El Palacio de Cristal


  • •El subsuelo de la vida
    •Y el sótano…

por Luis Velázquez

Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

EMBARCADERO: El libro “Apuntes del suelo”, de Fiódor Dostoivesky, se lee, como dicen los estudiantes de la facultad de Letras, “de una sentada”… Son apenas unas 170 páginas y si se inicia en la mañana hacia la tarde/noche ya está leído y saboreado… Y saboreado porque describe la vida del ser humano y que el gran escritor ruso ubica en tres niveles… Se vive, dice, en un Palacio de Cristal, en el Subsuelo y en el Sótano

Y todo depende, oh sermón cristiano de la República Amorosa, de las ideas, valores y principios que cada ser humano absorbe desde la infancia, incluso desde el vientre materno, hasta un minuto antes de morir si es que, digamos, tuviera una muerte normal…

ROMPEOLAS: Una persona vive en el Palacio de Cristal cuando su vida está expuesta a la vista de todos y todos la miran y admiran por la firmeza de sus principios… Y se vive en el Sótano, cuando la persona está refundida sin salir a la calle ni asomarse a la ventana, casi casi ignorada, mejor dicho, olvidada por todos… Y más, cuando como en el caso, se trata de una actitud cien por ciento personal cuando la mujer o el hombre deciden aislarse por ellos mismos…

ASTILLEROS: Y se vive en el Subsuelo como el topo, el animalito simbólico de Carlos Marx, que de vez en vez asoma a la superficie de la tierra y huele y siente y olfatea y si los vientos son favorables, entonces, sube y pajarea en la tierra… Y si los vientos son adversos, con todo el cálculo político y social se hunde de nuevo en la tierra y espera, paciente, con serenidad y cordura, el momento propicio… La vida, dice Dostoiesky, es así…

ESCOLLERAS: Hay, sin embargo, un sicólogo alemán, Víktor Frankl, quien expone su filosofía en el libro “El sentido de la vida” y más o menos coincide con el escritor ruso… Dice, por ejemplo, que la razón de vivir gira alrededor de tres ejes… El primero, un ser humano entrega lo mejor de sí mismo a una causa social, como por ejemplo, el servicio a los demás a través de la política… El segundo, una causa religiosa, como es la entrega total a Dios… Y el tercero, a una causa familiar, donde la familia es el principio y el final…

PLAZOLETA: Dostoievsky creía en Dios con una firmeza inalterable… Incluso, en varios de sus libros la figura divina es el vaso comunicante… Sin Dios, escribe, no hay vida ni sentido de la vida ni razón de ser… Desde luego, se abre a la pluralidad y asegura que Dios tiene un montón de nombres, pero más allá de la creencia religiosa siempre existe un Ser Superior… ¡Pobrecitos de Adolf Hitler, José Stalin, Benito Mussolini y Francisco Franco que llegaron a creerse dioses y terminaron sus vidas de la peor forma!… Incluso, luego de su derrota mundial, Hitler mató de un tiro a su esposa, recién casados, Eva Braun, y luego él se pegó otro…

PALMERAS: El chamán del pueblo dice que hay un trío de asuntos que nunca deben dirimirse porque, y por lo regular, las personas se pelean… Uno, la religión y Dios… Dos, la política… Y tres, el sexo… Pero se ha deseado referir a Dostoievsky y Víktor Frankl porque serviría a un lector ocupado y preocupado en rastrear un sentido a su vida, el único motor para levantarse cada mañana con mucha energía y enjundia…

Publicado en: https://www.blog.expediente.mx/nota/35484/portales-de-noticias-de-veracruz/el-palacio-de-cristal

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .