López Obrador está despidiendo masivamente a miles de trabajadores del gobierno en una política laboral que se asemeja a las propuestas del neoliberalismo