Í N D I C E . . .México, el país más peligroso para ejercer el periodismo


+ Una historia de miedo, terror y muerte…

+ El recuento de periodistas asesinados…

        + Los focos rojos que no se apagan…

        + Inseguridad ciudadana permanente…

                        por Ruperto Portela Alvarado.

Ruperto Portela Alvarado es egresado de la Faculta de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

                        HOY UNO MÁS ASESINADO…

Con el asesinato de tres periodistas en la tercera semana de este mes de enero del naciente año 2022, se volvieron a encender los focos rojos –que nunca se han apagado—del riesgo latente en que estamos quienes ejercemos el periodismo en México. La indignación se hizo presente ante los arteros asesinatos de MARÍA DE LOURDES MALDONADO LÓPEZ (domingo 23-enero-2022) y MARGARITO MARTÍNEZ ESQUIVEL (lunes 17-enero-2022) en Tijuana, Baja California y JOSÉ LUIS GAMBOA ARENAS, encontrado desde el 10 de enero e identificado hasta el día domingo 16 en el Puerto de Veracruz.

         Hay que anotar en esta historia de miedo, terror y muerte, un asesinato más a las estadísticas sangrientas de periodistas aniquilados por las fuerzas obscuras de la oficialidad, los presuntos ofendidos por lo que se escribe o la delincuencia organizada que no da tregua a seguir matando a los informadores y trabajadores de los medios de comunicación, que para cerrar este mes de enero e inicio del año 2022, fue acribillado el periodista ROBERTO TOLEDO, reportero del portal “Monitor Michoacán” del municipio de Zitácuaro. Es el cuarto en lo que va de este mes que hoy termina.  

         Habría dicho hace unos meses el Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, ALEJANDRO ENCINAS RODRÍGUEZ que, en lo que va de este gobierno de la “cuarta transformación” y de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR se han contabilizado 52 asesinatos, cuando se hablaba de solo 28. Pero ellos llevan las estadísticas que dicen oficialmente, de esa media centena, en solo cinco casos se han dictado sentencias.

         Es un hecho que “no se mata la verdad matando periodistas”, pero se insiste en ello desde cualquier rincón de la oficialidad, los que se sienten ofendidos e inclusive la delincuencia organizada que utiliza los asesinatos para acallar las voces críticas como brazo ejecutor del gobierno o simplemente para provocar el miedo y la zozobra.

         En el grito permanente estuvimos la tarde-noche del 28 de octubre-2021, cuando a las puertas de su domicilio de la gélida ciudad de San Cristóbal de las Casas, un sicario privó la vida del amigo y compañero FREDY LÓPEZ ARÉVALO que a dos meses del fatal suceso, la Fiscalía General de Justicia del Estado de Chiapas optó por cerrar el caso aduciendo que el asesino material había sido uno de los dos jóvenes ultimados y encontrados encajuelados en el municipio de Frontera Comalapa. Algo que no se cree o queda bajo sospecha.

         Antes, MARIO LEONEL GÓMEZ SÁNCHEZ, corresponsal del periódico “El Heraldo de Chiapas”, fue asesinado a balazos  afuera de su domicilio ubicado en el barrio San Martín del municipio de Yajalón el 21 de septiembre de 2018. Para calmar los ánimos de los indignados periodistas, la Fiscalía dio a conocer la detención de cuatro presuntos implicados en el asesinato: “Juan Pablo N”“Oscar Leiver N”“Juan David N” y “Kener Antonio N”. Pero no hay una conclusión clara de las investigaciones.

         Las agresiones y asesinatos no solo son a periodistas, sino también a activistas sociales y defensores de los derechos humanos como sucedió el jueves 03 de enero de 2019 en Arriaga, Chiapas, donde a unos metros de su domicilio fue ultimado a balazos, SINAR CORZO ESQUINCA, quien encabezaba y formaba parte del “Comité Ciudadano de Defensa de los Derechos Humanos Coloso de Piedra” y se dedicaba activamente a defender los derechos humanos de las comunidades indígenas del Estado. Se supone que hay un detenido por el homicidio, pero no hay claridad en el caso y menos confianza en la Fiscalía.

                   EL CONCEPTO DE LOS DERECHOS HUMANOS…

Como los derechos humanos, la libertad del ser humano y libertad de expresión son solo conceptos que se conciben y protegen de manera exclusiva por el individuo y que están siempre expuestas a su violación por las autoridades autoritarias que no entienden la dimensión de su fundamento natural y legal.

         En México es recurrente la violación a los derechos humanos como también a la libertad del individuo y la libertad de expresión que incluye la libertad de prensa de los ciudadanos, los medios de comunicación y periodistas. Por eso fueron creadas diversas entidades oficiales para la defensa de los derechos humanos y otras a la libre expresión, que al final de cuentas no han servido para nada. Las agresiones y los asesinatos de periodistas persisten.

         En México, estos días se remontan a los tiempos de BENITO JUÁREZ GARCÍA, quien legisló para que los mexicanos se expresen libremente, como también lo consagró la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917. Posteriormente este derecho se vio reprimido durante la época del porfiriato. Aunque, cuando se restringía este derecho, muchos periodistas desde su trinchera lucharon por manifestar sus opiniones, tal es el caso de la tulancinguense MARÍA LUISA ROSS LANDA, quien fue la primera reportera mexicana que se hizo periodista justamente en el periodo revolucionario. Igual la lucha revolucionaria de los hermanos FLORES MAGÓN, en especial RICARDO, el héroe civil por antonomasia; aunque la historia de periodistas defensores de la revolución mexicana y la libertad de expresión es extensa.

La lucha por la libertad de expresión nos corresponde a todos, ya que es la lucha por la libertad de expresar nuestro propio pensamiento e individualismo. Respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos; es respetar nuestra propia libertad de palabra. La libre manifestación de las ideas está consagrada en los artículos 6º y 7º de  nuestra Carta Magna.

La Libertad de Expresión es un derecho fundamental, según establece el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión. Este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

                   LOS DATOS ROJOS DEL PERIODISMO…

 Ahora, en pleno siglo XXI, la Libertad de Expresión ha sido atacada ferozmente por los gobiernos que cada día son más ineptos y corruptos. Los asesinatos de periodistas se han incrementado como el caso del Estado de Veracruz, donde fueron ultimados durante el gobierno de JAVIER DUARTE DE OCHOA más de 20, a los que se suman los desaparecidos y desterrados en México y otras entidades de la República.

Las estadísticas son variadas: 93 periodistas asesinados del 2000 al 2016 que aumentaron sustancialmente en los siguientes cinco años; 20 periodistas asesinados durante el sexenio de ENRIQUE PEÑA NIETO que debió terminar en 4623 desaparecidos del 2003 a febrero del 2016 y 397 agresiones a periodistas solo en el 2015 que se incrementaron considerablemente hasta el año 2021, que no tengo en mis registros, pero que habré de incluirlos en este sangriento recuento.

Estos datos nos dicen de la gravedad del asunto que conlleva muchas vertientes, entre ellas las relaciones perversas entre gobierno-periodistas y medios de comunicación, las amenazas sutiles y sistemáticas para acallar las voces críticas o las más aberrantes de: “encierro, destierro o entierro”, como ha sucedido muchas veces.

Por todo eso exigimos un ¡Ya Basta! y que cese todo tipo de agresión a los periodistas y medios de comunicación a nivel nacional y local.

                   CHIAPAS EN EL CONCIERTO FUNESTO…

Es cierto que en Chiapas, los últimos gobiernos no habían tenido que lamentar el asesinato de periodistas como en el período 1988-94 en que fueron asesinados ROBERTO ANTONIO MANCILLA HERRERA (2 de febrero de 1992); ALFREDO CÓRDOVA SOLÓRZANO (06 de junio de 1990) y JOSÉ HUMBERTO GALLEGOS SOBRINO  el 8 de abril de 1989. Pero sí tenemos que consignar las persecuciones por venganza y rencillas particulares que ejerció el Gobernador PABLO ABNER SALAZAR MENDIGUCHÍA a periodistas y columnistas como ÁNGEL MARIO SHERATTO FLORES, MIGUEL GONZÁLEZ ALONSO y el director del diario “Cuarto Poder”, CONRADO DE LA CRUZ –y sus familiares– por cierto, ya los tres fallecidos.

