El ataque al bar Caballo Blanco en Coatzacoalcos demuestra que el gobierno de Lopez Obrador no tiene estrategia de seguridad en Mexico