Crónicas de la antigua Facultad de Periodismo


por Alfonso Mora Chama

Por Alfonso Mora Chama, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

(Nota del Editor: Cronicas de historia de la antigua Facultad de Periodismo son tomadas de sendos artículos del colega, Alfonso Mora Chama, egresado de la FACICO UV, publicadas en el periódico Abriendo Brecha, en recientes años)

Cumplimos, Gonzalo

*Vamos a narrar otra parte de la historia de la Facultad de Periodismo, estamos en ella…

*Fundamos el equipo de futbol y atletismo, fuimos de la Mesa Directiva con Gonzalo…

*Leyendas de futbol de Teocelo y Coatepec, en Semana Santa en el Magueyal…

“Canción del trío Los Panchos, dedicada a Coatepec: “Basura me volví”

–          Primera de dos partes –

   Mencionamos el escrito enviado por Gonzalo López Barradas, egresado de la Facultad de Periodismo, Presidente de la mesa directiva y animador en los proyectos que logramos cumplir… he aquí:

Chino

Por si se te ha olvidado, la FACICO (antes Facultad de Periodismo) está cumpliendo 68 años de su fundación. Te lo digo porque tú tienes el medio y los recuerdos de nuestra generación que fue la mejor porque en cierta forma y manera dimos el cambio a una estructura estudiantil que estaba amorfa con puros estudiantes que eran, o profesores de primaria o empleados y nosotros fuimos los primeros que tuvimos que presentar examen de admisión. Nuestros logros: hacer intercambios con otras facultades de la UV, participaciones culturales, deportivas (formamos el equipo de futbol, competíamos en atletismo); apoyamos a los compañeros de la ciudad de México en la lucha del 68 e invitamos a estudiantes de la Escuela Carlos Septién García y… muchas otras cosas. No sé en dónde andarán Albino Moctezuma, los Rodolfo, Poblete y Casanova, Vicenta Castañeda, Flora Camacho, Edelmira García, Lechuga, (Becerra, ya murió, lo mismo Praxedis, que seguramente están echando desmadre con san Pedro). Lánzate, amigo chino con una de esas crónicas que te salen tan bien.  

   Muy cierto Gonzalo, en este corto mensaje en donde me dejas la chamba de comentar lo que para un servidor, es parte fundamental de ser egresado de esta Facultad y orgullosamente lo expreso, aunque existen locos y pendejos que comentan entre ellos, sí, los que se dicen periodistas de este lugar mágico por su basura, toneladas y toneladas que se acumulan en el centro y en las afueras de la cabecera municipal, que nunca asistí a esta Facultad de Periodismo y solo presumo de lo que no estudié, Gonzalo, hágame el recavor fabrón, parece ser que así lo decían los cuates Garcimarrero, lo cual me tiene sin problema, tampoco me quita el sueño… veamos Gonzalo, mi presidente municipal de Alto Lucero…

    Si mencionamos lo que logramos dejar en la Facultad, además del sello de la bohemia, tú en cierta ocasión en tu prestigiada revista “Resumen”, publicaste acerca de mi participación en la carrera de atletismo, ese lunes de mayo de 1969 representando a nuestra gloriosa Facultad, iba raspado de las rodillas debido al juego de domingo con Chinineros en Teocelo… fueron cabrones, acéptenlo, al aventarme a la competencia de 15 kilómetros, a las tres de la tarde, con un recorrido que solamente de acordarme, me da hueva…

   Salí en chinga loca, digo, al menos para presumirles a mis compañeros, de la esquina de Arista y Zaragoza, pasando por el malecón, siguiendo todo el boulevar hasta doblar en Simón Bolivar para chingarle todo ese tramo, pasando por el Club de Leones, hasta llegar por donde se ubicaban las instalaciones de Telever, salir a la Miguel Alemán… no manches Gonzalo, iba deshecho, fatigado, empapado de sudor y a punto de rajarme… no seguiré narrando porque se cansarán también, solo recuerdo la noble acción del compañero “olímpico” que me seguía en su auto blanco precisamente modelo 68, acompañado de guapas chicas de la Facultad y fue quien me trepó a su auto para rebasar a un chingo de competidores y a la vigilancia de los jueces; y en la esquina de Arista y Allende, me bajé para seguir integrando la competencia… que bárbaro, entrando en tercer lugar ante el júbilo de los compañeros desconociendo la trampa, eso fue, que habíamos acordado con el “olímpico” descubrirla, conducidos por la ética que en ese plantel nos enseñaron… si recuerdo que el maestro José Pablo Robles Martínez, nuestro maestro Gonzalo, sonriendo me dijo… “te descubrió la playera, la traías seca”, agregando: “qué bueno que competiste y explicaste que habías “descansado”…

        Algo digno de confiarles, con la verdad de lo que fue una participación brutal pero a la vez sutil de nuestras emociones y reacciones como estudiantes en el puerto de Veracruz… juego de vencedores y vencidos deportivamente hablando, sin caer en eso de sorprender o chingar porque eso es violencia sobre otros.

