienen orientando desde sus inicios hacia la evolución de la especie y el desarrollo de nuestra civilización.

Excepcionalmente, la conciencia y lo que se hace con ella, parece corresponder a una peculiaridad en los seres humanos, aunque defenderlo como tesis, no nos resulte tan fácil en momentos en que nuestro transitar del átomo al espacio sideral, todavía nos sorprendan las evidencias de que quizás no estemos en la cúspide de la creación universal, pudiendo así cambiar nuestro orgullo, la arrogancia y la prepotencia milenaria, que hemos heredado al respecto en la cultura occidental dominante.

Como dioses –en minúscula-, hemos creado y destruido lo extraño y también lo  semejante, por lo que desde nuestra realidad orgánica o biológica, este podría ser un acierto circunstancial en aras de la autopoiesis (Maturana, H. 2003), aunque esta también sea una categoría extendida a todas las especies vivas; por lo que, además de inteligentes y concientes, es recomendable reconocer que nuestro lenguaje y sus contenidos afectivos, son las otras categorías para lo humano, que posibilitan nuestros  vínculos determinantes de la trama o tejido social, convirtiéndonos en los actores o protagonistas de nuestras propias vidas; conformándose así al contexto histórico social, en el que se cifran nuestras realidades múltiples como espacios para la cultura.

La ontología de la complejidad, transita de lo individual y orgánico hacia lo histórico social en nuestro universo, y después a su posible trascendencia, para este proyecto que parece exclusivamente humano. En consecuencia, para los efectos epistemológicos en las Ciencias de la Cultura, conviene retomar el papel de esas “realidades múltiples” por las que habita, transita y se cuestiona el saber y el conocimiento de los seres humanos. Las evidencias multidimensionales en esas realidades, son seguramente la bases de la estructura para el universo más amplio en que habrá de conceptualizarse la Cultura, como una posible vía hacia el conocimiento científico.

Inteligencia y memoria colectivas.

Ecológico y holístico, este presupuesto epistemológico, requiere de algunas precisiones, para no perderse en la totalidad inaprensible e infinita, atemporal e incomprensible: desde lo que es, ha sido, puede ser, hace, ha hecho, puede hacer, sabe, ha sabido, puede saber, comparte, ha compartido y puede compartir todavía, la especie humana en los ámbitos de la supervivencia, su existencia y convivencia colectivas.

Su trabajo en la práctica, nos condiciona a operacionalizar sus conceptos básicos desde la experiencia, la vivencia, el aquí y ahora del quehacer y las actividades culturales. Para eso, conviene ser oportunos, pertinentes, cautelosos, pertenecientes, precisos, amables, incluyentes, sensibles y reflexivos, ante la complejidad de dichos procesos definidos como culturales, que están constituidos por las cosas y los fenómenos del Ser y del Saber humanos.

La epistemología de una posible Ciencia de la Cultura,  centrada en lo humano-social, tiene que ver con las formas y los contenidos en las diversas manifestaciones de la inteligencia y la memoria colectivas. Estas circunstancias, que obedecen a las necesidades heredadas y vigentes en el seno de las comunidades que se mantienen como tales en el tiempo y espacios para la convivencia y supervivencia; se constituye el contexto para los seres humanos como actores sociales, cuyas acciones se entreveran para constituirse en la trama social, en la búsqueda y la construcción de su identidad individual y colectiva –histórico social-, en un escenario más que mundial, francamente interplanetario y cósmico.

La inteligencia y la memoria colectivas, convertidas en signos y símbolos para los significados de su identidad en los escenarios públicos, se refieren a sujetos y objetos muy peculiares para su estudio científico. Desde el interior, por cierto, el sujeto que tiene contacto con el objeto cultural, no puede disociarse en aras de su control o manipulación, para su estudio, dictaminado por los métodos tradicionales de la ciencia. Su aislamiento,  pervierte y altera su fenomenología, como un proceso que por su carácter interactivo, tiene que ver con la intersubjetividad que emerge en dicho contacto desde la praxis.

Porque aún para el sujeto que observa desde la periferia, resulta imposible a su vez disociarse de los efectos multidimensionales que su intersubjetividad le dicta, generando otro aspecto intersubjetivo del contacto, que surge de sus miradas polisémicas, complejas, mutuas, al reconocer, excluirse o solidarizarse desde la praxis, con los otros sujetos a través sus coincidencias y diferencias histórico sociales.

¿Cómo estudiar y teorizar acerca del conocimiento cuya intersubjetividad suele involucrarnos desde la praxis? ¿Cómo distinguir la identidad y su correspondencia con la naturaleza de la intersubjetividad, en la identidad histórico-social de las culturas? ¿Cómo explicar y argumentar lo que ocurre, se suscita y sucede en los demás, tal como en mí, y viceversa?

Son preguntas, que seguirán entreveradas entre lo ontológico y las preocupaciones epistemológicas de las Ciencias Humanísticas o del Espíritu. Cuestionamientos que se mantienen en una fase discursiva y de debate científico, paradójicamente al mismo tiempo que se sigue trabajando en la práctica cultural, sin que por esto se detenga y sin esperar mucho de los efectos de su consenso.

Por eso, los pocos encuentros que se dan entre los teóricos y los prácticos –necesarios e indispensables- son polarizados, redundantes, conflictivos, desgastantes y confusos, desde sus desacuerdos y desencuentros. Pero forman parte de un proceso esperado en toda expansión del conocimiento, cuya importancia radica en la magnitud del problema de incorporar la intersubjetividad, como contenido posible para la disciplina y el conocimiento científico. Es decir, para que dicha intersubjetividad sea comprendida, ordenada y sistematizada, como una condición fundamental del saber y del  conocimiento sobre los seres humanos.

Las condiciones para el trabajo con la intersubjetividad, incondicional en la teoría y la práctica cultural, obligan a transitar por todas las estaciones del conocimiento que convergen sobre lo humano como disciplinas, que ofrecen las miradas múltiples hacia una posible Ciencia de la Cultura, como multidisciplina. Y esto, significa que los estudios interdisciplinarios y transdisciplinarios, se confirman como estrategias para la configuración de este nuevo campo para las ciencias. Para tal efecto, serán válidos y justificables los préstamos de enfoques, teóricos, teorías, métodos, y técnicas, como líneas, rutas y miradas alternativas que la comunidad científica y de la práctica, pueden aportar como vías de acceso a la complejidad de los sujetos, objetos y fenómenos culturales.

Su dirección nos orienta hacia todo el cuerpo disciplinario constituido por las ciencias humanísticas y sociales: Historia, Antropología, Sociología, Psicología, Estética, Biología, Educación, Lingüística, Filosofía, Economía, etc. Y otros espacios de la práctica social como: la gestión, la administración pública, el trabajo social y la intervención comunitaria, el turismo, la diversión y el entretenimiento, la comunicación social y la mercadotecnia, la publicidad, la comunicación organizacional, la extensión y la educación continua, la animación sociocultural, la dinámica de grupos, las relaciones públicas, la formación y mantenimiento de públicos, etc.

Será fundamental, identificar y partir del objeto y los objetivos de estudio de cada campo elegido, así como su precisión entre los que corresponden a las ciencias de la cultura, que corresponden a: “la inteligencia y la memoria colectivas; y el estudio de los fenómenos  de la interacción simbólica, que dan su identidad histórico-social a las comunidades humanas”. Ya que el sujeto para cada caso y en todos, siempre será el mismo: el ser humano. A esta singularidad, no podrá renunciar cualquiera que se interese, sea teórico o práctico, por el estudio o por la investigación sobre los fenómenos de la Cultura.

