Amar las palabras


Por: Verónica Carbajal García

por Verónica Carvajal, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Vacaciones decembrinas, millennials y centennials desbordan de contento porque no hay escuela, y porque es una de las temporadas más bonitas del año, para abrazar a la familia y gastar el tiempo con seres queridos, y porque no, para leer un rato y desapegarnos un poco del Smartphone.

Hay una entrevista al filósofo español Emilio Lledó, donde dice: “La personalidad debe enriquecerse con la lectura, porque así se amplía el diálogo que mantenemos con nosotros mismos”, y como estoy de acuerdo con ello me preocupo por el futuro de nuestros niños cada vez menos lectores ¿cómo enriquecen ellos su personalidad? Pegados al celular, alejados de los libros, y sobre todo de los libros físicos, esos que huelen a tinta y se sienten tan bien entre las manos. El mismo filósofo dice que el tacto, “del objeto libro es también un objeto de la cultura”, y además indica que tener libros en casa te puede hacer sentir acompañado, “son mis compañeros y los miro y sé hasta dónde los compré y sé por qué los compré”.

Claro que en México siempre tenemos el pretexto de la crisis económica y lo ‘caros’ que están los libros, sin embargo confío en que la Cuarta Transformación mejore en verdad la economía de los mexicanos y podamos tener suficientes recursos para comprar libros. Veremos, diría un ciego. Lo cierto es que estas vacaciones bien se pueden aprovechar para leer un poco más sobre el papel y no sobre la pantalla. Enfocar nuestra atención principalmente a los niños y jóvenes que tenemos en casa, y como dice Lledó hay que enseñarles a leer, “pero sobre todo hay que enseñarles la sensibilidad que implica el conocimiento de un lenguaje, enseñarles a mirar las palabras, a entenderlas, a elaborarlas, a conectarlas. En una palabra, a amar las palabras”.

A propósito de letras y palabras, este tema también lo abordó la joven escritora Sofía Clevit, quien presentó en Orizaba su libro “El frío azulado” de editorial Punto Creativo. Ella que estudio Literatura, con maestría en Desarrollo de la Educación y quien ha sido profesora de imberbes preparatorianos, y de juiciosos adultos a través de la “Biodanza”, dice “si no quieren leer, hay que leerles. Nosotros, leerle a nuestros hijos, a nuestros padres, a nuestros alumnos”.

Por cierto, su libro se recomienda para todas las edades y resulta deliciosa la lectura si se acompaña de la playlist que ella misma estructuró y está disponible en Spotify. Tan buena como la lista de poetas que forman parte de su historia, incluida en las páginas finales con enlaces web para conocerlos mejor.

-“¿Qué cosa nueva hiciste hoy? ¿Qué creaste o leíste hoy?”- preguntó ella a quienes acudimos a escucharla. Y es que considera ella, escritora y poeta, que todos los días hay que hacer o crear algo nuevo, escribir o leer un nuevo poema, tener un pensamiento positivo, escuchar una nueva canción, hacer una buena acción; lo distinto de lo cotidiano que nos hace mantener la chispa, la alegría por la vida. Que gran consejo.

Mail: la_poltrona@hotmail.com
Twitter: @VeroCarbajal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.