Adiós, Maestro Gheno


por Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Me acabo de enterar, por un comentario hecho por Sabás Flores en redes sociales, que falleció el profesor Guillermo Gheno Ortiz, quien fuera maestro de lógica y filosofía en la Escuela Secundaria y de Bachilleres, Artes y Oficios (ESBAO) de la ciudad de Córdoba. Fungió como docente cuarenta años en esa institución, donde comenzó a dar clases en el año 1960 hasta su retiro en el año 2000.

Guillermo Gheno pertenece a esa generación de maestros emblemáticos de los que tuvimos la fortuna de ser alumnos, allá en Córdoba. En ellos se percibía la pasión por el conocimiento de lo que enseñaban. Pero, sobre todo, su interés en sus estudiantes de una manera personalizada y tan cercana, que generó amistades de por vida con varios de ellos, como lo narra el texto de Sabás en facebook, al referir su fallecimiento.

Esos maestros que son un puente que conducen a los alumnos al sentido ético de la educación que es estudiar para transformarnos en mejores personas en alguna rama del saber, con un propósito humanista para bien de uno mismo pero también de los demás. Extrañamente, si bien recuerdo su manera de enseñar las formas racionales del pensamiento lógico y las disyuntivas existenciales de los diferentes cuestionamientos ontológicos y teleológicos de las corrientes filosóficas, lo recuerdo más porque en el último curso que tuve con él, allá en la ESBAO, le dió por dirigirse a mi con el mote de abuelo. 

Ahora que me entero de su fallecimiento, lamento no haberle dado las gracias por haber sido un forjador de mi manera de pensar y de hurgar en pos del conocimiento, derivado de sus enseñanzas sobre lógica, ética y filosofía, allá en Córdoba. Me han servido de mucho en los diversos espacios donde se ha desarrollado mi vida profesional. 


Leer para analizar, juzgar y crear son las reglas de oro para madurar nuestras estrategias de pensamiento para transformarnos nosotros y contribuir a transformar al mundo, esos son los principios esenciales que aprendimos de esa clase de maestros de oro, como Guillermo Gheno, quienes tuvimos la fortuna de ser sus alumnos. 

Maestros como él , induciendo a leer más, a conocer más, a buscar la verdad y a ser mas críticos a partir de ella son los que hacen faltan en nuestros espacios educativos actuales, que se están llenando de profesores con grados de maestros y doctores, pero muy pocos realmente motivadores para sus estudiantes, a fin de que aspiren a la búsqueda de la sabiduria.

Se están yendo los maestros de antaño y, con ellos, un mundo de aspiraciones basadas en la educación que podía hacer de este México un México mejor. Hoy, varios de los estrategas de la educación en México se han vuelto unos mercaderes a la caza de ganancias en plazas, prebendas, proyectos y contratos ligados al sector educativo, con propuestas de “innovación” desechables y con muy bajos beneficios sociales. Queda la esperanza de que haya todavía profesores en educación básica, media superior y superior que, como el fallecido maestro, aún conserven esa vena de interés humanista en pro de sus alumnos. Ojalá…

Para los que abrevamos, en las clases de Guillermo Gheno, las bases de como pensamos y actuamos ahora en la vida; este momento de su partida nos puede generar un sentimiento ambiguo. Por un lado, la tristeza y pesar por su muerte y, por el otro, el sentimiento de felicidad que nos deja por la dicha de haber sido sus alumnos.

Hasta pronto, querido maestro Gheno…

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.