DESAYUNO CON NOTICIA DE ATRACO MILLONARIO EN CMAS


Por Raúl González Rivera
*

CAOS VIAL, SIN SOLUCIÓN
EN NUESTRAS CALLES

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

No hay para dónde hacerse.
El caos vial se registra en todas las horas del día. Atrás quedaron los asegunes en el sentido de que solamente en las horas pico –se decía– el tránsito vehicular obstruía los principales accesos de la ciudad.
Algo de siempre ha caminado mal y que se debe a la ausencia total de un plano regulador. Xalapa surgió, creció irregularmente, sin un plano que marcara los trazos adecuadamente, así que el colapso igual está próximo a darse.
No es Veracruz puerto o Coatzacoalcos, ciudades en las que una ingeniería diseñó extraordinariamente sus arterias públicas.
Inclusive, para la ciudad que tuviera el mejor clima del país, su crecimiento demográfico, la improvisación en la realización de sus obras públicas y en la prestación de sus elementales servicios, tampoco ya son los mejores. El calor que se siente constituye una novedad que las viejas familias antes nunca experimentaron.
El amontonamiento de vehículos automotores en todas sus arterias públicas, el esmog que se genera en cantidades verdaderamente alarmantes, los ruidos, tóxicos y ausencia total de respeto al derecho de terceros por parte de cientos de automovilistas que faltan a las reglas de tránsito y vialidad, convierten a la capital, en días como éstos, en un verdadero infierno.
La autoridad anuncia cambios en los trazos que sigue el tránsito de vehículos y personas. Un nuevo intento que, como todos los que anteriormente se han llevado a la práctica, se hunde en el más espantoso fracaso. Es posible que al lado de los arreglos que materialmente debe seguir la circulación vehicular, también un cambio en la actitud de automovilistas esté haciendo falta de manera urgente.
Nuestras calles son estrechas, cortas, y por ellas transitan sesenta mil vehículos diariamente. Los estacionamientos públicos han aprovechado este fenómeno elevando sus tarifas por fuera de la posibilidad del común de los bolsillos, es decir, la que no es parte del aparato de gobierno en ninguna de sus tres jerarquías burocráticas, de ley o políticas.
El número de agentes que dicen vigilar la circulación de vehículos de motor es insuficiente y los automovilistas y agentes de motocicletas, que lucen armados hasta los dientes, en realidad sólo son espectadores del tránsito de automóviles y personas y sólo intervienen cuando se producen siniestros o accidentes en los que se dan pérdidas materiales y lamentablemente lesionados y víctimas mortales, menos no.
En algún momento, en el gobierno de don Rafael Hernández Ochoa, se impartieron orientaciones sobre educación vial a los menores en sus escuelas primarias y en la calle, el instructor vial se hizo cargo de diversas acciones con vistas a que los ciudadanos se percataran de las exigencias, restricciones y pudieran caminar sin tropiezos, respetando señalamientos viales y la semaforización. Ahora nada de ello se practica, así que el caos que genera el automovilista soez y bravucón, apenas compacta con el transeúnte, distante de ofrecer alguna nota de solidaridad con los demás para hacer menos tensa la sobrevivencia en una ciudad como ahora transita Xalapa, la otrora Atenas veracruzana.

