EL DESEMBARCO DE CORTÉS, SUS HOMBRES Y CABALLOS EL 22 DE ABRIL DE 1519, SE PRODUJO FRENTE A SAN JUAN DE ULÚA Y NO EN LAS PLAYAS DE LA ANTIGUA O VILLA RICA (MUNICIPIO DE ACTOPAN)


Texto/Imagen:
L.C.C. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias *

por Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

En 2025 se realizaran los festejos por los 500 años de la fundación del pueblo de La Antigua, en el municipio de La Antigua del Estado de Veracruz. Sin embargo, hasta la fecha y pese a la numerosa información que se dio a conocer a causa de la polémica sobre si la conmemoración de los 500 años de la fundación de Veracruz le correspondía a la actual ciudad de Veracruz o a La Antigua; se sigue promocionando La Antigua con datos totalmente erróneos que no tienen ningún sustento histórico.

El desembarco del extremeño Hernán Cortés el Viernes Santo de 1519, que el ilustre jesuita Francisco Javier Clavijero determinó en 1780 que correspondía al día 22 de abril de ese año, marcó el inicio de la presencia permanente europea en este territorio que años después sería conocido como Nueva España y finalmente México, así como el regreso de los caballos como género Equus a la parte norteamericana del continente, donde se habían originado millones de años atrás.

Por esta relevancia, es preciso situar la veracidad sobre a donde arribó la flota de Cortés en esas fechas, a fin de cada municipio asuma la parte que les corresponde en esta larga serie de eventos que cambiaron para siempre la historia de Mesoamérica.

Hay dos fuentes de información primaria o de testigos de los hechos, que dan la respuesta:

  1. BERNAL DÍAZ DEL CASTILLO (Ca. 1495-1584): fue uno de los expedicionarios españoles que participó en la conquista de México y fue más tarde regidor de Santiago de Guatemala. Se le atribuye la autoría de la HISTORIA VERDADERA DE LA CONQUISTA DE LA NUEVA ESPAÑA, la cual redactó entre 1526 y 1568 como un memorial de guerras y reconocimiento de sus servicios a la corona española. Pero más tarde fue revisada y expandida en respuesta a la publicación de Francisco López de Gómara, que Díaz del Castillo consideraba muy imprecisa, además de que no reconocía los esfuerzos que llevaron los soldados comunes durante la invasión de México. La primera edición fue publicada hasta 1632. Si bien es un testimonio personal, ha sido la fuente más popular y en La Antigua muchos pobladores adultos y de la tercera edad la usan para justificar su versión histórica fundacional.
  2. EL CABILDO DE LA VILLA RICA DE LA VERA CRUZ: La primera carta que escribió Cortés a los reyes españoles desde Mesoamérica, se perdió, ya estando el documento en España. En su lugar y como la primera de cinco Cartas de Relación, fue colocada aquella que fue elaborada por la Junta de regimiento el 10 de julio de 1519 y dada a conocer en 1842, con el título de CARTA DE LA JUSTICIA Y REGIMIENTO DE LA VILLA RICA DE LA VERACRUZ. Fue escrita con especial dedicatoria a la Reina Doña Juana y a su hijo el emperador Carlos V y enviada el día 26 del mismo mes a España, por conducto de los procuradores y ex-alcaldes ordinarios Alonso Hernández de Portocarrero y Francisco de Montejo. La primera edición fue publicada en 1842 y se trata de un documento de carácter oficial y escrito a tan solo 79 días del desembarco de Cortés.

Como bien es conocido, la flota de Cortés zarpó del puerto de la Trinidad en la isla de Cuba el 18 de febrero con rumbo a la tierra continental siguiendo la ruta ya trazada por las anteriores expediciones de Francisco Hernández de Córdoba en 1517 y Juan de Grijalva en 1518. El 14 de marzo los hispanos entablaron la batalla de Centla, siendo esta la primera batalla donde los caballos intervinieron en este país. Finalmente, en al finalizar el día de Jueves Santo de 1519 o 21 de abril, las naves fondearon y al día siguiente se realizó el desembarco ya mencionado.

Las dos fuentes ya mencionadas coinciden en señalar, si bien no el sitio exacto, sí en que área geográfica:

  1. Bernal mencionó el puerto de San Juan de Ulúa, es decir, un sitio natural de suficientes aguas profundas como para que los barcos de navegación oceánica puedan anclar sin peligro de encallar. No refiere en forma alguna a un puerto artificial o la fortaleza de San Juan de Ulúa que se comenzó a construir hasta 1535.
  2. El cabildo de la Villa Rica de la Vera Cruz hizo referencia al puerto y bahía de San Juan.

Ambos textos coinciden también en que el sitio ya lo conocían desde los tiempos de la expedición de Juan de Grijalva y que llegaron ahí siguiendo el derrotero trazado por el piloto mayor Antón de Alaminos, que también había participado en esa travesía.

El islote y puerto natural de San Juan de Ulúa, con sus aguas superiores a 18 metros de profundidad, era el único capaz de albergar con mucha seguridad barcos como los que traía Cortés. Si bien había otros en la costa a una distancia de hasta 60 kilómetros al norte, era el único conocido en ofrecer esta ventaja casi todo el año y así lo refieren las autoridades y viajeros a lo largo del siglo XVI. Por ello fue escogido para ser fortificado y dotado de un puerto, que se convirtió en la puerta de entrada y salida de viajeros y las mercancías de la flota de la Carrera de Indias. Fue descubierto por Grijalva el 24 de junio de 1518, que es el día de San Juan Bautista y para cuando Cortés arribó un año después, a esta zona -islote y costa- ya se le conocía como Provincia de San Juan de Ulúa y por breve tiempo, Santa María de las Nieves. Días antes había arribado al río Xamapa y al islote que hoy se conoce como isla de Sacrificios.

En el resto de sus respectivos textos, ni Bernal Díaz del Castillo ni el cabildo de la Villa Rica de la Vera Cruz hacen mención de ninguna fundación de un pueblo llamado La Antigua en ese año de 1519, ni de la entrada de la flota o parte de ella a un río, ni de que hayan amarrado sus naves a árbol alguno o que hayan desembarcado en las proximidades del río Huitzilapan. Todos estos hechos que ninguna de las fuentes primarias señalan, hoy en día forman parte de lo que se dice y promociona a lo turistas que van a La Antigua y se pretende pasar por «historia verdadera» para darle un lustre turístico e histórico, que no le corresponde ni necesita; todos los pueblos que forman parte de una historia grande, desempeñan su papel y en esta, La Antigua no aparecerá hasta finales de 1525.

En lo tocante al pueblo de Villa Rica en el municipio de Actopan, aquí sí hubo un desembarco en 1519, pero se realizó hasta junio del mismo año, cuando después de ser fundado en forma jurídica o de actas únicamente, el cabildo de Villa Rica de la Vera Cruz entre el 17 y 25 de abril, Cortés ordenó abandonar su campamento militar para marchar con el ejército de a pie y sus 16 caballos hasta la ciudad totonaca de Zempoala, para reabastecerse de alimentos. Las naves de la flota, a su vez, levaron anclas del puerto natural de San Juan de Ulúa y navegaron hacia el Puerto de Bernal frente al pueblo totonaco de Quiahuiztlan, a donde llegaron cinco días después. Cortés arribó por tierra a esta zona, en la mañana de ese último día y por la noche se reunió con sus barcos. Pero él y los caballos ya estaban en tierra, por lo que el desembarco refiere a los pilotos y marineros a cargo de las embarcaciones.

En los días siguientes establecieron otro campamento militar con ayuda de sus nuevos aliados de Zempoala y Quiahuiztlan. El 20 de junio se escribió la petición de los soldados-pobladores de la Villa Rica al cabildo que había elegido y según el historiador inglés Hugh Thomas en su THE CONQUEST OF MEXICO, hacia el 28 de junio iniciaron la construcción física de los edificios de la Villa Rica de la Vera Cruz, no de La Antigua.

