MiYuLi y la diáspora: si le ponen a Trump el choleño se da un “tirito”…


 

 

por José Luis Ortega Vidal

(1)

Por José Luis Ortega Vidal, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Si partimos de la hipótesis que ubica a la Caravana de Migrantes Centroamericanos hacia Estados Unidos como un movimiento político manipulado desde el propio país gobernado por Donald Trump, el éxodo referido no pierde su condición de tragedia humanitaria.

Sería, en todo caso, una crisis humanitaria utilizada como herramienta pro-electoral a favor de la ultraderecha estadounidense que en el ataque a hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, alimenta su inagotable vocación de neoliberalismo salvaje.

Es el contexto geo-político donde el gobierno mexicano encabezado ridículamente por Enrique Peña Nieto –lo ignoran en el aeropuerto de Texcoco pero colocan su caradura en la Caravana- atiende instrucciones norteamericanas que rebasan los ámbitos estatales.

Así las cosas el gobernador de Veracruz, Miguel Angel Yunes Linares sí que ha hecho el ridículo al intervenir mediáticamente al paso de Migrantes por Sayula de Alemán, Acayucan y Oluta, en el sur de la entidad, el pasado fin de semana.

A un tema internacional de crisis humanitaria MiYuLi le dio trato de problema de seguridad para los locales, sus gobernados, por la presencia de extranjeros y olvidando su propia raíz familiar en ese sentido y la circunstancia de violencia que su gobierno fue incapaz de resolver.

¿Y los más de mil asesinatos dolosos en Veracruz sólo entre enero y septiembre del 2018?

Descendiente de árabes, Yunes debe buscar en la historia del siglo XIX los momentos y circunstancias en que México abrió generoso las puertas a gente del medio oriente: sus bisabuelos y tatarabuelos…

Luego, el gobernador empleó un discurso desdeñoso y tramposo al afirmar que pondría camiones a disposición de los viajeros para que se marcharan de inmediato del estado a la ciudad de México o hacia donde ellos quisieran.

La diáspora en cuestión se dirige a la frontera de México con Estados Unidos así que los camiones yunistas –según las palabras de Miguel Angel- podrían haber conducido al primer grupo de 3, 4 ó 5 mil hondureños, salvadoreños y guatemaltecos a la mismísima línea que nos divide con la tierra de Trump, quien traslada soldados a cuidar el acceso a su territorio.

¿Así o más insensato?

Los migrantes gritaron alegres: sí, aceptamos, y luego añadieron ¡Lo logramos! Desde Sayula de Alemán, Acayucan y Oluta…

A los pocos minutos Yunes Linares reculó, puso de pretexto que en la ciudad de México no había agua y propuso a los migrantes aguardar una semana en Minatitlán y Coatzacoalcos.

Sabía su respuesta: simplemente siguieron su viaje a bordo de trailers, camionetas, camiones accesibles en forma gratuita, pagando costos mínimos o a pie…

Desde Sayula hasta Ciudad Isla y luego hacia la zona de Córdoba/Orizaba y Puebla.

A menos de cuatro semanas de entregar el poder MAYL puso en alerta la relación bilateral México-Estados Unidos y se ganó un regaño de las Secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores en la débil administración federal aún vigente.

En un tema de geopolítica un gobernador con visión ranchera-política no ayuda mucho…

(2)

¿Eran guachicoleros?

Poblaba una profunda oscuridad sobre algún lugar del sur de Veracruz…

Cinco reporteros acudían a una cita: la rueda de prensa para el anuncio de una serie de eventos deportivos con un Ayuntamiento de la zona…

Aquella noche del primero de noviembre se vaticinaba el encuentro con veladoras, incienso, flores coloridas del pueblo que vive el día de Todos los Santos desde su tradición particular; mezcla de calendarios católico e indígena…

Camino de curvas, en forma repentina el grupo topó con un accidente…

Se maniobraba para rescatar una camioneta roja volcada a un costado del camino.

Nada extraordinario salvo la presencia de quienes rodeaban a los operadores de la grúa: policías federales encapuchados y guardias de seguridad de PEMEX…

El conductor del auto con cinco periodistas a bordo recibió una llamada de atención de un policía federal que indicó detener el coche mientras concluía el accionar oficial.

¿Qué transportaba la camioneta de redilas color rojo?

¿Por qué la ausencia de policías estatales y de transporte público?

Surgió entonces la duda: ¿Los accidentados eran guachicoleros?

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.