Siete Párrafos…Ética y valores en los ámbitos del periodismo


por Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

El pasado 8 de septiembre fue el Día Internacional del Periodista, en memoria del periodista checoslovaco Julius Fucik, y muy poca resonancia en nuestro país tuvo dicha fecha, al menos en los medios más cercanos que conozco, quizás porque es una historia triste, la del periodista que en aras de su dignidad no se doblegó ante la opresión de los nazis, vivida en un campo de exterminio, llegando a escribir textos que no fueron conocidos hasta después de su muerte, siguiendo la línea crítica en contra el opresivo sistema político que llegó a dominar a gran parte de Europa.

No es quizás el mejor ejemplo para todas las nuevas generaciones de periodistas a los que se les ha imbuido,   como parte de su formación, que la objetividad es una especie de sino que debe cargar a cuestas los periodistas profesionales al manejar la información con el mejor ánimo de preservar la fidelidad de los hechos. Él no era de ese tipo de periodistas. Podríamos adjetivarlo como un periodista militante, porque toda su vida escribió sus textos periodísticos con el fin de presentar su percepción de los hechos -sus opiniones, pues- desde la lógica discursiva del marxismo.

Pero Julio Fucik practicó varios géneros, entre ellos el reportaje, la crítica literaria y teatral, pero supuesto todos enmarcados desde un punto de ética basado en el enfoque social derivado de la ideología comunista. Por eso fue localizado y encarcelado una vez que los nazis entraron a Checoeslovaquia, ya que aparte de pertenecer al movimiento de resistencia de ese país, su principal labor era escribir sobre los hechos ominosos de esa invasión extranjera a su país.

Ahí en prisión, aún sin contar con los medios suficientes para seguir publicando hacia el exterior sus escritos, se dedicó, con los medios a su alcance, a realizar una crónica de sus últimos días, escribiendo hoja por hoja, con el mayor de los detalles, toda su historia en prisión, con  la descripción de sus verdugos y la de los traidores que se sumaron a la causa nazi. Después de su muerte, en 1943, las hojas de su manuscrito fueron sacadas de la cárcel, de entre quienes recibían los escritos en prisión, para ser compiladas en una edición que vió la luz pública con el título de “Reportaje al pie de la horca”

¿Que es lo rescatable de esta historia que dio pie a considerar el día de su muerte como el Día Internacional del Periodista, según acuerdo del  l IV Congreso de la Organización Mundial de Periodistas, llevado a cabo en Bucarest, Rumania? La presencia de la dignidad de un periodista que lleva hasta la muerte su convicción ética de un bien social preeminente y la de los valores que enmarcan dicha acción de vida hasta las últimas consecuencias, sin doblegarse y ejerciendo su talento periodístico, enfocados a los valores de benevolencia y universalismo que señala Schwartz en valoral de finales del siglo XX.

Posición ética y valores, son dos motores que mueven el quehacer  profesional  de todo periodista en el mundo, a mi entender, si seguimos dentro del marco de esa escala de valores de Schwartz que ya he mencionado, por citar una de las más completas que existen (sin demérito de otras que pueden aplicarse). Y son de mayor, o igual, trascendencia que el enfoque basado en la objetividad del periodismo profesional que todos lo que hemos estado en los medios sabemos que no se cumple cabalmente desde el momento que seleccionamos dicha objetividad de acuerdo a nuestra percepción cultural, ideológica y hasta fisiológica. Incluso en el orden del discurso de una simple nota informativa, cuando el jefe de redacción la revisa y uno piensa que está lo más fielmente objetivizada y de repente la orden de quien es nuestra autoridad inmediata nos pide que le demos la vuelta, es decir que cambiemos el orden jerárquico de los datos, nos la clave de que sobre nuestra objetividad se sobrepone la del que tiene el poder en el periódico, para que cambiemos la nota. Y en ese cambio, la objetividad pierde su dimensión de fidelidad aspiracional.

Veamos otro caso de día del periodista, en específico el asociado al 4 de enero, en honor al periodista mexicano, don Manuel Caballero de quien obviamos alguno detalles para sintetizar que fue quien impulsó de la relación prensa gobierno como negocio comercial. Considerado como alguien que  aplicaba las técnicas del periodismo objetivo se volvió el prototipo del periodista moderno que seguía las reglas del periodismo informativo, arreglando los datos de tal manera que no presentaran ningún ápice de objetividad (evitando sobretodo el uso de la primera persona, tanto en singular como en plural), con una perspectiva ética ubicada en ser lo más objetivo posible para informar con la verdad a los lectores. Nuevamente, salta la duda al respecto, porque si algo saben los periodistas es que la objetividad en el periodismo puede ser manipulable, aun en el formato más objetivo como lo es la nota informativa. Ahora bien, desde mi punto de vista personal,  su perspectiva de valores fue  completamenta opuesta a los valores de autotrascendencia de Fucik, que lo llevaron a la muerte, sin cambiar un ápice sus ideales.  El periodismo de Don Manuel Caballero, si bien tuvo una época de periodismo comprometido, hasta 1880,  dejó esa etapa para dedicarse el periodismo de géneros, estilo norteamericano,  con énfasis en la comercialización de la prensa, donde se exaltaron en ese tipo de periodismo    los valores de autopromoción de la escala de Schwartz, los de logro y poder, que se impuso  a buena parte del periodismo moderno mexicano, en lo que fue del siglo XX y lo que va del siglo XXI. Enmedio de esos dos arquetipos bien se puede mover una escala de grises en cuanto a la ética y a los valores del periodismo universal, de los cuales hablaremos en otra ocasión, y sobre el cual, si es usted periodista, podría autoanalizarse si revisa en que punto de la escala ya mencionada se ubica en su cotidiana labor de periodista. Tomando en cuenta los valores que más frecuentemnte se presentan en su ejercicio profesional.

 

Estructura de Valores Básicos de Schwartz

 

 

Recomendamos las siguientes lecturas:

 

Sobre la objetividad en el periodismo:

La objetividad periodística: utopía y realidad

Sobre la escala de valores de Schwartz:

La Estructura de Valores de Schwartz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.