Netflix en la era de Cuitláhuac


por Luis Velázquez Rivera

•Nueve viñetas del poder público
•Hosanna, Veracruz se ha salvado

 

Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

ESCALERAS: En política, dicen los que saben, una cosita es lo que pasa adentro del poder, en los rincones del palacio. Y más, porque los políticos suelen ocultar sus pillerías.
Por ejemplo, las empresas fantasmas y las fosas clandestinas con Javier Duarte. “La Casita Blanca” de “La gaviota” peñista. Los asesinos intelectuales de Luis Donaldo Colosio.

Y otra cosita, cien años luz de distancia, es lo trascendido. “Lo que ve el que vive” intitularía Ricardo Garibay a uno de sus libros.
Así, y lo que se ha mirado en la cancha pública de Veracruz en los últimos 5 meses y medio son, cierto, hechos aislados, pero si se pegan y embonan expresan el ejercicio personal del poder y de la tarea de gobernar para medir y calibrar a la generación de Morena encaramada en el palacio principal de gobierno de Xalapa.

PASAMANOS: En la mirada del politólogo perspicaz y quisquilloso, Carlos Ronzón Verónica, los siguientes son los videotips, tipo Netflix, de la era Cuitláhuac:
Uno. En la Procuraduría del medio Ambiente, los jefes convocaron a los burócratas a escuchar, todos juntos, un par de discos. El primero, donde Armando Manzanero y Tania Libertad cantan con la intérprete Beatriz Gutiérrez Müller. Y dos, donde la esposa de AMLO canta sola y debuta grabando su primer disco, predestinado, claro, al primer lugar en las preferencias de las estaciones de radio.
Dos. La cancha del estadio Beto Ávila en Boca del Río, convertida en vulgar estacionamiento de los funcionarios de MORENA, y en donde suelen cobrar en cada juego 50 pesos por coche.
Los Morenos, adueñados de los espacios públicos, pues por eso son “Servidores de la nación”, chairos encumbrados.

CORREDORES: Tres. Una parte de los trabajadores de la información, diaristas, tundeteclas, agarrándose en el facebook y el twitter defendiendo cada parte a su funcionario Morenista. Por ejemplo, unos con el gobernador y otros con el Fiscal, el par de políticos que más pasiones volcánicas han inspirado.
Los reporteros, dice Ronzón, de periodistas que son mudados en articulistas, mudados en activistas de un político y sus razones poderosas tendrán.
Todos, obedientes, en el desfiladero, mejor dicho, en el despeñadero.
Cuatro. El góber ofreciendo conferencia de prensa a principio de la semana anterior rafagueando en 26 ocasiones al Fiscal en una hora y media de diálogo, digamos, periodístico.
El mismo gobernador que el día de su toma de posesión lució a una novia de la que ya nadie, ni él, se acuerda.
El mismito que buscando cuajar en el ánimo social alardea su Festival de Salsa, 40 millones de presupuesto para…, en el tiempo de la austeridad republicana.
El góber que suele bailar salsa en el templo jarocho de la salsa.
El mismito que anduvo para arriba y para abajo con su secretario General de Gobierno y ya parece desecharlo.

BALCONES: Cinco. Mientras el góber destinó, ajá, 39 millones de pesos para el Festival Tajín y 40 millones para el “Festival de salsa más importante del mundo” (aplausos, aplausos), el secretario de Educación, el strepero Zenyazen canceló el desfile del 5 de mayo… para ahorrar centavitos.
Seis. Un cartel, CJNG, dice Ronzón, entra a Xalapa y muestra el puño y el músculo a otro cartel, los Zetas.
Luego, “La última letra” se mete a Coatzacoalcos, feudo del CJNG, y asesta un manotazo.
Así, pasan los días y las noches en el reino de Cuitlalandia.

PASILLOS: Seis. Cuando creíamos que con Javier Duarte habíamos llegado al rincón más sórdido y siniestro de la vida pública llegó la yunicidad y cambiamos de opinión.
Entonces, cuando estábamos seguros que la yunicidad era el fin del mundo Morena entró al palacio de Xalapa.
Y el peor de los mundos, apenas, apenitas se está viviendo.
Siete. En la yunicidad, un montón de profesores y jefes fueron despedidos por abusos y excesos en la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, UPAV, fundada por Javier Duarte, a quien Enrique Peña Nieto satanizó como el político más corrupto en la historia nacional.
Ahora, un montón de maestros que eran de la UPAV están listos, o ya fueron aceptados, en la secretaría de Salud con “El besucón”, así conocido el titular en las redes sociales.

VENTANAS: Ocho. Un videotip, tipo Netflix, encarnó en la siguiente biografía pública de unos Morenistas:
A: Zenyazen, el stripero.
B: El doctor Roberto Ramos Alor, “El besucón”.
C: El secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, el policía con pistola al cincho.
D: El diputado José Manuel Pozos Castro, ex priista, ex panista, ex perredista, ahora morenista, “el orgullo de mi nepotismo.
E: La secretaria de Trabajo y Previsión Social, la Cristóbal Colón del siglo XXI descubriendo que su hijita es la universitaria más capaz, más brillante, más competente.
F: El diputado local, el morenista José Magdaleno Rosales Torres, confirmando que Cuitlalandia “es el hazmerreír nacional”.
G: El secretario General de Gobierno, conocido en el pasillo político y la cancha cibernética como “El bola ocho”.

PUERTAS: Nueve: La mirada política y sociológica de Carlos Ronzón es así:
El lector ha de imaginar, dice, una cumbre del gobernador con su gabinete para determinar una ruta crítica ante los días polvorientos y huracanados que se viven.
En el centro de la mesa, Cuitláhuac.
Y a los lados, con su análisis, su experiencia, su fogueo en el campo de batalla, su formación política, su visión de Estadistas, su mesura y cordura, su pasión social, los siguientes secretarios:
Éric Cisneros, de la SEGOB. Hugo Gutiérrez, de la SSP. Zenyazen, de la SEV. Roberto Ramos, de la SS. Entre otros.
Es decir, la inteligencia incandescente de los políticos de Veracruz.
Los expertos. Los grandes expertos.

CERRADURAS: Las nueve viñetas anteriores del poder, resume el politólogo egresado de la Complutense, permiten entender que el destino social de los 8 millones de habitantes del territorio jarocho está en las mejores neuronas políticas de Veracruz.
¡Bendito Dios que tantas bendiciones ha desparramado de norte a sur y de este a oeste!
¡Razón de sobra de AMLO para vitorear a Cuitláhuac en el discurso en la Escuela Naval de Antón Lizardo que debió servir única y exclusivamente para hablar de la grandeza nacional!
¡Veracruz se ha salvado!

Publicado en: http://www.blog.expediente.mx/nota/33411/portales-de-noticias-de-veracruz/netflix-en-la-era-cuitlahuac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.