ÍNDICE…CUANDO PERDIÓ EL PRI.


+ Patrocinio le puso el primer clavo….

+ Los últimos gobiernos tricolor…

+ Mediocridad y complicidad de dirigentes…

+ Gleason, Nazar y Zuarth los enterradores…

                        por Ruperto Portela Alvarado.

Por Ruperto Portela Alvarado, egresado de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

                        UNA HISTORIA DE CORRUPCIÓN…

Allá por los años de la década de los 80s, el escritor, periodista y analista político, GABRIEL SAID, escribió un artículo premonitorio que tituló: “Cuando Perdió el PRI”. Ya desde entonces se veía trastabillar a la máquina electoral del Revolucionario Institucional que llegó 20 años más tarde, de manera contundente.

         Los años de luz del partido que fundó PLUTARCO ELÍAS CALLES, al que le cambió el nombre MIGUEL ALEMÁN VALDEZ y reformó LÁZARO CÁRDENAS DEL RÍO, fue por más de 70 años omnipresente y omnipotente, pues con solo las siglas del tricolor los candidatos ganaban. Fue cuando se crearon las figuras electorales de “carro completo”, pero también las infamantes del “ratón loco”“operación tamal” y las “urnas embarazadas” que le daban votos al partido casi único.

         No hay que olvidar que el Gobierno Federal y sus similares Estatales, eran “juez y parte” en las elecciones cuando desde las respectivas Secretaría de Gobernación y Secretaría de Gobierno, organizaban las elecciones a través de una Comisión Federal Electoral y luego calificadas por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y Legislaturas Estatales que se erigían en “Comisiones Electorales” de mayoría priista.

         En Chiapas, quien le puso el primer clavo al ataúd del PRI fue el entonces Gobernador (1988-93), JOSÉ PATROCINIO GONZÁLEZ BLANCO GARRIDO, al retirarle todo el apoyo y poder al partido, a sus pilares del sector campesino, popular y obrero (CNC, CNOP, CTM), así como a sus dirigentes que estuvieron plagados a su autoridad y “nadie por encima de él”

         No hay que olvidar  al Presidente ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN (1994-2000) quien le dio la puntilla al Revolucionario Institucional con su “sana distancia” y luego con la entrega de la presidencia a las huestes del PAN y su candidato VICENTE FOX QUESADA en las elecciones del año 2000. En Chiapas a una mezcolanza de partidos que impulsó la candidatura de PABLO SALAZAR MENDIGUCHÍA.

El asesinato del PRI vino desde sus propias entrañas, de sus gobernantes y dirigentes como también por la ejecución de LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA, candidato presidencial y FRANCISCO RUIZ MASSIEU, Secretario General del PRI, los días 23 de marzo y 27 de noviembre de 1994. De esos crímenes devino el desmoronamiento del todo poderoso Partido Revolucionario Institucional.   

Chiapas no estuvo exento de todos estos actos funestos que llevaron a la caída del PRI que había vaticinado con anticipación GABRIEL SAID. En 1994, año de la irrupción del EZLN el 1 de enero y al triunfo de EDUARDO ROBLEDO RINCÓN a la gubernatura, el Presidente ERNESTO ZEDILLO lo presiona para que pida licencia al cargo, al igual que a ROBERTO MADRAZO PINTADO en Tabasco. ROBLEDO lo hace el 14 de febrero de 1995, en tanto que el tabasqueño se niega a cumplirle el capricho al Presidente y entra en una confrontación directa con el Ejecutivo Federal.

Para las elecciones del año 2000, el PRI era una sombra de lo que había sido en los años 70s, 80s e inclusive en la década de los 90s cuando gana sospechosamente CARLOS SALINAS DE GORTARI, asesinan a LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA y ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN lo reemplaza en la candidatura y es el Presidente para el período 1994-2000, y quien sacrifica la candidatura presidencial de FRANCISCO LABASTIDA OCHOA y vende al PRI.

                            PRI, NUNCA MÁS GOBIERNO…  

ROBERTO ARMANDO ALBORES GUILLÉN es el último Gobernador de Chiapas con las siglas del PRI y PABLO ABNER SALAZAR MENDIGUCHÍA el primero no priísta que inicia la traición al partido, se erige candidato y Gobernador con una amalgama de siglas partidistas que lo lleva a postular a otro priísta desertor como lo fue JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO. Desde entonces, de aquel lejano año 2000, el Revolucionario Institucional nunca más ha vuelto a ser gobierno.

ALBORES GUILLÉN fue Gobernador Interino del interino, JULIO CÉSAR RUIZ FERRO quien había sustituido a EDUARDO ROBLEDO RINCÓN durante el período 1994-2000. Luego llegaron los ex priístas, PABLO SALAZAR y JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO quienes se aliaron con el PRD, PAN, PT y Verde Ecologista para sus fines de poder. Hay que recalcar que MANUEL VELASCO COELLO ganó la gubernatura con las siglas del PVEM en alianza y estructura política  del PRI, sin que “Cártel de la Cuija Verde” le haya dado espacios en la administración y que, para recalcar su traición, en la elección del 2018 operó para los candidatos de Morena.

También se deben recalcar los hechos de que los últimos tres dirigentes del PRI se han hincado ante los gobernadores en turno como lo hizo el “Diablito” ROBERTO ALBORES GLEASON frente a JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO y MANUEL VELASCO COELLO; al igual que “El Talibán” JULIÁN NAZAR MORALES se plegó a los caprichos de “La Cuija Verde” de quien inclusive fue parte del gabinete como Secretario del Campo.

ALBORES GLEASON estuvo nueve años al frente del PRI (2009-2018), exhibiendo una pasividad y desprecio por las bases militantes y a las órdenes del Gobernador MANUEL VELASCO COELLO como lo estuvo en su momento y en una condición indigna, el nefasto “Talibán” JULIÁN NAZAR MORALES, quien operó las elecciones del 2018 en contra de sus mismos candidatos. De la rapiña que ejercieron estos dos dirigentes priístas a su favor, familiares y cómplices, ya comentaré posteriormente.

Cierra el triángulo de inutilidad, rapiña y beneficio personal, el imberbe dirigente, RUBÉN ANTONIO ZUARTH ESQUINCA, quien en solo unos meses y una elección (2021), demostró su ambición y falta de capacidad para dirigir los restos que quedan del Partido Revolucionario Institucional. Lo dije desde su ascensión al cargo, que este sujeto no tenía la capacidad de dirigencia, que solo venía a aprovecharse de las prerrogativas y un cargo plurinominal, sin hacer campaña.

Entre “El Diablito” ALBORES GLEASON, “El Talibán” JULIÁN NAZAR MORALES y el “Imberbe” carga maletas, RUBÉN ANTONIO ZUARTH ESQUINCA, le pusieron los últimos clavos al ataúd del PRI y lo cargaron hacia su tumba. Ahí quedan los rastros de un partido que fue luz y hoy ya no es ni la sombra de lo que antes fue…

Se acabó el mecate… Y ES TODO…

Para comentarios, quejas y mentadas: rupertoportela@gmail.com

Celular: 961 18 8 99 45.

MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS. A. C.

QUEDAN INVITADOS AL SEPELIO DEL PRI…

COMENTA Y COMPARTE MI COLUMNA ÍNDICE…