* NADIE ENTIENDE POR QUÉ SACAN A DE LA LUZ DEL MC


Por Raúl González Rivera
*

VIENE LA FERIA DEL
HUESO POLÍTICO

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

La feria del hueso político apenas viene, pues en este año también habrá elecciones de senadores de la república y de diputados federales.
Es posible que el viejo régimen se proponga su participación con el abanderamiento de algunos de sus dinosaurios, pero que han hecho diversas apariciones en los últimos días.
Obviamente se encuentran cuesta arriba, pues la crítica popular los acusa de todos los males que arrastra todo el país. Y peor aun, porque los castigados o muchos de ellos siguen gozando de absoluta libertad.
La atención, inclusive del libro que circula ya con el título de “Javier Duarte, el priista perfecto”, en esta capital, allí está en los anaqueles de las librerías, incluidas las que operan en las plazas comerciales más cotizadas, sigue sin despertar impacto o expectativa alguna en el grueso de los lectores. Esto porque en Estados Unidos apenas se informó de un texto que alude a la inestabilidad mental del presidente Donald Trump y los lectores hacían “cola” en largas filas para poder adquirir su ejemplar de rigor, desde temprana hora.
Aquí nada de esto sucede, al grado de que los líderes del partido tricolor muestran un entusiasmo semejante al de los viejos tiempos en que el priismo ostentó absolutos poderes terrenales sobre suelo azteca y, en este caso, el veracruzano. Cuando la soberbia, prepotencia y el tráfico de influencias de que hacían gala los socios priistas eran únicos en este país, parecieran retornar a las sedes del ex partidazo.
Dos eventos han dado muestra monumental de la jiribilla que provoca en los tricolores la expectativa de un próximo proceso electoral: cuando destaparon y registraron a José Yunes como precandidato a gobernador del estado y, lo último, el gentío que se apersonó en el aeropuerto internacional Heriberto Jara para mostrar sus afectos y respaldos al señor José Meade Kuribreña.
Así que el listado de precandidatos al Senado de la República alcanza hasta una docena de aspirantes cuando menos, entre los que se incluyen viejos líderes y otros tantos que se forjaron sobre todo en los dos últimos sexenios priistas.
No se diga de los tantos tiradores que se alistan para buscar curules federales, porque los que están por salir, lejos estuvieron de atender a los ciudadanos veracruzanos; de su obra legislativa y gestión social, si es que las hicieron, nadie sabe algo. Se fueron de estas tierras una vez que conquistaron sus curules y no han vuelto jamás.
Bastaría preguntar a cualquiera de los ciudadanos coatepecanos si por casualidad conocen a su diputado federal. Pero el fenómeno se vuelve repetitivo en cualquiera de los puntos de la geografía estatal, lo que permitirá a sus adversarios del resto de partidos políticos, la gran oportunidad para hacer de la gira proselitista un ejercicio con la meta de ofertar a los veracruzanos hombres y mujeres abanderados con los colores del partido en cuestión y mostrarse ante una opinión pública con la intención de reencontrarse con el partido que en su momento, históricamente hablando, respondió a una sociedad que, la última vez que creyó en dicha sigla partidaria, ocurrió con motivo de ser sede de masas populares como partido mayoritario que dejó de ser.

