Saltar al contenido.

¡Quisiera ser Presidente!


Por Adolfo Roberto Pérez Valdés

Por Adolfo Roberto Pérez Valdés, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

El diario LA JORNADA en su edición impresa del lunes 16 de octubre, presenta en su primera plana o portada la nota de Alonso Urrutia, sobre los aspirantes a contender por la presidencia de la república.

La nota es titulada LAS CANDIDATURAS INDEPENDIENTES, FERIA DEL ABSURDO, dicho encabezamiento refleja un tratamiento editorial inadecuado. Lleva implícito un criterio que descalifica a los concurrentes o aspirantes, en su propósito de figurar como candidatos independientes a la titularidad del Poder Ejecutivo Federal, cuya renovación en las urnas debe consumarse el año venidero.

http://www.jornada.unam.mx/2017/10/16/politica/003n1pol

El fenómeno de las múltiples solicitudes debe ser informado pero sin calificarlo como absurdo, tal como lo ha  hecho con dicho titular o encabezado la empresa DEMOS Desarrollo de Medios, S. A. de C. V.  propietaria de LA JORNADA. El Instituto Nacional Electoral INE divulgó que en total fueron 86 solicitudes recibidas para obtener el registro como candidato a la presidencia.

Este número de solicitudes es superior a las recibidas con la intención de ser registrado a una candidatura en la jornada de elección de Senadurías, en el caso de las peticiones para lograr ser postulado a una diputación el número es mayor.

Sin embargo, en todo este proceso no se destaca la profunda enajenación política de los electores mexicanos, la cual es evidente por la nutrida concurrencia en demanda del registro por la candidatura presidencial.

EL ENSUEÑO DEL RÉGIMEN PRESIDENCIALISTA

El Instituto Nacional Electoral INE reportó haber recibido 86 solicitudes para la presidencia. ¿Cuál es el origen de esta desproporcionada demanda? La respuesta está en el envilecido proceso de la cultura presidencialista, misma  que padecemos desde hace decenios y que se remonta hasta el siglo 19.

Centuria en la que emerge al concierto mundial nuestra nación, tal surgimiento se dilata por la confrontación violenta entre el bando monárquico independentista y el sector opuesto a tal proyecto pero también monárquico.

El acontecer político republicano de la sociedad mexicana ha sido subyugado por regímenes unipersonales, más propios de un estado dictatorial cuasi monárquico que el de una república federal. Cabe hacerse varias preguntas:

¿Por qué este desproporcionado anhelo por ser presidente?

¿Por qué los ciudadanos no mostraron un mayor interés en ser parlamentarios federales, es decir senadores o diputados?

Y en dichas interrogantes, encontramos la razón del enajenamiento político colectivo, que representa tal desproporción entre las aspiraciones para ser postulado al cargo presidencial, en demasía solicitado, estableciéndose la notable diferencia con las menores solicitudes por la carrera parlamentaria.

En 2018 el congreso federal, las dos cámaras legislativas, serán renovadas en su totalidad, teniendo la opción de la reelección hasta por dos periodos en el caso de los Senadores y por cuatro periodos en las diputaciones. Esta posibilidad no fue sopesada por los solicitantes ciudadanos al requerir el registro independiente.

Estos eventos de los que informa la nota de Alonso Urrutia, nos revelan que el presidencialismo está profundamente arraigado en la mentalidad cívica de los electores. Más allá de que los aspirantes sean o no independientes de las corporaciones partidarias con registro o sin él (de acuerdo a la teoría política los partidos representan siempre intereses de clase), subyace una postración ideológica del electorado ante un sistema corrupto y corruptor como lo es el presidencialismo.

INFRAVALORACIÓN DE LA CARRERA PARLAMENTARIA

Relata la nota de Urrutia que de las 86 solicitudes de registro recibidas por el Instituto Nacional Electoral INE, 40 fueron cursadas sin objeciones, 38 tienen pendiente resolver algún trámite y ocho resultaron improcedentes.

Destaca en este proceso el subyacente ideal anti parlamentario y anti republicano de los aspirantes, o el menosprecio por la carrera legislativa.

Los ciudadanos se engolosinaron por la presidencia, a pesar de que las opciones de triunfo o ganar la elección, en las cámaras legislativas, son más factibles y construirse una vida de servicio por la posibilidad de la reelección.

Suponiendo que a las 40 solicitudes ya cursadas se sumen las 38 pendientes, serían 78 aspirantes a un solo cargo. Pero aún tendrían pendiente lograr el respaldo de 866 mil electores diferentes cada uno para figurar en las boletas de votación.

Si nuestro pobre o paupérrimo quehacer republicano y democrático requiere de legislaturas profesionales y efectivamente independientes, es inexplicable el mayor interés de los ciudadanos por ser presidente y no parlamentario o legislador. A menos que en ese interés esté atrincherado un codicioso apetito por acumular riquezas, viajar por todo el orbe y ejercer un irrefrenable nepotismo.

Aspectos que reiteradamente distinguen al régimen presidencialista de nuestro criollo sistema político.

@adolfoperez58

Publicado en: https://incrospido5.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Traducir

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: