El Presidente López Obrador puso el dedo en la llaga de académicos que sienten paridos por los dioses y están lejos de la realidad