SAN RUPERTO Y MIS 47 AÑOS DE PERIODISTA


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

+ Mis inicios como cronista deportivo…
+ “Diario La Nación”, lección y aprendizaje…
+ El ayer y el hoy en la línea ascendente…

por Ruperto Portela Alvarado.

Por Ruperto Portela Alvarado, egresado de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

Me van a perdonar, pero hoy voy a sacar todo el ego que traigo cargando y que no he sabido expulsar. Voy a hacer valer el vituperio de hablar de mí mismo, como un acto biográfico, en una parte de mi vida.
Para empezar, tengo que confirmar que soy un orgulloso alvaradeño, hijo de doña Gregoria Alvarado Valerio y don Celedonio Portela Sánchez. Nací en la casa número 33 –después 69 y ahora 453—de la calle Francisco I. Madero, en pleno corazón de la Ciudad y Puerto de Alvarado, la Heroica y Generosa que arrullan las aguas del Río Blanco y Papaloapan.
No voy a negar que de siempre haya sido un vago, que la calle fuera mi manto y anduve por todos los barrios de Alvarado; desde la Madero hasta los Carriles; La Fuente y la Valente Cruz; la calle Doctor Luis E. Ruiz, la Playa y la Trocha. No puedo olvidar Paso Nacional donde conocí a mi esposa Lilia Hernández González, con quien voy a cumplir el próximo 29 de diciembre, 45 años de casado.
Fui muy cercano a mi padre Celedonio quien era zapatero de oficio y de él aprendí a hacer suelas corridas, media suela, tapitas a y tacones. Coser a máquina las capelladas de las chinelas fue para mí otro aprendizaje como también el ser colador y subir los andamios fajados con una lata de revoltura de cemento para colar lozas de las casas. Con mi primo Rafael Noguerola Sánchez, supe lo que era el esfuerzo de un peón de albañil, que lo hice por muchos años y algunas veces con su hermano Miguel.
Aprendí con mi tío Ángel Portela Sánchez a manear, matar y destazar puercos, así como freír chicharrones, hacer bistecs y en tiempos libres servir como mesero en la cantina “El Gallo Rojo”. Con mi primo José Antonio Rodríguez Cruz, fui cadenero, ayudante de topógrafo. Pero ante todo, mi primera pasión fue correr, correr, correr y por eso perdí un año en la preparatoria. Pero fui subcampeón estatal en Veracruz en 500 y mil 500 metros planos. También corrí con la Antorcha Olímpica y como recuerda mi amigo Jesús Rivera Magaña –mi compañero de equipo—corrí la distancia de mil metros en 3 minutos, 33 segundos 33/100.
Esta es una breve historia de mi biografía que algún día contaré completa con mis amigos José Sotero Silva Herrera, Manuel Rascón Arano, Ricardo Padrón Almeida, Rafael Figueroa Zamorano y mis hermanos Cecilio, Mario, Gabriel y David, con quienes más anduve en nuestras correrías. Daniel ha sido más calmado y discreto y por el contrario, mi hermano Matías –Pepe, como le decimos desde antes de que lo bautizaran—ha sido siempre mi compañero y cómplice en todo desde nuestra niñez, juventud y ahora. Mis hermanas, Aída Luz y María Vicenta, por ser mujeres, la relación siempre ha sido más familiar que de participación callejera.

