CUITLÁHUAC GARCÍA, POR  UN GOBIERNO CON HUMILDAD


Por Raúl González Rivera
*

CUITLÁHUAC GARCÍA, POR
UN GOBIERNO CON HUMILDAD

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Si bien es cierto que la moneda está en el aire, los candidatos elegidos por las militancias de Morena para alcanzar la gubernatura del estado y los escaños del Senado de la República han hecho el pronunciamiento de hacer política con humildad.
No puede ser de otra suerte, pues Cuitláhuac García es un veracruzano forjado en las aulas universitarias, al cual reconocen sus colegas de profesión como un activo honesto de la tarea pública. Su empatía con el candidato presidencial López Obrador es su mejor carta de presentación y su disposición de ir a los problemas sociales, hablar con su gente y recorrer la entidad lo está haciendo con la única mira de obtener la victoria electoral.
No hay vuelta de hoja. Es ahora o nunca. El futuro presidente de la república, si es Andrés Manuel López Obrador, requiere no sólo de contar con la mayoría de senadores y diputados, sino también de los gobiernos estatales, para hacer seguramente del federalismo la expectativa para llevar a cabo la transformación del Estado mexicano, en deuda desde hace 35 años cuando menos con el pueblo azteca.
El académico Cuitláhuac García, sin mayores aspavientos, ha podido recorrer ya el total de la entidad veracruzana. Sabe que más de un millón de hombres y mujeres han emigrado hacia los Estados Unidos de Norteamérica, que lo hicieron porque aquí no encuentran la oferta laboral ni educativa y menos de salvar su hambruna, así que se fueron en pos de convertir en realidad el “sueño americano”.
Y que hay cinco millones de campesinos sin que le permita el agro sembrarlo, cultivarlo y producirlo, simplemente porque carecen de los insumos y los aportes para devolverle el brillo que alguna vez, después de consumada la revolución de 1910, se dio con los gobiernos iniciales de la posrevolución de Francisco I. Madero, los líderes sociales Pancho Villa y Emiliano Zapata y por supuesto el régimen de don Lázaro Cárdenas del Río.
Son ya casi 40 años de que la crisis de la crisis sigue sin superarse y que, por encima del interés popular, está el de los grupos de poder por conservar y ampliar sus fortalezas, en detrimento de una sociedad sedienta de justicia.
Mucho antes que presumir en que algún día, a semejanza de los países más progresistas del orbe han podido zanjar las penurias a que los empujó, por caso, el serio conflicto que representa el tráfico de las drogas enervantes, procurando la creación de los ordenamientos jurídicos y legales para evitar, como en Estados Unidos, que su sociedad se hundiera en un consumo despavorido y que tuviera que perseguir y encarcelar nomás por hacerlo a miles de jóvenes, sobre todo, en este país y particularmente en Veracruz, en donde la criminalización llegó para quedarse, como lo reseñan con menos frecuencia las páginas de los rotativos, pero con singular profusión a través de las redes sociales.
En este contexto, menudo reto se presenta ante el gobernante del porvenir, mismo al que el maestro Cuitláhuac García ha hecho el compromiso de confrontar con humildad, hablando con el pueblo, conviviendo con éste, en estricto apego a las directrices que le marcan la exigencia social, la esperanza de un pueblo que aspira al cambio en el menor tiempo posible. Al tiempo.

* AMLO CANCELARÍA
LA REFORMA EDUCATIVA

La Reforma Educativa sería cancelada en diciembre entrante, como uno de sus primeros actos de gobierno, si el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, gana la elección del primer domingo de julio próximo.
El alarido de la gente no se dejó esperar. El último mitin se habría visto coronar con anuncios que por sí solos resultaron tremendistas.
Un discurso tan largo, pero todo repleto de historia, anécdotas y promesas y compromisos que el político tabasqueño-veracruzano dejó como legado a quienes simpatizan, militan en filas de Morena y que juran que votarán en favor de su candidatura.
Seguramente, en este país hay un personaje enojado a rabiar y que se trata de Aurelio Nuño, pues la Reforma Educativa con que se habría convertido en el cardenal más influyente del régimen federal, estaría por cerrar todos sus capítulos, a saber con la simpatía y aceptación de los maestros en mayoría aplastante de este país.
Dijo AMLO que una reforma, sin la participación de los maestros, no lo es. Y adelantó que en diciembre próximo declararía su cancelación y que de inmediato el régimen a su cargo llamaría a intelectuales, académicos, filósofos y pedagogos, pero sobre todo a los maestros, para llevar a cabo las reuniones que permitan sacar adelante un plan de trabajo con vistas a mejorar la educación en México.
Jóvenes en la enseñanza del bachillerato gozarán en su totalidad de una beca y enseguida hizo el anuncio de que acabará el examen de admisión en la universidad, ya no habrá más rechazados y todos los estudiantes tendrán acceso a las aulas de formación profesional. Igual apuntó que pagará aumentos salariales a los maestros, los médicos y los policías.
Junto con este anuncio, consistente en la cancelación de la Reforma Educativa, hecho que satisface prácticamente al total de profesores de este país, igual informó que a los altos funcionarios del gobierno disminuirá su salario, empezando por él como presidente de la república.
A la par, informó que bajará los salarios de seiscientos mil pesos que devengan los ministros de la Corte, así como también los ex presidentes de la República dejarán de percibir los cinco millones de pesos mensuales correspondientes a las pensiones, que no están legisladas, pero que reciben por un acuerdo que firma el mandatario de turno en cada sexenio.
Reiteró en su magna concentración de militantes y simpatizantes registrada el último martes en la Plaza Lerdo de esta ciudad capital, que la residencia oficial de Los Pinos ya no será en su gobierno, pues pasará a formar de todo un patrimonio cultural del país, que suma alrededor de seiscientas hectáreas que no tiene ni siquiera Nueva York, ofreciendo a cambio que la casa de todos será el departamento en donde vive junto con su familia.
También el candidato presidencial confirmó que su régimen iniciará con la cuarta transformación histórica de este país, al hacer un repaso por los distintos periodos que los mexicanos han pasado cuando se dio la Independencia de México, luego sobrevino la Reforma de don Benito Juárez y en un tercer tramo se dio la Revolución de 1910.
Esa tarde, AMLO cortó rabo y orejas, para parafrasear lo que ocurre en los ruedos de toros, en los que el torero hizo la gran faena con todo y las “chicuelinas” que le vitorean los asiduos a la fiesta brava, diría la bellísima actriz mexicana María Félix, una de las musas del genial cantautor Agustín Lara.

* ¿PARA QUÉ SIRVEN LOS
JEFES DE MANZANA?

Ninguna autoridad, a saber, explica para qué sirven los llamados jefes de manzana, personajes que se coordinan –se cuenta– con alguna instancia del ayuntamiento de la ciudad con el objetivo de prestar su aporte en la realización de diversas actividades que tienen que ver con el desenvolvimiento de las tareas que tienen encomendadas los regidores municipales.
En cada relevo constitucional de ediles municipales, igual se apuntan los señores jefes de manzana, de los cuales se dice que no devengan un salario, pero que sirven como auxiliares en la prestación de servicios públicos a la ciudadanía, amén de coadyuvar con la certificación de documentos menores como son cartas que acreditan la residencia de ciudadanos y otros documentos relacionados con la identidad de las personas.
Sin embargo, la ciudadanía muestra algún recelo con aquellos, porque a nadie cabe la menor duda de que parecieran operar más como “orejas” y vigilantes, pero sin grandes éxitos en favor de la seguridad de los ciudadanos.
Tampoco se hacen responsables de la basura que depositan ciudadanos del común, de manera arbitraria en diferentes horarios y en franco reto a la dependencia que se encarga de la recolección de basuras y los servicios de limpia pública. Las calles y avenidas se enfrentan al fenómeno de las montañas de basuras y porquerías que aparecen las 24 horas del día en diferentes rumbos y colonias.
Tal vez si los señores jefes de manzana dedicaran parte de su tiempo a orientar a los ciudadanos sobre diversas actitudes de limpieza, higiene, urbanidad y civilidad, se pudieran evitar la constante de problemas y conflictos más comunes que se dan en la vida cotidiana de las familias preocupadas en mejorar su habitar diario, en un Xalapa que en algún momento se preció de ser asiento de las distintas manifestaciones de la cultura universal, la educación y, por ende, la capital repleta de jardines y flores, que fue alguna vez en la historia contemporánea.
Sobre todo porque algunos de esos mal llamados jefes de manzana denotan su prepotencia y excesos de una autoridad que sólo debe existir en su imaginación, pues inclusive refieren que no cobran salarios, que son vigilantes de que la ciudadanía conviva bajo condiciones mejores de vida en el entorno social y material en que se da la cotidianidad y, por otro lado, que operan como auxiliares en tareas menores de los ediles, que de esta forma, desde sus despachos oficiales, a la distancia administran asuntos de competencia municipal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.