Anotemos en esta lista el asesinato de MARIO LEONEL GÓMEZ SÁNCHEZ el 21 de septiembre de 2018 en Yajalón durante el gobierno de MANUEL VELASCO COELLO; el de SINAR CORZO ESQUINCA el 03 de enero de 2019 en Arriaga y el de FREDY LÓPEZ ARÉVALO el 28 de octubre de 2021 en San Cristóbal de las Casas, en este gobierno de RUTILIO CRUZ ESCANDÓN CADENAS. Quizá algún otro suceso funesto habrá sucedido en Chiapas que a causa de mi memoria se me haya olvidado.   

Es por ello que el ¡YA BASTA! tiene que oírse desde muchas tribunas y obligados los gobiernos, federal y estatal de escuchar con atención, atender el problema de seguridad ciudadana, reconciliarse con los periodistas y medios de comunicación para ya no perseguir, instigar o asesinarlos. Porque bien se dice que “el respeto a la Libertad de Expresión fomenta la paz”; ya que: “matar a un periodista confirma que no hay libertad de expresión; que se cancela el derecho de cada mexicano a saber qué pasa en nuestro país” y que “no se mata la verdad, matando periodistas”.  “No más mensajes de condena; exigimos resultados”…

¡NO SE MATA LA VERDAD, MATANDO PERIODISTAS!.

+ No hay democracia sin libertad de expresión…

+ No al silencio ni a las lamentaciones; resultados…

“Matar a un periodista confirma que no hay libertad de expresión; que se cancela el derecho de cada mexicano a saber qué pasa en nuestro país y entorno”, nos dice el sitio de información “Animal Político”, quien nos exhorta a “no más mensajes de condena” sino a “exigir resultados”.

Esta es la reacción nacional de las organizaciones periodísticas y asociaciones como “Artículo 19” que se han pronunciado por la protección de la vulnerabilidad de los periodistas y los seis asesinatos que se habrian suscitado en los tres últimos meses de 2017: CECILIO PINEDA BRITO, director de la “Voz de la Tierra Caliente” y corresponsal del diario El Universal, asesinado en Ciudad Altamirano, Guerrero, el jueves 2 de marzo.

MIROSLAVA BREACH VELDUCEA, corresponsal del diario La Jornada en Chihuahua y reportera de “Norte Digital de Ciudad Juárez”, fue victimada el jueves 23 de marzo; RICARDO MONLUÍ CABRERA, periodista veracruzano, director del portal “El Político” y editor de la columna “Crisol” del Sol de Córdoba, lo asesinaron el domingo 19 de marzo en un restaurante de la población de Yanga en la carretera Tinajas-Córdoba.

El viernes 14 de abril-2017 en Baja California Sur, fue ultimado el reportero de la nota policiaca del  Colectivo Pericú, MAXIMINO “Max” RODRÍGUEZ PALACIOS y el sábado 29 de este mismo mes de abril, le tocó morir a manos de sicarios, al periodista y locutor, FILIBERTO ÁLVAREZ LANDEROS, conductor del programa “Poemas y Cantares”, colaborador en la Señal de Jojutla, del municipio de Tlaquitengo, al sur del Estado de Morelos.

Pero, “la gota que derramó la bilis” fue el asesinato del corresponsal de La Jornada, director y propietario del semanario “Río Doce” JAVIER VALDEZ CADENAS, ultimado en su natal Culiacán, Sinaloa, el lunes 15 de mayo de 2017. Se anota en la bitácora de periodistas asesinados el atentado a la subdirectora del periódico “El Costeño de Jalisco”, SONIA CÓRDOVA que fue atendida en un hospital de Guadalajara y su hijo JONATHAN RODRÍGUEZ CÓRDOVA que murió momentos después del hecho violento en sus contra. 

Ante estas afrentas e inseguridad para ejercer el periodismo en México, diversos colectivos, asociaciones nacionales y estatales se han manifestado exigiendo ¡RESULTADOS!, no más impunidad en estos casos que del año 2000 al 15 de mayo de 2017, suman 105 profesionales de medios de comunicación asesinados en México, y al grito de “no se mata la verdad, matando periodistas”, se exige a las autoridades resultados y ¡NO MÁS IMPUNIDAD!.

Refiero estos datos hasta el año de 2017, pero hay que sumar los asesinatos y agresiones a periodistas en los años subsecuentes del gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO y los tres años que van de ANDRÉS LÓPEZ OBRADOR que algunos dicen que son 28, pero las estadísticas llevan a pensar que estamos en los 53 periodistas asesinados en este período de la “cuarta transformación”.

La cosa no es menor como lo consignan las instituciones defensoras de los derechos humanos, de los medios de comunicación, de periodistas y la libertad de expresión, antes mencionadas, ya que entre los años 2000 y 2014 fueron asesinados en México 79 periodistas23 durante la gestión de VICENTE FOX QUESADA; 47 en el gobierno de FELIPE CALDERÓN HINOJOSA y 7 en lo que iba la administración de ENRIQUE PEÑA NIETO que a medio sexenio eran 32, terminando en 43.

Por su parte, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Contra Periodistas y Libertad de Expresión, de julio de 2010 a agosto de 2014, inició 211 indagatorias  por amenazas109 por abuso de autoridadreportando 23 periodistas desaparecidos, que ha tres años (2017) y cinco más (2021) de distancia se han incrementado peligrosa y considerablemente, que luego habré de incluir en estas estadísticas.

Del año 2000 a la fecha (2017), los años más violentos para los periodistas fueron: 2006 y 2008 con 10 asesinatos en cada uno2010 y 2016, once por año, que han sido los más fatídicos. Pero no se pueden excluir de las estadísticas fatales, el 2009 con nueve victimados2011, ocho2012, siete al igual que el 2015. En el 2014 fueron asesinados cinco periodistas y en tres meses de 2017  (marzo, tresabril, dos y mayo, uno) se han perpetrado seis asesinatos, ya mencionados en líneas arriba y un atentado en que murió el hijo de una periodista.

El recuento es cruel, pero hay que señalarlos porque es sangre y vidas que se ha vertido y sacrificado, mientras que las autoridades y dependencias encargadas de la seguridad de los ciudadanos se hacen los omisos en un “valemadrismo” que incita a que se sigan   matando periodistas. Y eso ¡YA BASTA!.

            PELIGROSO EJERCER EL PERIODISMO EN MÉXICO…

Si bien el dicho: “México es el país más peligroso para ejercer el periodismo”, una de las entidades de la república que se distinguió por la persecución y asesinato de periodista fue Veracruz, donde los gobiernos de FIDEL HERRERA BELTRÁN (2004-2010) y JAVIER DUARTE DE OCHOA (2011-2016) se caracterizaron por sus “carnicerías y la permisibilidad a la delincuencia organizada”.

Por eso ya lo he dicho antes: “El riesgo de vivir ya es bastante porque solo vivo se tiene la posibilidad de morir en cualquier momento. Pero hay que ver por donde entra la muerte y a qué horas, porque dice MANÚ DOBENIER que “Los Periodistas Mueren de Noche” y yo estoy seguro que puede ser a cualquier hora. Las estadísticas así lo confirman y hoy ser periodista es estar en el filo de la navaja”.

Eso lo confirman las instancias defensoras de los medios de comunicación, de periodistas y libertad de expresión como “Reporteros Sin Fronteras”“Sociedad Interamericana de Prensa”“Articulo 19” e inclusive “Amnistía Internacional”, porque cada vez hay más amenazas, atentados, levantones y asesinatos de periodistas en México; más que en AfganistánMedio OrientePakistán e Irak que están en guerra permanente.

         Viene a la mente otra vez el tema por la desaparición y asesinato del periodista veracruzano (Medellín de Bravo, en la comunidad de El Tejar), JOSÉ MOISÉS SÁNCHEZ CEREZO, quien fue sacado de su casa por un comando armado la mañana del 2 de enero (2015),  En esas mismas fechas fue asesinada en Nayarit la periodista y corresponsal de Televisa YASMÍN MARTÍNEZ, junto con su esposo. De este acontecimiento la empresa televisiva no hizo mucho caso, pues “una soldadera del periodismo” no es más que una baratija entre miles que tiene distribuidas en todo el país y el mundo. 

          Como dije antes, el Estado de Veracruz está considerado “el más peligroso para ejercer el periodismo”, donde ha habido 20 asesinatos de periodistas durante la administración de JAVIER DUARTE DE OCHOA y ahora uno en cinco meses del gobierno de MIGUEL ÁNGEL YUNES LINARES. De ninguna manera se está considerando el último año de esta administración y los tres que lleva el inútil y nefasto gobierno de CUITLÁHUAC GARCÍA JIMÉNEZ.  

         En  Veracruz llamó alarmantemente la atención el asesinato de mi amiga y compañera REGINA MERCEDES MARTÍNEZ PÉREZ, el 28 de abril de 2012 en su domicilio de la ciudad de Xalapa. El gobierno de DUARTE pretendió tergiversar el asunto descalificando a la periodista relacionándola con una extorsión a quien fue su victimario, JORGE ANTONIO HERNÁNDEZ SILVA y hasta inventó el móvil de su asesinato por motivos de un amasiato.  Para eso son viles y demoníacos.

         Otras estadísticas fatídicas para los periodistas de Veracruz es la de 4 desaparecidos20 asesinatos22 exiliados o auto exiliados, siendo la mayoría de línea crítica, entre los que tenemos que sumar a REGINA MERCEDES MARTÍNEZ PÉREZ (Proceso); JOSÉ MOISÉS SÁNCHEZ CERESO (Semanario La Unión de Medellín); GREGORIO JIMÉNEZ DE LA CRUZ (locutor y columnista en Las Choapas); HUGO BARRAZA de 73 años de quien se me escapa su lugar laboral; ROBERTO MARCOS GARCÍA, reportero de la revista semanal “Testimonio”, asesinado en la Matosa, municipio de Alvarado.

         LUIS DANIEL MÉNDEZ HERNÁNDEZ, (periodista de Radiorama, “La Poderosa”) en Huayacocotla; NOEL LÓPEZ OLGUIN, hallado muerto después de su desaparición el 8 de mayo de 2011 en Acayucan. Era colaborador de los semanarios: “Horizonte” y “Noticias de Acayucan” y el diario “La Verdad”. Alarmó el asesinato de MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ VELASCO “Milo Vela”, subdirector del diario “Notiver”, su esposa AGUSTINA SOLANA y su hijo el foto reportero, MISAEL LÓPEZ SOLANA el 20 de julio de 2011, al igual que YOLANDA ORDAZ, reportera de nota policiaca del mismo diario, asesinada el 27 de julio de ese mismo año.

         Fue el caso de los asesinados, GABRIEL HUGE CÓRDOVA, GUILLERMO LUNA VARELA y ESTEBAN RODRÍGUEZ. Los dos primeros, reporteros de “Fotografía Veracruz News” en tanto que el tercero fue fotógrafo de “Diario AZ” que cubría notas policiacas para TV-Azteca Veracruz. Hay que anotar en esta lista negra a VÍCTOR MANUEL BÁEZ CHINO, asesinado el 14 de junio de 2012. Era editor de la sección policiaca de “Milenio El Portal de Veracruz” del Grupo Milenio y a ARMANDO SALDAÑA MORALES, JUAN MENDOZA, RUBÉN ESPINOSA, JUAN HERIBERTO SÁNTOS, más los que en estos momentos de indignación se me olvidan o los que faltan de inscribir en el recuento de daños de estos últimos años.

         Queda para la historia sangrienta de México los periodistas asesinados en los últimos sexenio y las 111 mil 427 víctimas de la violencia generada por la delincuencia organizada en los tres años y meses que lleva el gobierno de la “cuarta transformación” de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, sin excluir los asesinatos dolosos que sumaron los gobiernos de FELIPE CALDERÓN HINOJOSA que inició la guerra contra los cárteles delincuenciales; ENRIQUE PEÑA NIETO y el actual de los “inmaculados” que encabeza un “Mesías” que vive en Palacio Nacional y se cree “Rey Olmeca”…

Se acabó el mecate… Y ES TODO…

Para comentarios, quejas y mentada: rupertoportela@gmail.com

Celular: 961 18 8 99 45.

MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.