MI SANTO Y YO COMO PERIODISTA…
He querido hacer esta relatoría biográfica porque este año, el día 27 de marzo cumplo 68 de vida. Soy de principio del medio siglo pasado, 1951, cuando apenas salíamos de la segunda guerra mundial y la celeridad de los inventos llevó a la velocidad de la vida, como la perfección de los motores automotrices y la aviación.
Soy “San Ruperto” del calendario de Almazán. Si no lo creen, pregúntenle al maestro Víctor Manuel Cruz Roque, quien me apostaba que no aparecía en el almanaque. Se lo comprobé que sí en uno de tamaño espectacular, de aquellos de Cementos Tolteca. Le gané y me celebró mi cumpleaños.
¿Quién es “San Ruperto”?. Se los diré. San Ruperto
Obispo, misionero (año 710).
Ruperto significa (en alemán) “hombre de fama brillante”.
Fue el gran misionero que evangelizó el sur de Alemania, la región de Baviera. Era obispo de la ciudad de Worm. Acompañado de un buen número de misioneros llegó a Baviera en el año 697; se presentó al duque Teodo, que era pagano, y le pidió permiso para evangelizar en esa región. Como llevaba recomendaciones del rey Childeberto, el duque le concedió el permiso de predicar. Una hermana del duque era cristiana y logró convencerlo para que fuera a escuchar los sermones de San Ruperto, y tanto le agradaron que al poco tiempo se hizo cristiano, y junto con gran número de los empleados de su palacio y de su gobierno se hizo bautizar. Esto facilitó mucho la obra de evangelización de San Ruperto y sus compañeros, porque ya en el gobierno no había oposición a la predicación.
Se fue a su tierra Irlanda y se trajo doce nuevos misioneros y convenció a su hermana Santa Erentrudes a que fundara un convento de religiosas allí, y ella y sus monjas contribuyeron mucho a propagar la religión por toda esa región. Los compañeros de San Ruperto eran tan fervorosos que tres de ellos han sido declarados santos por la Iglesia Católica.
Pero también quiero hacer énfasis en que, en este mes de marzo, precisamente cuando se canta el play bol de la Liga Mexicana, cumplo 47 años en la actividad periodística. Empecé como colaborador en el “Diario La Nación” –como muchos estudiantes de la Facultad de Periodismo de la U.V.—de la información deportiva de béisbol de la Liga Mexicana, desde el “Deportivo Veracruzano” donde jugaban “Los Rojos del Águila”, dirigido por un manager de apellido Izquierdo.
Recuerdo que en la receptoría estaba Alpinston, en primera y también en cualquier base como utility, Rolando Camarero con su tradicional número 27 en la espalda. Había un pitcher venezolano de apellido Osorio y en el shorstop un jugaba el ingeniero Ortiz. Desde ese parque, mandaba por teléfono mi nota a la redacción donde me la mecanografiaban. De Colaborador del “Diario La Nación” pasé a “jefe del suplemento deportivo”, después a reportero y “jefe de la sección policiaca” y más tarde “jefe de redacción”. Cuatro años en esa actividad.
Debo decir que antes de ingresar a la Facultad de periodismo en la generación 1971-75, me fui con la inercia de mis amigos y me inscribí en la Facultad de Contaduría Pública en la capital veracruzana, Xalapa, donde cursé solo un año, ¡a duras penas!.
No sé por qué, pero sin saberlo, mi vocación era, es, la de periodista. Estando en el segundo año de la carrera de Licenciado en Periodismo –que fue la última generación con esa denominación—en la Universidad Veracruzana, se sucedió el temblor (1972) que devastó Ciudad Serdán, Puebla, y otras comunidades circunvecinas, a donde fuimos a cubrir la información. Ahí tomé muchas fotografías que una me dio el segundo lugar en el concurso interno de la Facultad. Era una fotografía de una procesión de 28 féretros de las víctimas del temblor.
Diré que tuve conflicto con el director del “Diario La Nación”, el ingeniero Fernando de la Millar, quien se firmaba como “Wenceslao Fernández” en su columna “Abriendo Brecha”. A causa de eso, regresé a Alvarado –ya casado y con mi esposa embarazada—para seguir mi rutina de peón de albañil con mi primo Fallo Noguerola y acompañante de él y mi padre Celedonio Portela a la actividad pesquera del camarón prieto en la “Laguna del Picacho” de la Trocha, que ya no existe y pocos la recuerdan.
Para eso, un día me llego un mensaje de que me presentara en la Facultad de Periodismo donde me propusieron me viniera al Instituto Tecnológico Regional número 27 de Tuxtla Gutiérrez a integrar la oficina de prensa y difusión. Con 18 horas docentes, acepté y llegué a esta capital chiapaneca el 7 de junio de 1976.
Desde entonces, además de haber integrado la oficina de prensa y difusión del TEC´TUXTLA, me incorporé más tarde a la actividad académica con dos grupos y también como colaborador del diario “El Sol de Chiapas” con don Francisco “Pancho” Núñez López, “El Gitano” y luego en otros hasta que ingresé como reportero de deportes al diario “Número Uno” y en 1983 al “ES, Diario Popular” de don Gervasio Grajales, donde estuve 16 años.
En el diario “Número Uno”, donde estuve bajo la dirección de Gerardo Vicente Pensamiento Maldonado y Jorge Díaz Navarro, logré llevarme por más de treinta días consecutivos “la de ocho columnas” con mis notas y entrevistas al Gobernador Juan Sabines Gutiérrez y el entonces delegado federal de Programación y Presupuesto Demetrio Mondragón Barajas, entre otros. Yo tenía las fuentes informativas del Gobierno del Estado, las iglesias, los partidos de oposición, los burócratas y mercados. Fue una buena época la del “Número Uno” con mis compañeros.
El recorrido ha sido inmenso pues he sido fundar de muchos medios de comunicación como “Televisión TRM”, el diario “Número Uno”, “Expreso Chiapas” (con Leticia Hernández Montoya) y en última fecha el diario “Contra Poder en Chiapas” que dirige el doctor José Adriano Anaya. Estuve al frente de la revista “Diálogos en el Sur” del buen amigo Marco Antonio Álvarez Ruiz por más de diez números. En ese tiempo, de 1993 a 1996, fui coordinador de Comunicación Social de la Delegación Estatal del ISSSTE-Chiapas.
Pero fue en 1984, habiendo salido del diario “Número Uno” que me incorporó con el proyecto de Julio Barrera Gordillo del diario “Chiapas Libre”, donde inauguro y empiezo a publicar mi columna ÍNDICE… que está cumpliendo 35 años de vida periodística. En fin, tengo mucho que celebrar y dar a conocer de mí y mis actividades profesionales como persona y periodista.
Este miércoles 27 de marzo de 2019, cumplo 68 años de vida; 47 años como periodista y mi columna ÍNDICE… 35 años desde su primera publicación. Se me olvidaba decir que publiqué dos semanarios: “Otro Más” durante la administración del general Absalón Castellanos Domínguez, que tuvo doce ediciones, en tanto que en el gobierno interino de Julio César Ruiz Ferro, edité el “ÍNDICE…”.
Agradezco de antemano todas las felicitaciones recibidas con anticipación y las que pudieran venir a partir de la presente “egopublicación”, que será parte de mi autobiografía, antes de los 70 años…
Vaya un saludo desde la Ciudad del Caos, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, tierra del pozol, el nucú, la papausa y la chincuya…
Para contactarme: rupertoportela@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.