Bitácora Política… Los Tres Migueles


por Miguel Angel Cristiani, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

v    Miguel López Azuara, Miguel Ángel Granados Chapa y Miguel Reyes Razo

v    Recuerdos de la visita de Fidel Castro Ruz a Tuxpan

v    “Yo estaba a su lado don Fernando Gutiérrez Barrios”

Por Miguel Ángel Cristiani González

Miguel Reyes Razo pertenece al grupo de periodistas -que posiblemente sin proponérselo- ha sido maestro para muchos comunicadores y por fortuna sigue escribiendo sus extraordinarios trabajos de crónica, actualmente en las páginas del periódico El Sol de México.

Hace unos días acaba de publicar una columna en la que se recuerda la visita de Fidel Castro a Tuxpan, la cual cubrió como reportero de primera plana. Ahí hace reconocimiento a otros grandes periodistas del diario Excelsior de Julio Scherer. Por lo que compartimos lo que acaba de rememorar:

Aquel diciembre de 1988 la calurosa Tuxpan vivía uno de sus grandes, inolvidables-históricos días. Cuna de eminente pensador -teórico sin par de la política mexicana- Jesús Reyes Heroles era orgulloso terruño del periodista Miguel López Azuara prominente formador del diario Excelsior, cercanísimo a discutido Julio Scherer García. Este confió la línea editorial del periódico en «Los Migueles».

Uno Miguel López Azuara. Miguel Ángel Granados Chapa el segundo. Trio que se enriquecía con Vicente Leñero. Su ilusión -ambición- era una. Realizar, a diario, un gran periodismo. Calidad en la verdad. Finura en el Juicio. Cultura a raudales. El Excélsior de aquel grupo provocó celo y envidia de diarios acartonados, polvorientos y medrosos. Dio a luz a reporteros jóvenes que seguían la huella de Scherer y sus leales. El 8 de Julio de 1976 muy juntos abandonaron-para siempre-sus oficinas de Paseo de la Reforma 18.

Mañana luminosa la de los primeros días de diciembre de 1988. Calor asfixiante, jirones de risas, fragmentos de conversaciones. Atmósfera de gran suceso. La muchedumbre lo espera. El gentío lo propicia. Poco a poco se construye la trascendencia. Los que se encuentran se saludan y coinciden:

«Es que de aquí salió la expedición de Fidel…

«En el «Granma»…

«Allá está la reproducción del barco que zarpó con unos ochenta y tantos… «Que-dicen-el general Lázaro Cárdenas ayudó a comprar…. «Y también que consiguió terrenos y sitios para entrenamiento y preparación de los guerrilleros cubanos…. «Fidel Castro lo recibió como gran aliado en La Habana… «Allá lo quieren bien al general Cárdenas. Quiso ir a defender esa revolución cuando la invasión a Playa Girón. Lo de Bahía de Cochinos… «Adolfo López Mateos le impidió salir de México… «Mucha historia de la Revolución Cubana, del 26 de Julio está aquí. En México. En el DF y en Tuxpan».

Por aquí, por allá, acullá los guarda- espaldas, los protectores, los responsables de la seguridad de Fidel Castro Calculan distancias; las comprueban. Distinguen las rutas que cumplirá; se anticipan. Penetran, taladran casi el horizonte; lo despejan. Verifican árboles y muros. Vigilantes de diversa edad y complexión. Silenciosos miran sin expresión. Se desplazan sin aspavientos. Ágiles, hábiles, felinos casi. A su hora serán muro circular de varios bloques. Discretos, corregirán la apenas perceptible arruga en la fina guerrera del Comandante Castro Ruz. Tela cosida para obedecer los movimientos del hombre de elevada estatura y notable corpulencia.

Y comienza a hablar. Y se apiña la multitud. Se produce el silencio que abre la puerta al gran acontecimiento. Personas deseosas de escuchar al revolucionario que retó a Washington y estuvo en un tris de provocar «La Tercera Guerra Mundial… Una Guerra Nuclear» en la crisis de los cohetes soviéticos en Octubre de 1962. Theodore Sorensen -consejero especial del Presidente Kennedy-narra que cuando el conflicto cesó «John y Bob Kennedy se abrazaron y dijeron: «Esta quincena desquitamos la paga». «Allá en Cuba -decía Fidel-examinamos mucho la conveniencia de venir a México. Nosotros tenemos una gran. deuda con este país hermano.

Estuve ahí. Lo vi. Escuché a Fidel… Yo estaba a su lado don Fernando Gutiérrez Barrios. Flamante secretario de Gobernación. No le dio tiempo de vaciar su oficina de gobernador de Veracruz. Platican los dos hombres. Aire de gran confianza los envuelve. Dejan de lado tieso protocolo. Los guardias del guerrero no se le despegan. Desde lejos, don Fernando Gutiérrez Barrios me hace señas. Quiere que me acerque. Voy: «Mira Fidel -le dice- este es Miguel Reyes Razo, un reportero… Y Fidel Castro me da la mano. Nos sonreímos. Nos aprobamos. Cargo mi cuadro. Mi foto. Lista para que la firme. Los dos hombres reanudan su charla. Llegan otros que dejan atrás a los primeros. Se acerca Dante Delgado. Da apoyo al señor director de El Dictamen. Subimos a un autobús. Iremos a Xalapa. Y otra vez me llama don Fernando Gutiérrez Barrios. Me confía algo. Yo aprovecho; «Comandante-le digo-. Tuve el privilegio de entrevistarlo en enero de mil- novecientos cincuenta y nueve en el Palacio de los Deportes de La Habana. Entonces nos tomaron esta foto. Le ruego la firme…»

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.