La falta de movilidad social en México está relacionada con la abundancia de sindicatos charros que no pugnan por los derechos laborales de sus representados