Oráculo del Armagedón


Por  Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Poema de Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Y el político heredó la tierra.

Desterrados horizontes lo rodeaban
y caminos asombrados de miseria
donde los demás hombres andaban
eran sus paulatinos dominios.
No había Dios, no había demonio,
solo poder contenido entre las piedras.
Y la palabra se repetía
como se resquebrajó Jericó
para que Jerusalem otra vez fuera.
No había coronas en su testa
ni enredaderas de Gorgona,
ni inteligencia suficiente
ni piedad
ni virtud
solo cadenas enlazadas
a mil cabezas yacentes.
Eran de barro sus carnes
y enlodaba los lechos conquistados
sobre los vientres desnudos
de las mujeres
en Babilonia.
La muerte no significaba el final,
ni el principio,
ni la gloria,
ni lo eterno.
La muerte era el episodio inesperado
y contenido que despojaba
sin piedad
sin cautela
sin sigilo
la máscara omnipotente de su rostro,
tallada en la blandura del oro
que Tubalcaín
forjó en la hoguera
ancestral de la Mentira.
Era el principio de los tiempos
y no habría final
para su polvo eterno
en el que cada miserable grano
generaría
ejército tras ejército.
De aquel fango inmortal
tuvo que formar un día
a imagen y semejanza suya
al único y total
Dios del Universo

Licencia Creative Commons
_Oráculo del Armagedón por Rodolfo Calderón Vivar se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://rodolfocalderonvivar.wordpress.com .
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://www.numly.com/numbers/2654.

Etiquetado con: