CosmoVisión…AMLO: lucha social


por Raúl López Gómez

“Aquel día vi a Andrés Manuel López Obrador, encabezando una gran marcha a pie de Tabasco hacia la capital del país, a su paso por Xalapa, al frente ante el gran contingente, aquel luchador social dejó huella en los movimientos de lucha social en este país, y que ahora son ejemplo de tenacidad, persistencia y resultados”, dice Carlos Manuel Aguirre Gutiérrez, ex rector de la Universidad Veracruzana.
Antes dice, tuve la oportunidad de estudiar una especialidad en Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, ahí pude ver a don Enrique González Pedrero, como uno de los más grandes pensadores de este país en la plenitud del Siglo XX, y maestro de muchas generaciones de políticos como el licenciado López Obrador.
Aunque el ex rector de la UV –dice– no creer en las ideologías, el contador Aguirre Gutiérrez, analiza a profundidad el efecto AMLO en su primer año de gobierno presidencial en este país, “muy difícil porque primero está limpiando la casa después del tiradero que le dejaron los del ciclo de noventa años en el poder.
Es importante lo que se está haciendo, limpiar la casa, para luego ya comenzar a trabajar en el arranque del segundo año del mandato, con una decisión valida y promisoria con el nombramiento del ingeniero Alfonso Romo al frente del gabinete de desarrollo económico, que da certidumbre y confianza para las nuevas y grandes inversiones que deben ser el detonante que todos esperan de aumento al ingreso per cápita, con empleo y por ende generar la restauración del tejido social dañado por los pasados gobiernos que se negaron a darle prioridad a la seguridad nacional.
En el nuevo mandato de un régimen progresista y humanista, que por primera vez en muchos siglos se presentan en el mundo de forma pacífica, se ve hacia los pobres, desposeídos, los ancianos y los jóvenes, con una fórmula que tiene sorprendido al mundo y principalmente a los personajes más poderosos del planeta que ya quieren ver en un foro mundial al “rock star” de la política del milagro mexicano, al que los líderes de las potencias, andan que se les queman las habas por estrechar su mano, mantener el dialogo y tomarse la foto con el presidente AMLO, que emplea mano suave y firme en un gobierno al que muchos miembros de su gabinete, les hace falta entender que deben dejar la comodidad de las oficinas, y entrarle en la intensidad de que requieren muchas horas de trabajo diario y giras de trabajo los fines de semana como lo hace el propio presidente.
Así, hay que esperar pronto resultados positivos a pesar de las resistencias y la incredulidad, pero también el egoísmo de quienes quisieran que siguiera “el modelo virreinal” de antes, con millones de vasallos serviles, esclavos y los cortesanos de siempre –dicho en la metáfora con todo respeto- pero en la realidad, eso se acabó con el modelo humanista que hace historia en México, afortunadamente y el respaldo electoral de más de treinta millones de mexicanos.
“Eso calienta”, a los que se cortan las venas y no quieren que se ayude a las grandes mayorías de millones de mexicanos pobres, que fueron víctimas de la injusticia social y que antes permanecieron estoicos y resistieron los abusos de poder y abusos de autoridad, corrupción y de impunidad, son los ricos y poderosos que muchos se hicieron al amparo del poder, incluyendo empresarios y de otros sectores, que de ser de las clases privilegiadas, ahora se resisten a vivir en una nueva realidad presupuestal republicana, ante la abundancia a la que tantos se acostumbraron.
Lo mismo, sucede en las universidades públicas, que operan como si fueran universidades privadas, y que están supuestamente pretendiendo evadir la transparencia y uso racional de los recursos públicos en aras de una “autonomía”, equivocada o mal entendida, y que fue diseñada para crecer en la calidad académica y en la matrícula de alumnos, y no para que se enriquezcan sus funcionarios y se muevan en la corrupción como si se tratara de las parcelas de poder del viejo régimen al que también se acostumbraron a servir con denuedo.
“Reconozco que en la época en que me tocó ser rector de la Universidad Veracruzana, trabajé en un gobierno estatal de hombres brillantes y honestos, como el gobernador Agustín Acosta Lagunes y el secretario general de gobierno, Ignacio Morales Lechuga, quien está al frente de una de las notarías de mayor prestigio en la ciudad de México, como un gran abogado ético y profesional comprometido con su país, con el altruismo, la salud, la lucha en contra de las adicciones, y sobre todo opina en las causas que reclaman un debate serio, que ofrece soluciones a las diversas problemáticas más urgentes, que se van a resolver con el trabajo de todos los mexicanos,
El contador Carlos Manuel Aguirre Gutiérrez, además reconoce, “Ignacio Morales Lechuga, tiene en su notaría a una de las mejores secretarias que he conocido, como lo es la señora Rosa María Hernández, que es ejemplo como mujer que trabajó en cuatro sexenios de los gobiernos estatales de Veracruz, en los tiempos de Fernando López Arias, Rafael Hernández Ochoa, Rafael Murillo Vidal y Agustín Acosta Lagunes, de los que más hicieron historia en el país. Así las cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .