En Pocas Palabras… El desmantelamiento de instituciones, en su apogeo


por María Elvira Santamaría Hernández

Por Elvira Santamaría Hernández, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Hay dos temas particularmente sensibles dentro de la vorágine de cambios que está ocurriendo en nuestro país. Uno es desde luego la reciente rebelión de los elementos de la Policía Federal, que protestaron por las condiciones en que están siendo incorporados a la Guardia Nacional y otro, es el rechazo del gobierno de Andrés López Obrador, a la recomendación emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos para que se vuelvan a apoyar con subsidios las estancias infantiles, cancelados por la actual administración y tan necesarias para miles de padres trabajadores y sus hijos pequeños.

Este acto de rechazo por parte de la más alta investidura del país y el utilizar descalificaciones hacia la recomendación, debilita profundamente a la CNDH. ¿Quién va a respetar ahora las recomendaciones de Derechos Humanos si la propia Presidencia las ningunea? Por lo que se ve la CNDH es otro de los organismos que se busca demoler y no dejar de él piedra sobre piedra.

Respecto al primer tema, esta semana los policías federales se sintieron atropellados en sus condiciones laborales, vejados en su trato e ignorados por la Presidencia de la República, que sí en cambio ha brindado otras consideraciones a la tropa militar y naval.

Estamos hablando de 38 mil elementos en cuya capacitación se invirtieron durante varios años, millones de pesos aportados por los contribuyentes. Estamos hablando -dentro de la evidente precariedad de nuestras instituciones de seguridad-, del cuerpo civil más preparado para las tareas de policía, que ahora, por disposición superior está siendo desmantelado.

Ninguna policía eficaz, llámese Guardia Nacional o de cualquiera otra forma, se puede integrar, preparar satisfactoriamente y dar resultados óptimos en unos cuantos meses. Dada la agresividad de la delincuencia y la creciente cifra de homicidios que registra el país, lo aconsejable sería que se partiera de lo que ya se tiene para construir una fuerza de seguridad verdaderamente digna y eficiente. Pero bueno, si todo lo que existía estaba podrido y debe tirarse a la basura, no esperemos mejoría en la seguridad a corto plazo. Ante el panorama de destruir y edificar partiendo de cero, resignación, el asunto definitivamente va para largo.

Hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.