* CIUDAD DE CARLOS SLIM,
BORRARÁ AL ANTIGUO PUERTO

El antiguo puerto de Veracruz, pero específicamente su corazón, podría dejar de latir en un breve lapso, a no ser que ocurriera el milagro de recuperar los centenares de viviendas, casonas antiguas y viejas, edificios completos y patios de vecindad que todavía hace 40 años operaban dando cabida a miles de habitantes de la ciudad natal del poeta Salvador Díaz Mirón.
Hay quienes advierten que el puerto de Veracruz está siendo sepultado en su territorio antiguo con la moderna ciudad que construye el empresario Carlos Slim, en colindancia con terrenos de aquél.
Es verdaderamente lamentable a la vista de turistas nacionales y extranjeros, que edificios de cinco pisos y decenas de viviendas y locales que fueron habitados y abiertos diferentes centros comerciales, ahora evidencien su total abandono, la soledad que corroe junto con el paso del tiempo construcciones, tejados, pórticos y aparcamientos vehiculares. La bien trazada ciudad de Veracruz contrasta con el puerto en picada irremediablemente.
El confort, lujo inclusive, y construcciones al último grito de la moda arquitectónica que lucen las edificaciones de Boca del Río, van dejando su estela de abandono, que reflejan las construcciones de las calles de Independencia y el ramal que desemboca en ésta, porque centenares de viviendas han sido dejadas por sus pobladores, y aunque algunas exhiben los avisos de “se vende” o “se renta”, al grueso de la población pareciera importarles un comino las supuestas ofertas. Edificios completos también son puestos en renta, pero a nadie le interesa ocuparlos.
Los viejos recuerdos se agolpan de los asiduos del Gran Café o la cantina El Río de la Plata, sobre todo cuando ambos establecimientos se repletaban de familias completas y visitantes nacionales y del extranjero. El tramo de los portales fue ampliado hasta ocupar el total de la calle que lo cruza a un costado del palacio municipal, pero a diferencia de otros ayeres, la ausencia de clientelas se hace consentir penosamente.
El que fuera majestuoso Hotel Prendes, igual exhibe cerradas todas sus puertas y ventanales. Y los dos locales dedicados a la venta de periódicos y revistas, según rezan sus encargados, ofertan menos publicaciones, pues numerosas casas editoriales han cerrados sus puertas y dejaron de editar páginas de rotativos serios, con periodismo trascendente, como decía el maestro Salvador Borrego, y revistas de chismarajos de la industria del cine, la farándula y el teatro.
Se muere lenta, pero seguramente, el corazón del antiguo puerto de Veracruz junto con varias decenas de colonias populares, tan sólo porque el empresario consentido de los distintos regímenes sexenales, don Carlos Slim, tuvo la agudeza de invertir en la construcción del nuevo Veracruz, que ya está en marcha, nadie lo puede negar, pero que con su edificación borra no pocas de la páginas sensibles en la historia de la ciudad que gobernaron sabiamente un Arturo Llorente González, un Manlio Fabio Tapia Camacho o inclusive el propio Mario Vargas Saldaña, en pleno movimiento estudiantil que concluyera con la masacre ordenada por el presidente Gustavo Díaz Ordaz en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco.

* DESAYUNO CON NOTICIA DE
ATRACO MILLONARIO EN CMAS

Lo que se temía acaba de deshojarlo el alcalde Hipólito Rodríguez Herrero al anunciar que su comuna está por presentar ante la Fiscalía General del Estado, una denuncia por presunto daño patrimonial cometido por altos funcionarios de la Comisión en cuestión, el cual alcanza los setenta millones de pesos.
El suceso involucra a ex funcionarios, varios de los cuales, una vez conocida la especie, se fueron al monte o de plano viajaron a entidades del interior del país, con las intenciones de hacerse ojo de hormiga y dejar pasar los tiempos que la ley en la materia lo permite, para salvar el pellejo y no ser atrapados y que no sean confinados en una prisión.
La suma de 70 millones de pesos se dice fácilmente, el monto pudiera parecer ni mucho, pero tampoco poco, si se trata de una comisión que a los consumidores del vital líquido les robaron todos esos pesos y centavos. Con cobros indebidos en sus cuentas mensuales, como en la conexión de tuberías, medidores, tubos, contrataciones fantasma y todo para sostener a una mafia conformada por un puñado minúsculo de funcionarios públicos que faltaron a la probidad, honestidad y servicio a la sociedad.
El alcalde de la ciudad dijo a los chicos de la prensa que en unos días presentará la denuncia por la vía penal, con la mira de que esos recursos robados puedan ser devueltos a las arcas del tesoro de la CMAS.
El fraude cometido, tal vez maquinado conforme a la legislación penal, se dio de la manera más burda, pues los servidores públicos realizaban asesorías y consultorías hacia los interiores de la propia CMAS, no descartándose que pudieran haber participado ex ediles del mismo ayuntamiento municipal de Xalapa, lo cual quedaría al descubierto después de iniciarse las primeras pesquisas en torno a este monstruoso atraco con las finanzas públicas.
El alcalde Rodríguez irónicamente acusa que aquellos que saquearon a la CMAS, ojalá hubieran cuando menos fingido el robo a las finanzas públicas, pero fueron tan burdos que no se cuidaron de dejar la profunda huella que ahora los tiene a un paso de los tribunales de orden penal.
Cabe destacar que cuando la CMAS pasó a ocupar las oficinas que fueran del DIF estatal, igual se dio la contratación de personal hasta ocupar el total de sus espacios y rincones con una empleomanía altamente costosa, pero poco confiable, y con una escasísima vocación para servir a los consumidores del vital líquido.
Nunca nadie en las oficinas de la dirección explicó el por qué abultar las nóminas de su burocracia y los altos honorarios que devengaba el selecto grupo de exquisitos funcionarios, que nunca tampoco daban cara ni abrían sus despachos oficiales a los usuarios del servicio de agua potable.
No hay que hacer de lado que a la citada CMAS correspondió la ejecución de costosos proyectos de obras hidráulicas que supuestamente resolverían la escasez de agua para los xalapeños, amén de que los tanques de almacenamiento del vital líquido protegerían de una vez por todas que curiosamente se iniciara la ronda de los “tandeos”, siendo que en los cien años del siglo XX jamás se aplicó una restricción semejante y que atenta contra la propia vida de los habitantes de la capital del estado. Esperemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.