Los retos culturales en Córdoba: el Patio de la Estrella y la nueva administración de la munícipe, Leticia López Landero


por Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Con la nueva etapa de la administración de la alcaldesa Leticia López Landero, en la ciudad de Córdoba, la historia de una lucha de un grupo de mujeres por conservar la posesión del espacio de sus viviendas en el legendario Patio de la Estrella, sujeto a controversia judicial entre ellas y el Ayuntamiento cordobés, abre un paréntesis singular porque de hecho, independientemente de los sesgos legales, se trata de un asunto que involucra, por ambas partes, a representantes del mismo género y, al parecer, con una vocación, cada quien por su lado, de contribuir al mejoramiento de una Córdoba olvidada en los ámbitos del progreso municipal, tanto material, como económico y cultural.

A casi dos años y medio de haberse integrado el Foro Multicultural del Patio de la Estrella, como un proyecto de integración de la cultura abierta a todas las clases sociales en Córdoba, sus diferentes eventos hasta este inicio del 2018, son un referente obligado de como una lucha por la legalidad, se apuntaló también  por  hacer realidad los sueños de difundir las artes diversas en la ciudad de los Treinta Caballeros.

Bajo la presión de desalojo y una campaña de descrédito para descalificar a las últimas integrantes de la antigua comunidad de vecinos del Patio de la Estrella, por parte de la pasada administración del presidente municipal, Tomás Ríos Bernal, la historia de lo que ahí ha pasado hasta el momento, es una respuesta comunitaria de luchar por la cultura en Córdoba, invitando a presentarse en el patio  a solistas y grupos artísticos musicales, teatreros, escritores, pintores y diversas personalidades del arte y la cultura a nivel local, estatal y nacional.

Son dos años de eventos diversos, abiertos a todo el público cordobés que muestran una nueva forma de difundir la cultura con un énfasis más popular que elitista. Pero también una defensa de los derechos que como posesionarios de su casa en dicho lugar, enarbolada por familias que  tiene una antigüedad de más de 90 años en tan céntrico lugar, en el marco de la legalidad y a través de la vía de los tribunales.

Una lucha a veces desgastante para el grupo de mujeres que se echaron a cuestas defender su espacio de vida, en el marco de una fuerte presión del poder municipal, ejercido por Tomás Ríos Bernal, que logró convencer a 14 de 17 familias,  que ahí vivían, para que cedieran sus derechos de posesión a cambio de una vivienda de interés social, en una zona originalmente habilitada para casas de damnificados de colonias cordobesas. La imagen puede contener: 1 persona, en el escenario, sentado y exterior

No se escatimaron esfuerzos por parte del pasado ayuntamiento cordobés para hacerse de la posesión del terreno que ocupa el Patio de la Estrella. Sin proyecto definido durante varios meses, el alcalde Ríos Bernal logró bajar recursos de fondos federales para que la obra de demolición del patio, para convertirlo en una plaza comercial, con un pequeño museo adherido, se llevara a la práctica. El proceso estuvo lleno incluso de multiples anomalías y descuidos en el trato al edificio histórico, que merecieron llamadas de atención del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Fue un proceso de casi tres  años donde primero se engañó a los habitantes del Patio de la Estrella con la idea que conservarían su espacio de vivienda en dicho lugar, según consta en una grabación de una reunión entre el alcalde y los vecinos, para pasar después a una negociación paulatina en la que buena parte de los vecinos que cedieron, ante la idea de que se les daría a cambio una viviendo digna. El engaño partió de la base de que el Ayuntamiento era dueño de todo el predio y, por tal razón, estaba en posibilidad de desalojarlos en cualquier momento. Los vecinos, convencidos de esa manera, se fueron a ocupar pequeñas casas, financiadas por el gobierno federal, que originalmente fueron construidas para otro tipo de población.

Sin embargo, una revisión en el registro público de la propiedad realizado por periodistas, que en todo momento estuvieron atentos al drama social que vivían los habitantes del Patio de la Estrella, y después por el grupo de abogados a que acudieron los últimos vecinos que se resistieron a abandonar sus casas, demostró que tal posesión de todo el patio, por parte del ayuntamiento, no existe. Solo tienen documentos que avalan una parte del mismo. Lo demás forma parte de un intestado sin resolverse aún y, por tal razón, sin derecho a venta alguna. El asunto puede dar pie para una investigación más a fondo sobre como gobiernos municipales de anteriores años pudieron hacerse de la propiedad, sin que los que habitaban en el inmueble tuvieran acceso a su derecho de primacía sobre la compra venta del mismo, así como de que manera se lograron resolver obstáculos jurídicos, con apoyo de instancias de gobierno hasta estatales.

El Patio de la Estrella es un lugar de referencia histórico en la ciudad de los 30 Caballeros, cuya función de espacio de vivencia data del año 1857, pero cuya edificación tiene una antigüedad de más de trescientos cincuenta años.  Ante esa situación, por la importancia histórica del inmueble, y teniendo como visión ubicar al inmueble mencionado como un referente cultural a nivel nacional, el  grupo de vecinos sobrevivientes de ese lugar decidió comenzar un proyecto cultural que difundieras el arte de pintores, literatos, novelistas, dramaturgos, músicos, escultores, fotógrafos y artistas urbanos, a través de presentaciones periódicas de espectáculos y exposiciones, que formalmente comenzaron este 21 de mayo de 2016 (fecha histórica y simbólica de un batalla de humildes moradores cordobeses ante el avance del ejército español en la lucha por la independencia de México, en el siglo XIX)

En la  primera jornada de presentaciones abierta a los habitantes de la ciudad de Córdoba, en el legendario patio, con la presencia de Francisco Miguel Carballido Rosas, René Uziel Rodriguez Oropeza,Juan Avilés, María José García, María Fernanda Vera, Octavio Sánchez Oropeza, Ray Cadó, Negra Batista, Angélica Saldaña, Lucy Krauss Lòpez, Martin Valerio Jacome , Christopher Matt, entre otros.

A partir de entonces, y durante dos años y medio, las presentaciones culturales se regularizaron, al menos cada mes. Todo sufragado con recursos de los moradores del Patio de la Estrella, en presentaciones desde dos horas hasta cinco horas, de notables artistas que ahí se han presentado.

De repente, el término cultura popular adquiere una nueva proyección en el denominado “Foro Cultural del Patio de la Estrella”. No es un asunto de élites ni de fastuosas contrataciones, sino casi un paso de amigos por los espacios antiguos del mencionado patio. Donde lo mismo acude un escritor como León Ignacio García Ponce para presentar su libro “En Busca del Gigante”, que el genial Calata, Luis Calatayud Ortiz, estremece con su grupo de jazz al público presente. O se organiza un taller de mandalas, o la comunidad de la Universidad Popular Autónoma de Veracruza, sede Córdoba, arma una monumental ofrenda de muertos o un gran desfile de catrinas que parte del Patio de la Estrella hacia las principales calles del centro de la ciudad cordobesa.

En cierto modo, tal vez Tomás Ríos Bernal fue el factor indirecto para que este fenómeno cultural, surgido de la base ciudadana o sostenido más con el corazón que con dinero,  para que el grupo de mujeres cordobesas que sostiene dicha empresa social, la mantengan contra viento y marea, para bien de Córdoba y la difusión cultural, bajo la perspectiva latente de un desalojo a como de lugar, que bien pudiera ser la carta más extrema en su contra, pese a estar en juicio legal su situación. Por lo mientras, el hecho de que se haya contratado y pagado a empresas un adelanto de la reconstrucción, que no se llevó a cabo,  puso al descubierto una serie de intereses extralegales de gestiones para construir en un lugar que no es propiedad total del ayuntamiento cordobés. La prensa, incluso, habló de una triangulación con empresas fantasmas para disponer de dinero federal que después tuvo que reintegrarse a la federación, con dinero del presupuesto del ayuntamiento cordobés.

Ese fenómeno de acción ciudadana mereció ya que un grupo de antropólogos realizaran un videodocumental sobre el Patio de la Estrella, que recoge esa lucha de mujeres por defender su hogar ante el peso del poder municipal, por la vía legal, a la vez que sostienen un proyecto cultural que ya tiene mucha historia que contar. El documental plantea que es una lucha ejemplar por mantener la importancia de la presencia de los habitantes de un centro de una ciudad en contra de la deshumanización del mismo, basada en la compra de inmuebles para comercializarlos y convertirlos en espacios sin morador alguno. Solo clientes.

La gran incógnita es como será la actitud de la nueva alcaldesa, Leticia López Landero, y su nueva administración para resolver esa tensa situación que bien pudiera encaminarse a un arreglo basado en el diálogo y la sensibilidad social, para comprender el espíritu de lucha que anima  a las vecinas del Patio de la Estrella, que a aplicar todo el peso del poder municipal, con el mismo estilo que intentó hacerlo Tomás Ríos Bernal, renuente al diálogo y a no ver más allá de la perspectiva de negocio comercial con que percibió el conflicto con los últimos moradores del Patio de la Estrella. En realidad no s  sabe cual será su decisión en una lucha que, por la vía legal, tiene un buen trecho por recorrer, pero que tiene una buena dosis de dramatismo e idealismo conjugado en una simbólica lucha de David contra Goliath.

Por ahora, el anterior alcalde ya no tiene injerencia directa en el asunto, pues está más preocupado en que le cuadren las cuentas de lo gastado en su administración para no terminar en los números rojos que parecen existir en los manejos financieros que realizó. Solo quedan las mujeres del Patio de la Estrella,  con su defensa ética y legal del lugar donde llegaron sus padres y abuelos a vivir hace más de 90 años, y una alcaldesa, Leticia López Landero, que decidirá si el asunto del Patio de la Estrella es un problema a resolver drásticamente  o con una solución diferente a aplicar, según su propio estilo de gobernar y comprensión del por qué de esa lucha, marcada por el idealismo, de un grupo de ciudadanas cordobesas. En todo  caso, enmedio de lo rescatable de la pugna legal, está la historia de como es posible difundir la cultura en Córdoba, de manera constante, con un sentido de comunidad y amistad entre artistas, para beneficio de asiduos asistentes a los eventos del Foro Cultural del Patio de la Estrella.


 

Más información en: https://www.facebook.com/PatioEstrella/  

y en: https://www.facebook.com/endefensadelpatiodelaestrella/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.