La zona costera que abarca desde el río Huitzilapan (hoy llamado La Antigua) hasta el Xamapa (junto a la ciudad de Boca del Río), era conocida por los indígenas del siglo XVI como Chalchihuecan y no refiere a un sitio exacto o una playa en particular, sino a una región que mide más de 20 kilómetros de costa llena de médanos de arena y aguas habitadas por arrecifes.

El nombre de la playa en el margen izquierdo del río Huitzilapan, Chalchihuecan, en el municipio de La Antigua, ha inducido a creer y promocionar turísticamente que ahí es donde fue el desembarco del 22 de abril de 1519. Pero el nombre de esta playa como Chalchihuecan, no aparece señalado en ningún mapa, plano o documento histórico del siglo XVI, sino hasta bien avanzado el siglo XX.

Y bien pudiera ser parte de la larga lista de enredos y cuadraturas de la historia que se hicieron en 1969, cuando se hicieron los festejos de los 450 años de la fundación de la ciudad de Veracruz. Cuyo cabildo adoptó el 22 de abril como fecha de fundación a falta de otra -basado en la obra de Bernal Díaz del Castillo- y solo por su valor simbólico y no por aludir a un hecho concreto. En ese año, se rescató un cañón de grueso calibre forjado en el siglo XIX del fondo del río y en medio de contradicciones, se publicitó como hecho incluso en siglo XV en Toledo y de la nave capitana de Cortés. Todo como parte de una maniobra política del historiador Juan Manuel Chavarri, quien fungía como supervisor histórico de la Secretaría de Educación Pública, para hacer del pueblo de La Antigua un sitio turístico relevante aunque tuviese que violar flagrantemente la veracidad histórica y sus datos no coincidiesen con los documentos en los que se fundamentaban. A largo plazo tal intento en nombre del turismo fracasó pero dejó una serie de datos falsos y mitos que configuraron la errónea y muy tergiversada historia que se cuenta y cobra a los turistas medio siglo después.

El dato de las dos fuentes primarias de testigos del desembarco del 22 de abril de 1519, señalando el puerto natural de San Juan de Ulúa reduce la región de Chalchihuecan a menos de 10 kilómetros. Sin importar si el sitio exacto fue donde hoy está el edificio de la ex Aduana Marítima o 1a. Región Naval en la actualidad o las playas frente al baluarte de Santiago o Costa Verde. Y desde luego, esclarece que los municipios de La Antigua y Actopan no pueden adjudicarse el sitio de llegada de los españoles y del regreso de los caballos a Norteamérica dentro de sus limites territoriales, porque carecen del muy necesario sustento en fuentes históricas.

Decir que la historia de México inició en La Antigua carece totalmente de sentido, a menos que se le contextualice correctamente y por su nombre correcto: La Antigua en 2025 no va a cumplir 500 años de fundación, porque fue fundada en 1519 con el nombre de Villa Rica de la Vera Cruz y su primera ubicación física fue donde hoy es el pueblo de Villa Rica del municipio de Actopan. Y fue hasta 1525 cuando esta población se mudó a la margen izquierda del río Huitzilapan y refundada con el nombre de Veracruz, ya sin usar el de Villa Rica. El nombre de La Antigua se le dio hasta el siglo XVIII y se oficializó hasta 1825, cuando su historia política y social le llevaron a verse reducida de una ciudad con puerto fluvial (jamás marítimo porque los barcos de navegación oceánica no podían ni pueden entrar al río) a tan solo un pequeño pueblo con título de ciudad, que fue cabecera de un municipio fundado hasta 1868.

Son estos detalles los que se le deben de dar a conocer a los habitantes de La Antigua, por difícil que parezca. La veracidad histórica no hará que el turismo deje de ir, al contrario. Aumentará porque se tendrá una historia coherente con las demás poblaciones y sin el lastre de tantos mitos y mentiras que rayan en lo ridículo, como el atribuir a un árbol de amate, el ser el ahuehuete de la Noche Triste que se localiza perfectamente conocido en la Ciudad de México, a cientos de kilómetros de distancia.

Se debe hacer una muy necesaria rectificación de su historia oficial y de lo que promocionan turísticamente, para no ser objeto de justas críticas por turistas que se sienten estafados y engañados -porque muchos también conocen de historia y vienen a conocer los sitios donde sucedieron los hechos- y hacer resaltar, en cambio, el justo lugar que les corresponde dentro de esta historia de 503 años de antigüedad, que forma parte indisoluble del pasado de México y sus actuales habitantes.

  • El autor es originario de la ciudad de Veracruz, licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Veracruzana y técnico en informática por CENESCO. Investigador independiente en historia, antiguas vías de comunicación y campos de batalla desde 2009. Ha sido profesor del área de Humanidades, historia, antropología, fotografía, diseño grafico e informática en colegios y la Universidad Empresarial en Veracruz, Boca del Río y Soledad de Doblado. Se especializa en historia universal y militar, el periodo de la conquista de los siglos XV y XVI, las guerras de los siglos VIII al XIX en Europa y América, así como en heráldica, numismática, armamento y artillería antiguos. También es conferencista de nivel estatal, diplomado en historia del arte prehispánico, colonial y mexicano, paleografía colonial, historia de Veracruz y Boca del Río, administración pública, gestión social, grabación de escenas, etc. Desde 2019 es miembro del grupo ciudadano TOLOME UNIDO a cargo de asuntos históricos, coordinador estatal de cultura para el Estado de Veracruz para la Promotora Nacional de Economía Solidaria (PRONAES), director de Investigación, Análisis y Proyección Históricas para el Proyecto Ruta de Cortés perteneciente al Proyecto México del Consorcio Constructor de Empresas Mexicanas (CCEM) y fundador-director del equipo de Exploración y Estudio del Camino Real Veracruz-México (EXESCR). También se desempeña como explorador, guía-senderista, asesor en recorridos históricos y organizador de expediciones documentales en el Camino Real de México a Veracruz y la Ruta de Cortés. Participa en diversos proyectos de preservación del patrimonio y rescate de memoria histórica. Ha sido galardonado dos veces con la medalla y el diploma de honor de la Institución de la Superación Ciudadana del H. Ayuntamiento de Veracruz y declarado «Hijo Adoptivo del Pueblo de Tolome», entre muchos otros reconocimientos y honores a su actividad profesional.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Ruíz Gordillo, Javier Omar. LA ANTIGUA VERACRUZ. 1a. Edición, Gobierno del Estado de Veracruz de Ignacio de La Llave y Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Veracruz, 2014.

Hernández Téllez, José. AMBIENTE Y METEOROLOGÍA EN LA ANTIGUA Y NUEVA VERACRUZ. VOLUMEN I, HIDROMETEOROS E INFORME AMBIENTAL. HUITZILAPAN DEL SIGLO XVI.

Del Castillo, Bernal. HISTORIA VERDADERA DE LA CONQUISTA DE LA NUEVA ESPAÑA. Introducción y notas por Joaquín Ramírez Cabañas, Tomo I, Editorial Pedro Robredo, México, D.F., 1939.

Órtiz Escamilla, Juan (coord.). EL VERACRUZ DE HERNÁN CORTÉS. Gobierno del Estado de Veracruz/ Secretaría de Educación del Estado de Veracruz/ Universidad Veracruzana, Xalapa-Enríquez, Ver. México, 2015.

Hernán Cortés. CARTAS DE RELACIÓN. 1a. Edición, Grupo Editorial Tomo, S.A. de C.V., Nicolás San Juan 1034, México, D.F., 2014.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.