Blanco y negro


por Luis Velázquez

Si los milagros existen, entonces sólo un milagro podría, digamos, librar al gobernador de Veracruz de los huracanes impetuosos en la antesala.

Por ejemplo:
Días anteriores, un grupo de unos ocho líderes empresariales fueron invitados a un cafecito en Palacio Nacional, con Alfonso Romo, jefe de la Oficina Presidencial, para establecer una agenda en víspera de una cumbre de hombres y mujeres de la iniciativa privada del país con AMLO.

Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Los líderes de Veracruz llevaban una agenda escrita. Pero conforme platicaban con Romo, el tema central derivó, habría derivado, en una radiografía del Veracruz polvoriento en el tiempo de MORENA ocupando la silla embrujada, imperial y faraónica del palacio de Xalapa.
En blanco y negro, la agenda local fue expuesta en los siguientes términos.
Uno. El gobernador, como nunca, aislado de todo y de todos.
Incluso, cortocircuito con parte de los diputados locales de MORENA. Y en el caso, con la mayoría de los diputados federales en contra. Incluso, y a quienes siquiera, vaya, ha recibido para empujar juntos la carreta de Veracruz.
Dos. Por el contrario, únicamente dando juego a su círculo del poder, pues ni siquiera ha extendido el abanico a la mayoría de los legisladores locales y federales. Ellos solos han partido el pastel.
Tres. Peor aún: el karma y la buena vibra entre el góber y el súper delegado federal está en shock. Cada vez, el delegado se distancia, desde luego, con gran habilidad y sentido diplomático, sin romper. Incluso, centrado en los programas sociales federales.
Cuatro. El líder estatal de MORENA, Hugo Lino, trae una agenda pública y política diferente a la del gobernador. Como si uno y otro pertenecieran a partidos políticos astillados entre sí.
Cinco. El góber tiene en contra hasta el CDE del PRI, pues el titular, dijeron los líderes empresariales a Alfonso Romo, está con Miguel Ángel Yunes Linares.

EMPRESARIOS EN CONTRA

Seis. La mayoría de las cámaras empresariales están en contra. Ninguna relación química se ha dado. La distancia, encima de la empatía y la simpatía. Ninguna Cámara “tiraría su espada en prenda” por el góber.
Siete. Los medios, cada vez más lejos. Incluso, aquellos con fama de estar en el huacal, desencantados, hartos de esperar, ya marcaron la raya. En todo caso, si hay convivencia o cohabitación, es de mentiritas. Puro fuego pirotécnico.
Ocho. Además, y lo peor, un góber soberbio. Lo peor entre lo peor, rodeado de un gabinete legal y ampliado zalamero.
Por ejemplo, en una reunión del góber con los empresarios se hizo acompañar de unos tres secretarios. Y mientras las cúpulas de la iniciativa privada planteaban la realidad avasallante (la mismita descrita a Alfonso Romo), los secretarios festinaban un Veracruz “bonito entre lo bonito” como solía decir el jefe del Poder Ejecutivo en los primeros meses.
Nueve. Nunca un gobernador ha traído tantos vientos huracanados encima y en tan pronto tiempo concluyeron los dirigentes privados al jefe de la Oficina de Gobierno de la Presidencia de la República.
Entonces, y de acuerdo con los líderes, Alfonso Romo les dijo:
–Esto que me acaban de contar ha de saberlo el presidente de la república. En la reunión cumbre abriré un espacio para ustedes con AMLO.
Luego de un silencio, Romo habría dicho:
–El gobernador será cambiado en dos años y un minuto cuando el Congreso local pueda nombrar un interino sin necesidad de una elección.
–Pero para entonces, reviró un líder empresarial, será tarde. Y Veracruz estará convertido en puras cenizas.
–Cenizas recogeremos, dijo Romo.

LA HORA DE HACER CAMBIOS…

Luego, los líderes empresariales pasaron a la oficina de Julio Scherer Ibarra, jefe Jurídico de la Presidencia de la República.
Y el diálogo fue el mismo. La agenda local por encima de la agenda empresarial del país.
El intercambio de barajitas se habría dado, se dio, alrededor, además, del secretario General de Gobierno, Éric Patrocinio Cisneros Burgos, el jefe político del gabinete, “El dos del palacio”, el segundo del góber, el encargado de garantizar con tranquilidad el viaje sexenal, el trascendido peleador callejero, el coco del Fiscal.
Entonces, la profecía fue la siguiente:
Es la hora de cambiar a los secretarios del gabinete legal. Es el momento de hacer ajustes poco a poco para ver si el barco logra enderezarse.
Y de ser así, entonces, el primer cambio sería del secretario de Gobierno, Y luego otro. Y otro, para en todo caso, sopesar si el góber endereza el rumbo y se sostiene.
Y Cisneros Burgos está o estaría en la mira, porque ha fallado. Y extraviado el rumbo y las prioridades.
Además, gravitar de pifia en pifia, entre otras, las siguientes:
Desde la fallida operación política para destituir al Fiscal hasta la incapacidad para conciliar con los diputados locales de MORENA insubordinados.
Desde un buen tejido con el delegado federal hasta con un montón de presidentes municipales (40 del PRD, diez de la Cuenca del Papaloapan y 7, 8 de la sierra de Soteapan), quienes se lo brincaron y pidieron audiencia al góber y el góber los menospreció y desdeñó y hasta les dio un portazo en el palacio de Xalapa, su palacio, su reino, el castillo del príncipe.
La pelota, todo indica, está o estaría en la cancha…

Publicado en: http://www.blog.expediente.mx/nota/34359/portales-de-noticias-de-veracruz/blanco-y-negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.