   Acudía a los talleres de la Facultad, con Chucho Barrendey, el maestro de los linotipos, de la rama y los encabezados. Aprendí mucho, demasiado de él lo cual me serviría para titular primeras planas de los diarios impresos en los que laboré, debes acordarte Gonzalo, se cabeceaba midiendo las palabras y puntos, ejemplo: Gonzalo López Barradas tiene 22 puntos y se colocaba de inmediato… pero en cuanto a la huella que dejamos amigo y compañero, queda firme, penetrante en la Facultad de Periodismo, así se llame ahora Ciencias y Técnicas de la Comunicación que en sus 68 años de aniversario, la recordamos con cariño, afecto, amor y nostalgia y de los compañeros Albino Moctezuma Viveros, en la reciente ocasión lo saludé en la ciudad de México, nos aventamos unas copas en un centro nocturno, de los Rodolfo, Poblete Dolores, vive en la ciudad de Xalapa, el que calza y mide grande, de Minatitlán… Rodolfo Casanova, de Las Choapas, nada se sabe de él; Vicenta Castañeda, la saludé en la campaña de Miguel Alemán Velasco, cuando visitamos Córdoba; Flora Camacho, la actriz orizabeña de “Yo también hablo de la Rosa”, escena que estuvo a cargo de ella y Melesio Carrillo, él en Xalapa; Edelmira García, fue directora del plantel ya en sus instalaciones de Boca del Río; Lechuga, a estas alturas estará sin sus ojitos, de por sí, pequeñitos; Becerra de Tecolutla, murió el pelo de cepillo; ese Pradexis, fui su cómplice cuando lo acompañaba a comprar en los cajones de los almacenes del centro de Veracruz, en la avenida Independencia, medias negras de las extravagantes, para revenderlas a las chicas del tacón dorado en su natal Tierra Blanca… negocio es negocio, decía el negro Praxedis mientras salía a relucir su brilloso dentadura…si, no paran su desmadre con San Pedro, con Othón Hernández y mi compadre Javier Romero Mendoza… ya fallecidos y agradecidos por evitarse de tanto desmadre, que el covid, que los narcos, que la persecución a los periodistas, que la desaparición de los medios impresos y cuanta chingadera vendrá… y que si el América, tu equipo Gonzalo, sufre uno de sus peores momentos que Guillermo Cañedo y el Tigre Azcárraga jamás se hubieran imaginado…

    Gonzalo… dejamos para la segunda parte, lo que ya te estás imaginando.

Un abrazo amigo desde Teocelo, suelo bendito del Dios Tigre y de los chinines.

Publicado originalmente en: https://abriendobrecha.com.mx/2022/03/16/cumplimos-gonzalo/

¡¡ Gloriosa Facultad… !!

*Fuimos los primeros alumnos en el nuevo edificio inaugurado por Gustavo Díaz Ordaz en  1967

*Este día se cumplen 62 años de la fundación del plantel en donde iniciamos equipo de futbol…

*Recuerdos, trampas deportivas, bohemia, deporte y la responsabilidad en la ética del periodista

“El periodista que no ejerce su derecho de critica se rebaja socialmente, su indiferencia y lenidad le afectan como hombre”

    La calurosa tarde de lunes en el puerto de Veracruz, invitaba a visitar los Portales o el afamado “Río de la Plata”, bar que frecuentaban los políticos jarochos y de la entidad, y apenas iniciaba la semana cultural de la Facultad de Periodismo, ese año de 1969 y nos aventaron a participar en la carrera atlética de 12 kilómetros… no manchen, si llevaba en mis rodillas las costras tiernas del juego de futbol del día anterior. Y nos registramos ante las palabras de aliento y sentencia… “si nosotros estamos en la semana cultural y no tenemos representante”, de lo que hablaremos al término de este espacio.

    Viene a cuento, a reseña ahora que nuestra gloriosa Facultad de Periodismo está cumpliendo 62 años de su fundación, precisamente un 22 de febrero de 1954, siendo parte de ella cuando estrenamos el edificio en las calles de Arista y Zaragoza, inaugurado por el presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, en el sexenio veracruzano de Fernando López Arias… apenas llegados a la ciudad de Veracruz con el ánimo de concluir los estudios universitarios. Lo logramos.

