PARADIGMAS… TRUMP ¡ESCUCHARÁ TAMBORES DE GUERRA!


por MARÍA GUADALUPE RICO MARTÍNEZ

por María Guadalupe Rico Martínez, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde Tampico, Tamaulipas)

La “Marcha de las Naciones Indígenas” se produjo en 2017 con tambores, plumas y un fuerte olor a incienso, los manifestantes transcurrieron por varias avenidas hasta llegar a la Casa Blanca. Se trataba de protestar posterior a que el Presidente de Estado Unidos Donald Trump promulgara un decreto para resucitar la construcción de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, cuyo trazado discurre a través del río Misuri y del lago Oahe en Dakota del Norte, territorios sagrados para la tribu Standing Rock Sioux.

La Reserva India Standing Rock congrega a nativos americanos de las etnias Hunkpapa Lakota, Sihasapa Lakota y Yanktonai Dakota, localizada en Dakota del Norte y Dakota del Sur en los Estados Unidos.

Una larga historia de violencia desató durante varios meses en que el gobierno mandó a la guardia nacional a desalojar a los manifestantes. Tribus que antaño fueron enemigas se unieron ante la decisión del gobierno. Pero no solo éstas, también civiles norteamericanos solidarizaron con la causa. Y fue factor fundamental para detener la reactivación de la obra, la presencia de cerca de 2.100 veteranos militares estadounidenses sumados a la resistencia.

La semana pasada el Presidente Trump firmó nueva orden, permite continuar la construcción del oleoducto Keystone XL, lo que marca el último esfuerzo de la Casa Blanca para impulsar una de las propuestas de infraestructura más controvertidas en la historia reciente de EE.UU. A TransCanada, la firma con sede en Calgary, autoriza “construir, conectar, operar y mantener” el gasoducto en territorio de EE.UU.

Además de las tribus directamente afectadas los grupos de defensa del medio ambiente, argumentan que sería especialmente dañino para el clima porque significaría extraer petróleo espeso y de baja calidad de las arenas petrolíferas de Canadá, con corte de árboles y consumo de energía como parte del proceso. Agregado todo lo antes citado. Sin embargo, eso ya sabemos que al titular del vecino país, nadita le preocupa, él quiere a toda costa el trabajo prometido en campaña.

¡Nuevamente los tambores de guerra parecen escucharse!

 

lupitarico@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.