Saltar al contenido.

LA TENTACIÓN DE REGULAR LAS REDES SOCIALES


por Ricardo Ravelo

por Ricardo Ravelo, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

La semana pasada, durante su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó su preocupación por la campaña de desinformación y golpeteo que “los conservadores” están llevando a cabo a través de las redes sociales en contra de su gobierno.

Ahí mismo, el titular del Sistema de Radio y Televisión del gobierno federal, Jenaro Villamil, dijo, tajante, que existe infodemia en las redes (información manipulada) que se difunde a través de granjas de bots que se echan a andar mediante pagos estratosféricos y cuyo objetivo es denostar al gobierno de la República.

Después de exponer todo el fenómeno nocivo que, dicen, se ha desatado en las redes mediante la difusión de fake news –lo que se ha convertido en una verdadera campaña de desinformación –el presidente López Obrador dijo que solicitaría a las plataformas de Facebook Twitter información respecto de quiénes compran y realizan campañas pagadas para golpear a su administración.

La tentación de saber el nombre de los usuarios y cuánto se está pagando taladró al presidente y también abrió el debate respecto a la posibilidad de regular el uso de las redes sociales, como se ha intentado en otros países, sin éxito hasta ahora.

Y es que la regulación de las redes –algo que muchos gobiernos autoritarios han pretendido realizar –conlleva la violación de la libertad de expresión, la libre divulgación de las ideas. En primer lugar habría que preguntarse cómo se regularía, qué contenidos pasarían por un filtro y cuáles no. En este ejercicio selectivo se corre el riesgo de suprimir todo contenido que, por diversas razones, afecten políticamente a los gobiernos. En suma, se trataría de atentar contra la libre expresión de las ideas.

El presidente se queja de que es golpeado a través de fuertes campañas de lo que él llama “desinformación”, pero lo cierto es que el gobierno también ha comprado sus granjas de bots  y las utiliza muy bien para hacer sus propias campañas de información o de golpeteo contra los comunicadores o ciudadanos en general que critican la falta de resultados del gobierno en materia económica y de seguridad pública.

Es muy notorio, por ejemplo, que cuando se hace una crítica en Twitter o en Facebook que no es agradable al poder de inmediato sobreviene el fustigamiento por parte de sus seguidores y fanáticos del presidente que, sin ideas, pero sí dotados de saña y ánimo malsano, descalifican toda crítica y hacen pedazos a los autores de la misma.

Este fenómeno –del que ahora se queja el presidente –lo echó a funcionar el gobierno federal tan pronto López Obrador se acomodó en el poder presidencial. Y fue denunciado por diversos comunicadores, principalmente los que son considerados proclives a la derecha o al conservadurismo y que en el pasado fueron ampliamente beneficiados con la publicidad oficial.

Ellos se quejaron de que toda crítica contra el presidente desataba verdaderas campañas de odio, presuntamente orquestadas a través de las redes de bots del gobierno, con el ánimo de descalificar tanto las críticas como a los responsables de las mismas.

Ahora el tema es si, debido a este enojo o incomodidad presidencial, el tema de la regulación se llevará a Congreso con el fin de parar a las redes. Ganas no faltan, pero esto traería serias consecuencias, sería un acto contradictorio. El presidente ha dicho que es el principal defensor de la libertad de expresión, pero por otra parte le incomoda la crítica periodística, le molesta que lo cuestionen y señalen sus errores, sus fallas que, por cierto, son muchas y reiteradas, como se ha visto en este año y medio de gobierno.

El coordinador de Morena en la Cámara de Senadores, Ricardo Monreal, fue sensato –hasta ahora, pues puede cambiar de opinión si el presidente se lo ordena –al afirmar que no van a legislar para regular a las redes sociales.

Sostuvo que es un ejercicio de libertades que en mucho favorece a la sociedad, es una forma de mantener ciertos equilibrios entre ciudadanos y en el poder político, de tal suerte que limitarlo sería contraproducente para la democracia en México.

Y es que la aparición de las diversas plataformas que conforman las llamadas redes sociales vinieron para abrir un espacio a la crítica social, darle voz al oprimido, al que sufre una injusticia, al que está enfrentando un abuso de autoridad o simplemente se ve afectado en sus derechos humanos. También es un espacio de opinión para el poder político, la clase empresarial y todos los sectores que tienen algo que comunicar de forma abierta y efectiva.

Antes, cualquier autoridad cometía agravios, mataba, insultaba y golpeaba a un ciudadano y nadie se daba cuenta. El silencio era el peor enemigo de la legalidad, acallada la denuncia, el hecho delictivo se mantenía impune. Hoy eso ha cambiado. La comunicación es un ejercicio abierto y depende un acto volitivo, no requiere permiso de nadie, aunque si es verdad que debe hacerse en forma responsable para no convertir el espacio de las redes sociales en un campo de batalla,  linchamiento y vandalismo.

Actualmente, la sociedad cuenta con un instrumento que le permite, en tiempo real, denunciar un hecho delictivo, alertar a la autoridad sobre un exceso de poder en el que incurre una autoridad o bien hacer público los actos de corrupción en cualquier instancia. Cuántos casos no se han denunciado y atendido a tiempo debido a esa tribuna maravillosa llamada redes sociales.

Sería un verdadero crimen a la libertad de expresión que el presidente López Obrador, por el puro afán de no ser criticado, regule y limite ese espacio de expresión que, en mucho, contribuye a la construcción de eso que llaman democracia.

También contribuye  en favor de la justicia y en contra de la impunidad, mal éste último que está tan arraigado en México como la enfermedad más perniciosa que taladra la salud oficial y trastoca el ejercicio de gobernar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Traducir

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: