Saltar al contenido.

Místicos y Terrenales


Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez Egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación

La decisión del Gobernador Javier Duarte de Ochoa de anunciar que sí habrá equipo de Tiburones Rojos del Veracruz, políticamente es correcta.

Es algo que interesa a los terrenales, sobre todo a los aficionados al fútbol, pero que inmiscuye a múltiples místicos.

El deporte, como elemento de distracción, es una de las necesidades de buena parte de la población; antes se decía que la visión del deporte profesional contribuía al adormecimiento de las conciencias de los pueblos, en la misma tónica de como Carlos Marx aseguró en su momento que la religión es el opio de los pueblos.

Si eso fuera real, a todos a quienes les gusta el fútbol vivirían metidos en la forma de vida de este deporte, igual que podría ocurrir con todas las personas que tienen alguna creencia religiosa.

El anuncio lo realizó el Gobernador Javier Duarte, luego de inaugurar la Olimpiada Nacional 2011, en el Centro Acuático de Leyes de Reforma; sólo dijo: “Va a haber Tiburones Rojos en Veracruz, eso es lo que te puedo yo asegurar”.

Pero esto es suficiente para empeñar su palabra en… Pero esto es suficiente para empeñar su palabra enla continuación del futbol profesional en Veracruz. Pero además, en Antón Lizardo, refirió que su administración toma como una política integral la práctica deportiva para formar jóvenes sanos.

Lo que estaría mal, sería que al equipo Albinegros, de Orizaba, lo quieran desaparecer para traerlo a Veracruz.

Una muestra de lo negativo que esto puede resultar es la marcha que el 5 de mayo realizaron aficionados de Orizaba reclamando la permanencia del equipo. Los Albinegros le ha dado un punto de identidad y orgullo a la Pluviosilla (como también le llaman a Orizaba) y esto va más allá del manejo real o simulado que Fidel Kuri hace de las posiciones de la afición chayotera, como propietario (igualmente real o simulado) del equipo.

Si le retiran el equipo a Orizaba, los orizabeños, tanto los aficionados al fútbol como quienes no lo son, se van a sentir atacados, porque tendrán la sensación de que se les quitan algo que sienten como propio, como parte de la comunidad.

En este sentido, quienes van a Orizaba a querer justificar el retiro del equipo, como el diputado priista y dirigente del Sindicato Unico de Electricistas de la República Mexicana, Víctor García Trujeque, lo único que hacen es acrecentar una imagen negativa llevados por el afán de pelear con Fidel Kuri.

Garcia Trujeque pudo haber hablado mal de Fidel Kuri y probablemente muchos orizabeños lo hubieran apoyado, pero al pronunciarse porque el equipo de fútbol sea retirado, muchas simpatías le serán retiradas. Cosas de no saberse manejar cuidando la imagen pública.

De los Tiburones Rojos, lo que parece ser seguro también, es que el equipo no se lo regalarán a los Yunes del PAN, luego de que el diputado Fernando Yunes Márquez dijo que podía hacerse cargo del equipo sí se lo entregaban saneado.

El Gobernador Javier Duarte ya no quiso continuar con el intercambio de declaraciones con el legislador panista, y cuando los reporteros le insistieron respondió: “Tú quieres que me agarre a guamazos, tú quieres sangre”, dijo y sonrió.

(Por cierto –yo reitero- si el equipo lo entregan sin deudas, con las cartas de los jugadores al corriente y el usufructo libre del estadio, yo también lo quiero).

En este mar de rumores el Gobernador igualmente rechazó que la franquicia de los Albinegros se vaya a vender al Grupo Pegaso (dedicado a la comercialización de tecnologías de la información y la comunicación, el cual ahora es propietario del Atlante) de Alejandro Burillo, porque la franquicia “es de gobierno del estado” (y no de Fidel Kuri).

Esto, el que Fidel Kuri se diga propietario de la franquicia, es otro de los embrollos que tendrá que resolverse.

El otro punto difícil es que Mohamed Morales le ganó una controversia al Patronato del sistema Futbol para Veracruz, ante la Federación Mexicana de Futbol, por 50 millones de pesos, lo cual le dio soporte a declaraciones que previamente había realizado de que la deuda no era suya.

El Patronato, cuando se fundó, tenía como presidente a Eduardo Cesarman Maus (quien tuvo las manos metidas mucho tiempo en el equipo Tiburones y bajo cuya tutela este descendió de división en el fútbol profesional mexicano); su Secretario era José Ricardo Ruiz Carmona (el actual titular del Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano); y como Tesorero estaba Carlos Bremen Loza (de quien se dijo que iba a ser el nuevo presidente Los Tiburones cuando Mohamed Morales supuestamente anunció su separación del club porque se iba a casar con la cantante Belinda, pero luego vino el escándalo que por acoso le puso la cantante).

Ahora Gabriel Romano, el presidente del Patronato, a destiempo asegura que los adeudos son de Moahmed, cuando ya la Femexfut dio su fallo.

En fin, aún con todo y la controversia, Mohamed Morales aún tiene encima las demandas por las deudas del equipo de fútbol y tiene hasta el seis de junio para pagar la totalidad de los más de 40 millones de pesos que debe a jugadores actuales y anteriores; si no paga la franquicia quedaría desafiliada y la Federación se haría responsable de todos los adeudos que hasta el momento tiene el club Tiburones y obviamente podría entregarla a otro propietario.

 Así pues, ni duda cabe, este es un conflicto de místicos en el que los terrenales tienen mucho interés. 


Descargar Archivo

Columna Anterior ( 8 de mayo )

El primer titular de la Secretaría del Medio Ambiente, Víctor Alvarado Martínez, tiene una maravillosa oportunidad de demostrar su valía y lo acertado de su designación tan sólo atendiendo uno de los múltiples problemas ambientales que tiene el estado de Veracruz: La contaminación de la Laguna de Tamiahua.
Tan sólo con eso puede demostrar que realmente merece ser el mayor místico del área ambiental en el estado de Veracruz.
Pero si ni siquiera tiene idea de qué pasa ahí, sería mejor que lo restituyeran a su anterior puesto.
Desde hace más de 100 años (sí, así es como ha pasado el tiempo), la laguna de Tamiahua sufre una constante contaminación por hidrocarburos, producto al menos de una fuga de estos que no se ha podido controlar, más otras que han aparecido con el tiempo.
Pero tiene todavía más tiempo a que sufre la contaminación directa de los desechos orgánicos del ser humano, desde que existen asentamientos del hombre en sus orillas.
El 4 de julio de 1908 el pozo que se esperaba fuese el mayor de la historia petrólera reventó de tal forma que nunca pudo ser rescatado. El pozo San Diego de la Mar Nº 3, vomitó las herramientas de perforación junto con agua salada, piedras, tierra, gas, aceite y petróleo, con una presión tal que provocó un cráter de 10 hectáreas.
Ahí nació el famoso “Pozo de Dos Bocas”, de cuyas raíces todavía hasta ahora manan hidrocarburos que contaminan a la laguna de Tamiahua.
Sin embargo este no es el mayor problema.
Ninguno de los trabajos de remediación y recuperación de los hidrocarburos ha resuelto en definitiva el problema
Una evaluación realizada por varias instancias y encabezada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la biodiversidad (Conabio, en pocas letras, para su mejor identificación) apunta que el mayor impacto contaminante para la Lagua, está en la modificación de su entorno.
Estos cambios se propician sobre todo por la tala (que incluye sus humedales, y su bosque de manglar, que en 2005 fue declarado uno de los 60 sitios Ramsar del país, al estar amenazado por la tala, sobreexplotación pesquera y contaminación de sus cauces; además de su importancia en la realización de funciones de filtración y tratamiento de aguas contaminadas).
La laguna también sufre el efecto llamado “eutroficación”, que es provocado por el uso de detergentes hechos a base de fosfatos, y que consiste en un exceso de nutrientes que propician el crecimiento acelerado de algas y la muerte de peces y demás flora acuática, hasta originar que la zona se convierta en pantano.
Y los detergentes son arrastrados a la laguna por las aguas residuales, las cuales también llevan a ese cuerpo de agua agroquímicos, fertilizantes y altas concentraciones de los metales cobre, plomo, cadmio y cromo.
Y esto es sobre todo porque se carece de sistema de drenaje en las poblaciones de los alrededores e incluso de red de agua potable.
Paradójicamente la pesca tienen una alta contribución al daño de la laguna, según la evaluación de la Conabio, pero es sobre todo por los pescadores furtivos, a los cuales nadie persigue ni sanciona aún cuando dañan irremediablemente la biodiversidad de la laguna.
Incluso el turismo trae destrucción a la laguna, por lo incontrolado de su práctica.
De los hidrocarburos, pocas veces se hacen tan visibles como para que puedan verlos los terrenales comunes, porque cuando llega algún funcionario a recorrer la zona o simplemente la acumulación ya es alta, se esparce un químico que convierte las manchas en grumos y por la concentración que estos tienen se precipitan al fondo de la laguna.
Y una vez más el hombre esconde el problema, en lugar de solucionarlo.
De la recuperación de hidrocarburos, proyecto que desde 2005 se emprendió, precisamente para hacer autofinanciable la reparación del pozo de Dos Bocas, o por lo menos su contención, hasta ahora no se concluye.
La contaminación es lo que hace que los habitantes de Tamiahua, sobre todo los interesados en la pesca, reclamen constantemente el dragado de la Laguna, para que las aguas marinas que entren limpien un poco la contaminación que existe.
Al nombre de Tamiahua se le atribuyen dos orígenes: del náhuatl, Tla-mia-hua-c “En las flores de maíz de la tierra”; y en huasteco, Tam-yan-ja; “Lugar de mucha agua”.
Paradójicamente, para que la Secretaría de Medio Ambiente ayude a resolver el problema, no necesita de recursos propios, más que los correspondientes a los trabajos de coordinación, porque la remediación de los derrames de hidrocarburos corresponde a Pemex, la construcción de los sistemas de drenaje y agua potable a los ayuntamientos y la ahora Secretaría de Desarrollo Social, tanto la del Estado como la Federal, el control de los agroquímicos a la Secretaría de Agricultura, la promoción y control del turismo a la Secretaría de Turismo.
Esto es, los recursos pueden llegar del gobierno federal.
A Víctor Alvarado Martínez le toca gestionar que se apliquen con una visión de protección al Medio Ambiente.
¿Será un místico capaz de lograr algo así?
Si lo hace, los terrenales de la zona estarán más que agradecidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Traducir

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: