¿Qué ha quedado en pie?


por María Elvira Santamaría Hernández

Por María Elvira Santamaría Hernández, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

La magnitud de los dos terremotos que han sacudido a nuestro país este mes, ha sido de tal fuerza que ha derrumbado hogares, escuelas, negocios y edificios; ha destruido carreteras y puentes, ha incomunicado poblaciones. Lo más triste, ha dejado sin vida a cientos de personas y destrozado otras tantas familias.

Efectivamente mucho ha caído convirtiéndose en escombros, pero también hay mucho que ha quedado en pie, que ha resistido estas inenarrables desgracias.

De eso que está en pie, podemos hablar de la infraestructura de salud, pues afortunadamente el 95 por ciento de los hospitales ubicados en las zonas de los sismos están funcionando, gracias también a los médicos, enfermeras y administrativos de esas instituciones. Resalta asimismo la capacidad humana y técnica para restaurar servicios y para apoyar logísticamente y con infraestructura las tareas de envío de víveres y de rescate por parte de las autoridades federales.

Podemos sobre todo, hablar de que se mantiene en pie la solidaridad de las personas, la capacidad de ponerse en el lugar de quienes están en desgracia y ofrecerles toda la ayuda que está en sus manos. Ha sido tan ejemplar, tan fraterna la actitud de la inmensa mayoría de los mexicanos, que provoca admiración e inspira a secundarla.

Somos impredecibles, no cabe duda. Luego de que durante semanas nos agobiaron las noticias de continuas ejecuciones y de hallazgos de cuerpos mutilados que nos hacían perder la fé en la conciencia humana y preguntarnos cómo hemos podido engendrar tanta bestialidad en seres que han nacido y crecido entre nosotros, sobrevienen estos terremotos, y algo más que el suelo se cimbra en nuestro interior generando una energía de solidaridad, de apoyo, de buena voluntad, capaz de remover en lo físico, pesadas losas de concreto; y emocionalmente pesados rencores sociales.

Los sismos nos han sacudido en todos sentidos. Es de desear que no vuelvan a ocurrir. Por lo pronto, que esta horrible experiencia haga que siga en pie y con más fuerza lo mejor de nosotros: el amor al próximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .