A TÍTULO PERSONAL.


 

Por:Jorge A. Gónzalez

Por Jorge A. González, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Recuerdan amigos que nuestra obra de teatro El Dilema -que llegó este año 2017 a sus 20 representaciones- se presentó en el Auditorio Sebastián Lerdo de Tejada, en el Congreso del Estado de Veracruz en la ciudad de Xalapa.

Bueno, debo decir que eso fue gracias a la diputada local Marijose Gamboa Torales. Y se dio, no porque ya nos conocíamos desde hace algunos años en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UV, no por estar en el medio periodístico, tampoco porque tengamos muy buenos amigos en común.

Un servidor, como cualquier ciudadano, sin intermediarios, hizo una cita con ella en su oficina en la capital del estado. Hubo disposición de inmediato. Me recibió en tiempo y forma en la fecha acordada a través de su asistente Nayeli Cano.

Fue una tarde fría, cuando la joven Cano se acercó a la sala de espera y me dijo que era mi turno de reunirme con la legisladora. Ya en interior de su despacho, me invitó a sentarme en una sala pequeña, austera.

Le presenté entonces mi proyecto de principio a fin. La petición, poder presentar nuestra obra teatral en el Palacio Legislativo. Un sitio que representa el corazón donde se gestan las normas y leyes del estado, ya sea para bien o para mal.

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pieLe expuse el objetivo de esta puesta en escena con sentido social, de hacer conciencia y el peligro que representa el ejercicio periodístico en el Estado de Veracruz, que para nadie es un secreto que es la entidad más peligrosa para ejercerlo.

Le pareció interesante la propuesta y no hubo objeción alguna sobre el tema y el presupuesto para mover y llevar la obra al Congreso. Se comprometió a hacer realidad esta solicitud que nació de manera genuina de un servidor.

Siempre estuve consciente de que un funcionario público o político de elección popular debe atender a la ciudadanía no por voluntad sino por obligación, no como un favor sino como un mandato constitucional; hay que dejar claro que no siempre las cosas son como deberían de ser.

Gamboa Torales volteó a ver lo que pocos políticos quieren ver: el apoyo a el arte y la cultura, una expresión social que no representa para ningún político votos y capital, es algo que no mueve masas, por lo tanto le es indiferente a muchos.

Lejos de ideologías políticas, de partidos, de amistades, y sin importar si muchos coinciden o no con la controversial diputada en temas generales e incluso en su forma de actuar y pensar; debo apelar a mi conciencia y responsabilidad ciudadana, pero sobre todo a nuestra congruencia y sobriedad de pensamiento: la gratitud es un valor que se tiene o no se tiene.

Hace una semana recibí un correo electrónico y una llamada telefónica de parte de la legisladora para asistir a su Primer Informe de Labores en el World Trade Center (WTC) este miércoles 13 de diciembre. Sin dudar confirmé mi asistencia, porque en su momento ella no dudó en apoyar mi proyecto sin peros, regateos y excusas.

El ser agradecido es un valor que me viene de casa, de familia; no de una afiliación partidista, ni de una filosofía política, tampoco del servilismo, y del “favor con favor se paga”. Asistí a su informe por voluntad, por decisión personal, sin pretensiones y sin esperar nada a cambio.

Subí a mi automóvil, conduje de norte a sur de la ciudad, estuve en su informe y al final, me acerqué a ella brevemente para saludarla, felicitarla y agradecer el apoyo (que aunque es su obligación repito, es claro que ella pudo o no ayudarme y decidió hacerlo, al mismo tiempo apoyaba al teatro local).

Fue en ese momento en que nos tomamos esta fotografía. Me despedí de ella, no sin antes escuchar de su propia voz: “Muchas gracias por asistir” al mismo tiempo que estrechaba mi mano. De inmediato, de entre la multitud panista me escabullí, bajé al estacionamiento, pagué mi cuota y volví a subir a mi automóvil y me retiré del sitio.

Agradecer no cuesta nada, ni te hace de una doctrina, ni de una ideología, ni de un grupo, ni de otro, ni de un color o de otro. Tampoco te hace peor o mejor periodista. Simplemente te hace un ser humano agradecido y consciente, de que el bienestar de una sociedad y de un país no sólo es problema de la clase política, a quien solemos culpar de todos los problemas del país, también es obligación y responsabilidad de la ciudadanía ser exigentes, participativos y comprometidos.

Correo:jagr2784@gmail.com
Twitter:. @jorgeglezz75
Fan Page: Jorge Glezz
Instagram: Jorge Glezz 75La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, sala de estar e interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.