Interdisciplina y Transdisciplina

Serán interdisciplinas sobre la Cultura, todas las propuestas por la comunidad científica para explorar y sistematizar el conocimiento que se encuentra en los espacios próximos o yuxtapuestos, como entreveramientos entre  dos disciplinas. Como ocurre por ejemplo con la Psicobiología, la Psicología Social, la Antropología Cultural, la Psicología del Arte, la Educación Estética, la Comunicación Social, la Sociología Cultural, la Filosofía de la Cultura, la Psicología Comunitaria, la Lingüística Aplicada, etc.

Serán transdisciplinarios, aquellos estudios que utilicen categorías científicas de diversas disciplinas, para explicar y argumentar –desde su convergencia- los aspectos complejos en los objetos, sujetos y fenómenos que se presentan en circunstancias afines para dichos campos del conocimiento. Es claro que el tránsito de lo humano, tendrá  en su caso como una posible estación inicial, su naturaleza orgánica, pero sus metas pueden arribar hacia aspectos en los procesos psicológicos, sociales, metafísicos o filosóficos, implícitos o explícitos. Porque además de referirse a la inteligencia y la memoria colectivas, también son fenómenos psicológicos, educativos, sociales, históricos, lingüísticos, estéticos, filosóficos, etc.

En consecuencia, en las manifestaciones humanas de la Cultura es posible encontrar categorías para el pensamiento complejo, como: el imaginario colectivo, la sensibilidad, la emoción, la aprehensión y recreación de la realidad, la reflexividad, la identidad psicológica, la identidad cultural, la filiación, el rol, la actitud, los valores, la percepción, la cognición, el símbolo, la interacción, el liderazgo, el poder, el grupo, la contemplación, el talento, la comunicación interpersonal, la corporalidad, la integración, el crecimiento o desarrollo humano, etc.

Y pese a que por su condición de proceso, la cultura es indivisible e infinita, en la praxis y en su estudio, deberá fragmentarse o particularizarse solo para su operacionalización. Así, se argumenta y distinguen: cultura popular, cultura de elite, cultura de masas, cultura emergente, cultura tradicional, cultura rural, cultura urbana, contracultura, cultura marginada, cultura transnacional, cultura globalizada, cultura colonial, cultura mestiza, cultura indígena, cultura dominante, etc.  

Etimológicamente, toda cultura se genera y deviene en popular, porque representa los valores permeados y sostenidos por una identidad colectiva. Heredada generación tras generación, se convierte en  capital social, el patrimonio de identidad, y la base histórica para la trama social, como el amplio contexto para  una comunidad. Solo alterada por las emergencias en una sociedad que ha estado sometida a la influencia externa –en el  contemporáneo-, por los medios de comunicación masiva y por las instituciones transnacionales, discriminatorias y excluyentes, a través de las manifestaciones emergentes que confrontan sus hábitos, costumbres, y las tradiciones, arraigadas en los grupos y en las familias.

Una cultura popular se distingue de la cultura de masas, porque no depende de su comercialización y estrategias  de consumo, determinadas por los medios de comunicación de masas y los grandes consorcios de la producción y distribución mercantil. A diferencia de la cultura urbana, la popular no está circunscrita exclusivamente a los públicos de las ciudades. Pero al mismo tiempo, tampoco corresponde únicamente a las comunidades rurales. Y sin embargo, las adaptaciones y los cambios en sus manifestaciones, suelen depender del entorno histórico-cultural. Así por ejemplo, la evolución tecnológica, el uso y desuso de materiales, la migración e inmigración, etc., van transformando las intenciones, los motivos y las aplicaciones culturales, generando un fenómeno de adaptación generacional en la cultura popular, perfilando su desarrollo y evolución a la par del desarrollo humano y su evolución.

Los cambios en la actividad cultural, están determinados por la praxis. Lo que se conoce de una cultura, siempre tiene que ver con lo que se hace en la práctica cultural. Por mucho tiempo se consideró que la cultura estaba circunscrita a los espacios estéticos de las artes, y que era un asunto de los artistas y los críticos. Otras veces, por el rescate de los valores que se iban perdiendo, por lo que fueron tareas de los historiadores, los antropólogos, los rescatistas y los museos.

Ahora es inobjetable: la cultura es un espacio de manifestación práctica. Y sus ámbitos llenan todos los espacios de la interacción simbólica para el ser humano. Las propuestas sociológicas los remiten a los espacios de la actividad, convivencia y supervivencia  humanas. Primero, en los procesos de socialización, con sus múltiples motivos para expresar conductas colectivas: festividades, rituales, ceremonias, etc. Después, en las actividades para reforzar los vínculos y sentidos de la familia y la religión. También se le asoció  con las tradiciones orales y escritas, generando énfasis en las narraciones emparentadas con la literatura y la dramaturgia, con los desdoblamientos y la mitología, que son los espacios estéticos del imaginario colectivo. Igual ahora, tienen que ver con eventos y sucesos en los que la comunidad resuelve su afectividad colectiva y las expresiones emotivas para su catarsis.

En la actualidad, son ámbitos sociales que tienen que ver con conductas y productos de la inteligencia y memoria colectiva como:

1) la alimentación y el abastecimiento,

2) los procesos de educación y desarrollo humano,

3) las creencias religiosas y su práctica,

4) la salud, la medicación y la prevención,

5) los mitos, ritos y las tradiciones,

6) las expresiones artísticas,

7) la transportación,

8) el hábitat arquitectónico y ecológico, privado y comunitario,  

9) la indumentaria y la ornamentación personal,

10) los medios de comunicación masiva,

11) la diversión y el entretenimiento, etc.

Trabajar en la actividad cultural, estudiarla o investigarla, no excluye nuestra pertenencia e identidad en los espacios en cuestión. Aunque estudiar e investigar sobre cultura, parecieran generar sus mayores limitaciones en el entrenamiento teórico-práctico, ya que es lo que se perfecciona con el tiempo, y con su adecuado abordaje, la consecución del éxito. La formación debe ser por lo mismo, discursiva y vivencial, reflexiva y dialéctica; dentro de un proceso continuo de ir y venir de la teoría a la práctica, y viceversa. El autoconocimiento y la aproximación desprejuiciada hacia lo que nos parece propio y lo que nos parece extraño, son de vital importancia.

Surge así una convergencia que ha venido marcando el rumbo hacia la profesionalización de la actividad cultural; misma que se refiere a la posibilidad de entender todo proceso cultural como un proceso de desarrollo y evolución colectiva, que igual tiene que ver con el desarrollo cultural que con la evolución del ser humano como personas. Así se entenderá, que el desarrollo cultural dependerá del desarrollo humano y viceversa, y que no solo se refiere al de los sujetos que observamos, sino al de nosotros mismos como actores y como especialistas de este campo.

Desarrollo Humano y Cultural

El Desarrollo Humano y Cultural como objetivos comunes en las formas de trabajar la cultura, redefinen con sus perfiles multidisciplinarios los nuevos paradigmas para la formación profesional. Así se puede entender, que la gestión, la promoción, la difusión y desarrollo de la Cultura, en los ámbitos de la administración pública o privada, nos exige contemplar e incluir aspectos otrora relegados a los ámbitos de la Psicología como disciplina científica, que se ocupara de los métodos y técnicas para el crecimiento personal, el desarrollo humano y sus relaciones con el “trabajo” colectivo o grupal.

No será una mirada desde la Psicología Experimental, por supuesto; ni desde la ortodoxia en alguna de sus escuelas, sino una selección heterodoxa de enfoques y teorías transpersonales o humanísticas. No para la enfermedad, nunca para su aplicación terapéutica; sino para la salud, por su valor preventivo y su posible aplicación en el mejoramiento de la calidad de vida de los seres humanos, por una convivencia más amable, y para un mundo mejor.

Esta puede ser otra limitación, porque para la tradición, la psicología es un ámbito de la salud relacionado con la tragedia, la angustia y el dolor provocados por la fragilidad e inestabilidad en nuestro psiquismo. Ha sido el espacio siempre temido por la fragilidad y la ignorancia del neófito, pero también es el coto de poder para la ortodoxia del profesional de la conducta. ¿Cómo cambiar lo que ha sido asentado por la ciencia experimental y el sentido común del hombre moderno, que nos antecede?

Será necesario recuperar el control sobre aquello que nos volvió vulnerables: la esencia de lo psicológico en nuestras facultades humanas. El trabajo no es simple ni sencillo, porque fue sustituido por los predominantes colonizadores en la cultura occidental. Nuestra psique como recurso individual en la construcción del sí mismo, suele perder la autoestima y la libertad desde el poder y el extrañamiento de quienes nos acompañan en nuestra construcción como personas. Resulta increíble aceptar, no solo el escaso conocimiento que tenemos de nosotros mismos, sino la negación a reconocer que somos los únicos que podemos saberlo mejor, no solo desde los espacios de la mente racional y lógica, sino desde los espacios de “la certeza sensible”, que vincula nuestra inteligencia somática con todas nuestras realidades a través de la inteligencia emocional, como detonante para la aprehensión y recreación integral y holística, de los mundos posibles.

Nuestra sensibilidad, no solamente fisiológica, sino estética y psicológica –de las formas de aproximarse al mundo para ordenarlo en y para nosotros mismos-, llegó en el primer paquete –arcaico- de la conciencia humana. Lo orgánico pudo convertirse en psicosomático, para cimentar el trabajo cognitivo de las sensaciones, de las emociones, de los sentimientos y del afecto o de los vínculo afectivo con lo(s) otro(s).

Y en efecto, reconocemos que en la educación occidental como un proceso permanente  para nuestra  formación y transformación en personas, no suelen tomarse en cuenta aquellos referentes emocionales y afectivos. Hubo que esperar los debates de fines del siglo pasado, para incorporar a las teorías cognitivas, los conceptos iniciales de una inteligencia emocional y de las inteligencias múltiples, que abrieron paso a los posibles paradigmas para una formación integral y holística, desde la aceptación de que el trabajo mental, lógico racional, y su discurso, no es suficiente en la aprehensión y recreación de la realidad.

En algún momento de nuestro recorrido por el conocimiento de lo intersubjetivo y complejo del conocimiento sobre el ser humano, es posible aceptar sólo por experiencia propia, que mientras más reconocemos la naturaleza y el sentido de nuestras emociones, menos frágiles y soberbios somos, ante nosotros mismos, y ante los demás. Y que además, sabiendo más de nosotros mismos, mayor conocimiento, solidaridad y comprensión, existirá sobre los otros. Ese cambio posible en nuestras conciencias, redundará en su momento en la recuperación del Humanismo que fuera pervertido por los objetivos del “tener” en el hombre moderno.

Por eso la formación profesional y universitaria sobre el quehacer cultural, puede ser una pieza clave en el desarrollo integral y holìstico de nuestra civilización. Aunque los resultados no sean todavía los deseados; aunque nosotros mismos no seamos todavía lo suficientemente responsables de los cambios esperados.

Si el Desarrollo Organizacional y la Administración Pública se hacen responsables de garantizar los espacios para el trabajo profesional; la labor académica y científica del docente y del investigador, en correspondencia, no deberá detenerse ni recrearse en los estereotipos y anacronismos del conocimiento “enlatado”. La investigación y la docencia en la Cultura, deberán estar comprometidas con el trabajo innovador, propositivo y creativo. En el trasfondo de las políticas, las estrategias, los planes, programas y actividades culturales, están las personas que como cada uno de nosotros aprehenden y recrean el mundo ideado sensiblemente, siendo esta una tarea en efecto, tan social como psicológica, estética y ética: individual y colectiva, existencial, afectiva y responsable. Hablar sobre estas condiciones, es una tarea inicial, en su transitar de la práctica discursiva al saber, y del saber a la ciencia.

Puede ser una imagen de una o varias personas y texto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.