El gobernador de Veracruz y los suyos se aplican con la seguridad pública o corren el riesgo de volverse el hazmerreír nacional