AMLO el Gandhi mexicano


  • Es un parteaguas en lo que era una política autoritaria del gobierno
  • Es parte de la transformación que queremos para el país, afirma
  • Aplicar la acción no-violenta, no-violencia activa o resistencia pacífica

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

por Miguel Angel Cristiani, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Ahora que ha sido severamente cuestionada su política en materia de seguridad pública, entre otros asuntos por el fallido operativo para detener al hijo del Chapo Guzmán en Culiacán, aunado a las declaraciones que han hecho generales del ejército mexicano por no estar de acuerdo, habría que ponerse a analizar más en detalle, que aunque no lo haya reconocido públicamente, el presidente Andrés Manuel López Obrador es un admirador de Mahadma Gandhi el líder hindú predicador de la no violencia.

Porque en repetidas ocasiones, cuando se le ha cuestionado en las conferencias mañanera porqué se han permitido lo que se puede considerar como abusos por parte de distintos grupos, a lo que se podría haber controlado mediante el uso de las fuerzas armadas, no ha ocurrido y en cambio se les ha enviado un mensaje de paz.

El mismo mensaje ha sido con los encapuchados que se infiltraron en la marcha de Ayotzinapa y causaron destrozos en negocios y empresas a lo largo de la avenida Reforma, igual que cuando maestros de la Coordinadora han bloqueado avenidas y vías de comunicación y muchos otros grupos más.

La respuesta polémica que dio el presidente de la república, -que también fue muy criticada- es que había que acusarlos con sus mamás y hasta con las abuelitas, para que ya se portaran bien.

Entonces habría que recordar en que consiste la llamada resistencia-pacífica que en su momento puso en práctica Gandhi: la resistencia no-violenta, desobediencia no-violenta, acción no-violenta, no-violencia activa o resistencia pacífica, es una táctica de protesta relacionada a la desobediencia civil, que propugna el logro de un cambio político, social y cultural sin necesidad del empleo de la violencia.

Habría que poner más atención a las respuestas que acostumbra dar el presidente López Obrador cuando se le cuestiona en las conferencias de prensa mañaneras, cuando se trata de utilizar la fuerza del estado para enfrentar a quienes han incurrido en actos delincuenciales.

Esto fue lo que dijo el presidente López Obrador: “Son asuntos muy serios que requieren responsabilidad y no se puede, por el amarillismo, poner en tela de juicio una acción tan importante, que es un parteaguas en lo que era una política autoritaria, que nunca fue cuestionada por los medios -con honrosas excepciones-, que fue aplaudida por los medios. Una política que desató la violencia en México, porque se declaró una guerra y causó miles de muertos, y convirtió a México en un cementerio.

Eso era lo de antes a este parteaguas, que significa exactamente lo opuesto: el ya no apostar a la violencia, el no apostar al exterminio, el no apostar a destruir a los llamados riesgos colaterales, afectar a la población civil.

Entonces, ya es tiempo también -incluso, aún con este diálogo tan importante, esta polémica- a pensar en el interés general y a una ética que debe de existir en el manejo de la información, que es fundamental, pero no impuesta, los medios se deben de regular con los medios y en este caso tiene que ser la sociedad, tienen que ser los ciudadanos.

Por eso esta información es importante, porque ya basta de amarillismo, de espectacularidad y de querer poner siempre… eso era cuando las autoridades no tenían -reitero- cuando no había autoridad moral, que eran corruptos, entonces los sentaban en la silla de los acusados. No, ya no, ya no es así.

Hacer la reflexión entre todos y analizar lo que está sucediendo. Antes del golpe militar, antes de que se asesinara al presidente Madero y al vicepresidente José María Pino Suárez, se creó un ambiente. Nunca la prensa, después de haber sido una prensa sometida, abyecta, rastrera, durante el porfiriato, al triunfo del movimiento maderista se desatan en contra de Madero, todos, todos, todos, en general, de ahí viene lo de la prensa fifí.

De ahí surgió una frase fuertísima que la voy a decir, la voy a decir, porque todo esto ayuda, o sea, esto es parte de la transformación que queremos para el país y hay que aprender de la maestra de la vida que es la historia, eso decía Cicerón.

¿Saben qué llegó a decir Gustavo Madero? Dice: ‘Le muerden la mano a quien les quitó el bozal’. Eso no se lo perdonaron, nunca. Por eso se ensañaron en él, primero en Gustavo Madero y luego en su hermano. Yo no quiero que nunca jamás vuelva a suceder eso. Esa es de las historias más vergonzosas del periodismo y de la política en México.

Entonces, vamos viendo y cada quien asuma su responsabilidad, pero nada de que nada más va a haber mensaje en un sentido. No, afortunadamente -aun cuando entre nosotros podamos apasionarnos- ahora los ciudadanos gozan de una gran sensatez y serenidad.”

Contáctanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

En Twitter: @bitacoraveracru

Página web: http://bitacorapolitica.com

Blog: http://miguelangelcristiani.wix.com/news-blog-es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.