    Los compañeros de esta generación mundialista de 1970, deben recordar nuestro orgulloso paso por la Facultad de Periodismo. Las palabras de advertencia de la tía María Elena cuando llegué a este plantel – ella vivió en la ciudad de Veracruz, en Lafragua 178 departamento 5 cuando todavía no existía la Central Camionera – aun las escucho… “Foncho no vayas a llevar reloj, ni cosas de valor porque los reciben como perros y les hacen mucho daño”. Sabía de los canes de Arquitectura en Xalapa, de los pelones en Medicina y sinceramente llegué al edificio nuevo de Arista y Zaragoza con temor y pues a lo que se presentara. Nada. Todo fue cordialidad, atenciones y festejo sano con una cena y los parabienes de concluir la carrera de periodismo.

   No fue nada fácil. La melancolía de dejar el pueblo, la novia, la familia, los amigos, el futbol, la sonora en la cual tocábamos, la comida, en fin… pero el trato siempre amable de los maestros y de los compañeros hicieron menos pesado los días, las primeras semanas en esta Facultad a la cuál desde la secundaria en Teocelo, ansiaba llegar… y concluir.

   Así conocí a los compañeros de salón, al cónsul honorario de Honduras, Antonio Pineda Green, a los maestros que trabajaban en lugares aledaños a Veracruz, Melesio Carrillo, Mario Vázquez Sandoval, Moctezuma, al en ese entonces secretario del alcalde jarocho, Albino Moctezuma Viveros… y a huevito, a Rodolfo Poblete Dolores, Javier Romero Mendoza y Gonzalo López Barradas. Cecilio García, estaba en otro grupo. Fue así como con estos compañeros formamos el equipo de futbol, no existía, Manuel Rosete fue parte de la media cancha. Chinineros fue a jugar en el campo de la Boticaria contra Periodismo, pagaron la visita a Teocelo, en la feria de agosto… formamos parte de la mesa directiva, con Javier primero y después con Gonzalo López Barradas como presidente de la agrupación.

   Las enseñanzas y la paciencia del director, el maestro Alfonso Valencia Ríos, nos hizo estudiantes de bien, de respeto entre nosotros mismos, no vimos jamás el distanciamiento de alumnos jodidos con los de la élite. En lo personal, continuamente me mudaba de pensión, inicié a dos cuadras de Playa de Hornos, calle Primero de Mayo, pasé por muchas zonas porteñas hasta que gracias a Dios con el apoyo del futbolista peruano Jesús Peláez Miranda, fui a vivir con los Tiburones Rojos del Veracruz, ahí exactamente en el edificio “Miramar” frente al Club de Yates… diferente todo y los alimentos seguros a cambio de entrenar.

   Gloriosa Facultad de Periodismo y su director Alfonso Valencia Ríos, quien me concedió permiso para asistir como enviado especial de Diario de Xalapa, al Mundial de Futbol México 70. Los compañeros de salón, me apoyaron con los trabajos de mes y medio. Como olvidarte orgulloso plantel, sede de nostalgias y de esmero, como no recordar las noches de bohemia con Albino Moctezuma y la flota en las guitarras… el Veracruz del Negro Peregrino, en el parque Zamora, del vendedor de volovanes y tamales, de algunas tardes en Los Portales, bar Chicote, cuando nos alcanzaba para la bola de cerveza… el Veracruz del tranvía que circulaba por Xicotencalt, atrás del edificio “Miramar”, el paso obligado diario por el Barrio de la Huaca y los entrenamientos el el “Pirata” con los jugadores de la primera división profesional.

     No olvido las enseñanza sabatinas en los talleres de la Facultad, del maestro Jesús Barrendey, me gustaba aprender de más y dedicaba horas extras a “cabecear” con letras de madera, a contar los “golpes” de volada, a diseñar la primera plana, su formato, las galeras de los linotipos… interesante aprendizaje, interesante, como las mañanas en la biblioteca a cargo de doña Chofi Esponda, apuntes ante la falta de libros indispensables como Derecho Constitucional…maestros como el arquitecto Segarra, Francisco Gutiérrez, Antonio Salazar Páez, Avelino Muñiz… para jamás olvidarlos.

   Cuanto te debo, en verdad, Facultad de Periodismo, me formaste para cumplir con la ética, me hiciste hombre para bien de la sociedad, me enseñaste que como lo dijo en uno de sus mensajes el director de esta escuela… “creemos apasionadamente en la juventud, tenemos fe inconmovible en los jóvenes de Veracruz y de México, y en los de todo el mundo. Nada hay que nos haga dudar de ellos. Como maestros que vivimos junto al crisol donde se fragua el futuro de la humanidad, sólo advertimos signos positivos en ella. El mañana no es una elemental hipótesis de mejoramiento sino una certidumbre…

   A los 62 años… bendita escuela, gloriosa Facultad de Periodismo, cuanto debo agradecerte. Y aquí a nuestra labor de 52 años en este mágico y alucinante camino, debo gritarlo, expresarlo, afirmarlo con orgullo y pasión:

    Gracias maestros… gracias mi escuela universitaria.

Publicado originalmente en: https://abriendobrecha.com.mx/2022/02/23/gloriosa-facultad/

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.