* SE QUEJAN TAXISTAS, PERO
SUS SERVICIOS SON PÉSIMOS

La ciudad se encuentra atestada y por tanto agobiada con la cantidad tremendista de taxis recorriendo sus calles, pero con el sello de ser un servicio malo o pésimo, que cuenta con unidades pestilentes, incómodas y poco confortables, como lo hace constar un grueso de usuarios y pasajeros.
El servicio del transporte de pasajeros en esta capital, también tuvo o experimentó una época de oro, cuando abrieron en la ciudad los “sitios de alquiler”, espacios que exprofeso eran autorizados por la Dirección de Tránsito, los cuales se ubicaban en puntos estratégicos y a los cuales sus usuarios llamaban telefónicamente para solicitar los servicios del taxista generalmente limpio, de hablar correcto y con conocimientos de la geografía e historia de la ciudad.
Todo esto, porque ahora los taxistas reclaman que la autoridad les haya puesto tantos candados, como es que se identifiquen plenamente en un padrón que los registre a todos ellos, que sus unidades circulen con placas, que los verificentros realicen las supervisiones de rigor, que sus números económicos lo sean realmente y que los señores taxistas sean sometidos a diversos exámenes médicos y sicológicos y que gocen de algún conocimiento sobre mecánica automotriz.
Xalapa, como numerosas ciudades del interior de la entidad veracruzana, fue invadida en los dos últimos sexenios priistas por una cantidad excesiva de concesiones para explotar el taxi de manera indiscriminada, pero que dio al traste con un tránsito de vehículos de motor en nuestras ciudades.
El taxi en Xalapa presta un servicio deplorable. Una mayoría aplastante de sus unidades son conducidas por conductores venidos a la ciudad desde poblados rurales e indígenas inclusive, que ignoran la situación que geográficamente tiene la ciudad, pues no la conocen, y de igual forma adolecen del mínimo conocimiento histórico de la otrora Atenas veracruzana.
Los xalapeños de origen lo saben, son testigos del cambio que ha sufrido la prestación de un servicio a pasajeros, que ahora además ofrece aristas de constante riesgo para la propia existencia de quienes utilizan dicho medio de transporte humano.
Nuestras arterias públicas suelen ser utilizadas por casi diez mil taxis, cuyos choferes y concesionarios ahora se lamentan acusando que son muchos y excesivos los cobros que les impone la titularidad de la dependencia, encargada precisamente de llevar a cabo la puesta en funcionamiento de un servicio altamente cuestionado, pues hay quienes refieren que si aquí un taxista fuera sometido al menor de los exámenes para realizar su actividad, como sucede en cualquiera de las ciudades del vecino país del norte, no habría un sólo taxista operando el volante en la entidad veracruzana.
Es decir, que la oleada de sombrerazos que vienen dando los taxistas de aquí y el resto de la entidad, porque pagan altos costos, se caen por si solas sus protestas, debido a que primero habría que impulsar la creación de un servicio realmente de primera clase para un público usuario que no suele regatear los costos por corrida que debe pagar cada vez que se sube a un prestador de esos servicios. Esperemos.

* NADIE ENTIENDE POR QUÉ
SACAN A DE LA LUZ DEL MC

Armando Méndez de la Luz ha sido una voz confiable cada que habla en representación del partido Movimiento Ciudadano, así que si se confirma su salida de la dirigencia estatal, cabría igualmente elevar la pregunta de rigor, el por qué ahora, cuando está arrancando de lleno la campaña político-electoral por la gubernatura del estado de Veracruz.
Sin que se haya anunciado oficialmente, se informó que el LAE Armando Méndez de la Luz deja la dirigencia estatal del MC para ir a otra dirección de mucho menos peso político en la dirigencia nacional del partido, cuyo dirigente sigue siendo el ex senador y ex gobernador Dante Delgado Rannauro.
Es cierto que el personaje, egresado de la UV y con importante trayectoria política e intelectualmente, habría sabido interpretar milimétricamente la dirección que de siempre ha dado al partido el ex gobernador Dante Delgado, y que en su última aparición como candidato a gobernador del estado, promovió una interesante imagen del membrete partidario, con el cual jugó, amén de anotarse algunos aciertos en el curso de las actividades del instituto político en cuestión, sobre tierras veracruzanas.
El LAE Méndez de la Luz fue alcalde de Xalapa, diputado local y senador de la República y en todo momento se supo de su lealtad a la vida partidaria de oposición al PRI, desde las trincheras del Movimiento Ciudadano, partido este último al que renunciara tras de prestar servicios en diversas áreas del régimen estatal, siendo gobernador entonces don Fernando Gutiérrez Barrios.
Una verdadera extrañeza causó el relevo de Méndez de la Luz en la dirigencia estatal de ese partido, puesto que en el fondo se debate la idea de que son los propios cuadros de mando quienes incurrieron en la difusión de cuitas y malas vibras, que los políticos de oposición también suelen asestarse en las trincheras partidarias, ajenas al ex partidazo en el poder de este país por más de 80 años.
El dirigente nacional Dante Delgado juega un papel protagónico de primera línea en lo que hace al funcionamiento del Frente Ciudadano, pues a este personaje correspondió dar luz verde al señor Ricardo Anaya para convertirse en candidato presidencial de la sigla de estreno y fue actor principal en la toma de decisión para poner fuera de la contienda en el Frente a Miguel Ángel Mancera, en la jefatura de gobierno de la ciudad de México.
Si bien es cierto que el ex senador Delgado ha afirmado su paso a la perpetuidad en el manejo del Movimiento Ciudadano una vez que encaramó a dicha sigla con el PAN y el PRD, también no es menos real que la credibilidad de la sigla en la conciencia ciudadana sigue pendiente de convencerla de que su papel en favor de la democracia a la mexicana es auténtica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.