GEOPOLÍTICA DEL HAMBRE Y LA GUERRA


 

por MARÍA GUADALUPE RICO MARTÍNEZ

 

por María Guadalupe Rico Martínez, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde Tampico, Tamaulipas)

  Es una vergüenza para la humanidad que tras 20 años de descensos en las estadísticas de hambre en el mundo, la crisis vuelve a activarse debido a las vicisitudes que reinan en países sometidos a guerras civiles provocando que Hambre Cero uno de los Objetivos del Desarrollo Sostenible planteado por la Organización de las Naciones Unidas se aleje cada día más de su meta.        

   Un Informe dado a conocer por la Organización no Gubernamental Acción contra el Hambre pone sobre aviso del peligro de muerte en 800 millones de individuos, 6 de cada 10 viven en zonas de violencia. Tristemente del total, 122 millones son menores de edad que sin lugar a dudas no alcanzarán la adultez a menos apresuren nuevas alternativas.

Es conocido, en áreas de disputa, ejemplos en Somalia y República del Congo en ocasiones, comestibles los convierten en instrumento. A sinnúmero de combatientes los obligan sus adversarios a deponer las armas a cambio de alimentos. Otros factores, la contaminación en pozos de agua o la destrucción de mercados locales, así también, suele condicionarse a los agricultores a abandonar sus tierras; de ahí una de las causas principales de las crisis migratorias.

   Pero no solo las guerras provocan hambre, asimismo inciden: la pobreza, los fenómenos naturales (ciclones, tormentas tropicales, largos periodos de sequía), falta de infraestructura agrícola como son los silos, sistema vial y de irrigación. Economistas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) consideran que cumplir con el Objetivo del Desarrollo Sostenible, Hambre Cero se requiere invertir por año a  2030 la suma cercana a los 226.000 millones de euros.

Ojalá, el mes entrante en la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático COP23 en la ciudad alemana de Bonn, lleguen a pacto de paliar la hambruna porque son 117 países -colocados en su mayor parte en el continente africano- bajo el yugo de uno de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, que en pleno siglo XXI debería ser una materia sino inexistente por lo menos, sí aminorada.

GUERRA.- Loable más que nunca la entrega del premio Nobel de la Paz a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), por su trabajo para llamar la atención sobre las catastróficas consecuencias humanitarias de cualquier uso de armas nucleares.

lupitarico@hotmail.com

https://verdeclaronoticias.blogspot.mx/

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.