VERACRUZ LA ANTIGUA EN LA GUERRA DE INDEPENDENCIA


Autores:
L.C.C. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias. Director de Exploración y Estudio del Camino Real Veracruz-México *
C. Wenceslao García Hernández. Cronista municipal de La Antigua **
Imagen:
Troneras elevadas en el puesto de guardia del Cuartel de Lanceros de Veracruz en La Antigua, construido a principios del siglo XIX para la Sexta Escuadra de este cuerpo que participó en la Guerra de Independencia (fotografía del equipo EXESCR durante su estudio arquitectónico en diciembre 18 de 2016).
Coautoría de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

La Guerra de Independencia desatada por el padre Miguel Hidalgo y Costilla el 16 de septiembre de 1810 se extendió hasta la provincia de Veracruz en el año de 1811. Teniéndose noticias de ataques por parte del insurgente Machorro en el mes de marzo, en los alrededores de Xalapa y Coatepec. El 2 de mayo, se avistaron partidas numerosas de gente armada en Medellín, Xamapa y Cotaxtla. El 22 de mayo atacaron Tlalixcoyan y se extendió el conflicto alrededor de la ciudad de la Nueva Veracruz. El 14 de enero de 1813 comenzaron los ataques al Puente del Rey y para el día 4 de marzo, los insurgentes dominaban ya gran parte de las costas de Sotavento y Barlovento. Así, de esta forma, la guerra se propagó aun más y llegó en 1812 al histórico pueblo de Veracruz La Antigua.

Este tuvo su antecedente en la fundación ilegal del cabildo de la Villa Rica de la Vera Cruz que el conquistador español Hernán Cortés hizo en las playas de Chalchicueyecan, entre el 12 y 20 de mayo de 1519, para liberarse de la autoridad del gobernador Diego de Velázquez de Cuéllar y para conciliar los intereses de sus soldados partidarios del gobernador y los que no desean entregarle el oro rescatado.

Este cabildo tuvo su sede física frente al pueblo totonaca de Quiahuiztlan, a partir de junio del mismo año. El 4 de julio de 1523, el rey Carlos I le otorgó su Título de Ciudad y el escudo de armas. En diciembre de 1525, los últimos 100 vecinos españoles que la habitaron, abandonaron el lugar para fundar un nuevo asentamiento a orillas del río Huitzilapan, ahora con el nombre de la ciudad de Veracruz, cuyo Título de Ciudad fue confirmado en 1527.

Setenta años más tarde, en 1597, por orden del virrey conde de Monterrey, las cajas reales de la Real Hacienda se trasladan al pueblo de Buitrón, frente a la fortaleza de San Juan de Ulúa, En 1599, 200 vecinos españoles emigran también y el 28 de marzo de 1600, el virrey otorgó Título de Ciudad a Buitrón, convirtiéndole en la ciudad de la Nueva Veracruz, cuyo cabildo nace en ese mismo año, independiente del de la ciudad de Veracruz. En diciembre de 1608, el territorio de la alcaldía mayor de la Veracruz se dividió para dotar de tierras a la Nueva Veracruz, siguiendo ambas ciudades y sus cabildos un destino diferente. Teniendo como frontera el río Grande por disposición del virrey, coexistirán las alcaldías mayores de Veracruz La Vieja y Nueva Veracruz.
Desde entonces y hasta 1786, la ciudad de Veracruz entrará en un periodo de decadencia, al grado de que hacia 1764 ya no se registra la presencia de españoles viviendo ahí y se le consideraba como un pueblo con Título de Ciudad, habitado mayoritariamente por indios y negros libres. Su autoridad incluso estuvo radicando durante años en Misantla, cuando esta y otras poblaciones fueron anexadas a la jurisdicción de esta alcaldía mayor. Viajeros ilustrados como Ios frailes Ilarión de Bérgamo y Francisco de Ajofrín, se refieren al lugar únicamente por su apelativo y no por su nombre, La Antigua o Veracruz La Vieja. Su función se redujo a ser punto de paso y descanso en el camino real entre la Nueva Veracruz y La Rinconada.
Hacia 1812, el pueblo de La Antigua contaba con menos de 1.000 habitantes y era custodiado desde hacía años, por los 150 hombres de la sexta escuadra del regimiento de Lanceros de Veracruz, fundado en 1767 por el virrey marqués de Croix. Esta tropa de caballería perseguía a los bandidos en las rancherías y tenía su alojamiento en el cuartel que había sido construido a partir de 1803, a cal y canto, por el ingeniero militar Manuel Agustín Mascaró y que, en la actualidad, se conoce como Cuartel de Santa Anna. Sus miembros eran reclutados con los habitantes de los pueblos de La Antigua y San Carlos.
Además de las rancherías situadas hasta Santa Rosa, Paso Naranjo, la Laja, Pueblo Viejo, Rinconada, Paso Gallina y Carretas. Esta y otras tropas de lugareños al servicio del rey, sirvieron como escolta de convoyes y persecución de insurgentes, recomendada por el propio virrey Calleja por “ser aclimatadas no están expuestas a sufrir el grande estrago que ha hecho y continúa haciendo aquel funesto clima en nuestros cuerpos europeos”.
Desde 1565 se comenzó a construir el primer camino real hacia la Ciudad de México saliendo desde la ciudad de Veracruz y por el rumbo de La Rinconada. Esta ruta se amplió en el siglo XVII teniendo como punto de partida a la Nueva Veracruz y sirviendo el pueblo de La Antigua como sitio de descanso. Sin embargo, las crecientes del río Huitzilapan obligaron a que, entre 1803 y 1812, el Consulado de Veracruz construyera otro camino real por el rumbo de Paso de Ovejas, con lo que el camino por La Antigua fue decayendo progresivamente durante la Guerra de Independencia.
Los ataques del líder insurgente Nicolás Bravo a los convoyes realistas que transportando víveres, pólvora, correspondencia y plata en ambos sentidos, entre Veracruz y Xalapa, pasando por el Puente del Rey, aunados a los de los caudillos de la costa de Sotavento, provocaron que los habitantes de la región se dividieran en su lealtad, unos se unieron de buena gana o forzados, a las compañías de Patriotas de La Antigua y otros a las partidas insurgentes, que deseaban controlar el estratégico cruce del río en coordinación con quienes hostilizaban el camino real abierto por el Consulado de Veracruz. Entre ambas rutas quedaban los terrenos de ganado y cría de caballos de la hacienda de Manga de Clavo.
En 1812 el pueblo fue invadido por el capitán realista Rafael Mejía, quien se apropió de la Iglesia pero permitiendo la continuidad del culto religioso. Mientras, se libraban intensos combates por el control de los caminos reales a la salida del pueblo y en la zona del Puente del Rey. Esto se vio complicado, con la llegada progresiva de 11.000 soldados españoles entre 1812 y 1817, pertenecientes a batallones y regimientos de infantería que sorteados, prestarían servicio de dos años en América y serían relevados por nuevos soldados. Su finalidad era complementar al ejército novohispano, donde los criollos estaban ganando mayor preponderancia política.
Muy caro pagaron los habitantes de La Antigua, el apoyo que prestaron a la causa de los insurgentes. La guerra intensificada que el virrey Félix María Calleja del Rey desató contra los insurgentes, incluían el saqueo y la destrucción de las poblaciones leales al enemigo. Así, el 5 febrero de 1813, el coronel Juan José Olazábal, comandante del regimiento expedicionario América, logró llegar a la Nueva Veracruz desde Xalapa tras 11 días de penosa marcha. En el puerto se reforzó con algunos piquetes de la infantería de los regimientos de Zamora, Castilla, Lobera y Fernando VII y con 100 dragones recién venidos de España, saliendo el día 9 hacia Xalapa, desde donde envío la correspondencia europea a la Ciudad de México. Pero antes, ejerció represalia sobre los asentamientos que habían apoyado a los rebeldes, como señala el historiador xalapeño Manuel Rivera Cambas en su obra Historia antigua y moderna de Jalapa y de las revoluciones del Estado de Veracruz: “Al regresar Olazábal do Veracruz, envió desde Santa Fe una partida para que destruyera el caserío que tenían establecido los insurgentes en el punto de San Bernardo, también hizo salir del Puente del Rey 300 hombres, y un obús a las ordenes de D. José Santa Marina, para que atacasen a los insurgentes que estaban en la Antigua, los cuales fueron dispersos, y se les tomaron 5 cañones y algunos fusiles, y en seguida considerando que un pueblo como el de la Antigua, que tantos perjuicios había causado, no debía ya de existir, dispuso “que se demoliera y quemara todo, come en efecto se verificó quedando todas las casas reducidas a cenizas”.
El siguiente 3 de abril ardieron también el pueblo de Medellín y la ranchería de El Tejar, al negarse don José de Quevedo, gobernador de Veracruz, a atender una carta de condiciones de pacificación de parte de los insurgentes de Medellín.
No obstante, la devastación causada tanto por insurgentes como por realistas en los pueblos de la región entre 1812 y 1815, la causa de la independencia tomó aun más fuerza, con la llegada en 1814 de don Guadalupe Victoria al territorio veracruzano. Tal fue su actividad y valor en las batallas, que ni sagaces jefes militares como el coronel Luis del Águila ni los hermanos José Antonio y Manuel Joaquín Rincón pudieron detenerle en esta etapa. Su mayor triunfo en esta época fue cortar la comunicación entre Xalapa y Veracruz al capturar el Puente del Rey y sumar recursos a su causa, cobrando un impuesto de peaje a los comerciantes, a la vez que se apropiaba del dinero destinado al rey.
A partir del 7 de enero de 1815, el coronel del Águila efectúo una operación de limpieza de insurgentes en la región, sacando a 150 enemigos que se habían posesionado del pueblo de La Antigua y destruyendo los parapetos que se habían construido ahí y en las orillas de los ríos San Juan y el Zopilote. El 5 de febrero, salió de Xalapa una sección a las órdenes del teniente coronel don Pedro Zarzosa, con el objeto de hacer una incursión a la Antigua pero los insurgentes se retiraron al pueblo de San Carlos donde tenían su cuartel general y hospital dotado de 150 camillas para transportar heridos. Los persiguió, devastó unas casas con techo de palma y se marchó hacia Vergara y Veracruz.
El éxito de Guadalupe Victoria obligó a que el Consulado de Cádiz pagara una gran expedición militar de casi 2.000 soldados al mando del brigadier de origen venezolano, Fernando Miyares y Mancebo, para expulsarlo del camino real. Los expedicionarios desembarcaron en Veracruz el 18 de junio de 1815, con el regimiento del línea Órdenes Militares y el batallón de Voluntarios de Navarra, con quienes se trasladó hacia Xalapa en un viaje de una semana por el camino real de La Antigua a La Ventilla. A su paso por el pueblo de La Antigua, el 21 de junio, Miyares informó al virrey Calleja que “En todo este país no he encontrado ni un solo habitante. El pueblo de La Antigua se conoce sólo por unas pocas casas arruinadas y una iglesia en el mismo estado. La falta de habitantes hace que esto sea un desierto horroroso, que transitan algunos bandidos”.
Entre 1815 y 1817 destacó en la región el caudillo insurgente apodado el Chino Claudio, quien construyó en la confluencia de los ríos San Juan y La Antigua, un fortín artillado y con muros de piedra, para controlar el cruce de las aguas y el camino de Manga de Clavo, frente al pueblo de La Antigua. Miyares desató una ofensiva general que logró desalojar a Victoria de su base principal en el Puente del Rey y el fortín en el cerro de La Derecha el día 8 y el 13, expulsar a los rebeldes del fortín de La Antigua y más tarde, del pueblo de San Carlos. Posteriormente ordenó reedificar el fortín en la orilla opuesta del río San Juan, a fin de controlar la confluencia de los caminos que venían desde la Nueva Veracruz, el que transitaba por Manga de Clavo y el que se dirigía a Tolome una vez hecho el cruce del mencionado río.
En 1816, La Antigua sirvió también como base realista para la captura del puerto insurgente de Boquilla de Piedras en 1816. En 1817, tras la caída del fortín de Palmillas, último reducto fortificado de Guadalupe Victoria, los realistas se esforzaron por diversos medios en reconstruir los pueblos devastados por sus propias tropas durante el gobierno de Calleja. Así menciona Manuel Rivera Cambas, que “La reducción de los habitantes de las costas á vivir en lugares poblados continuaba, pues el capitán del Fijo D. Cristóbal Tamariz decía en un parte oficial fechado en 20 de Mayo, al gobernador de Veracruz desde Tlalixcoyan, que siguiendo las órdenes que le había dado para que procurase que los habitantes de aquellos rumbos so dedicaran a las labores del campo por estar ya reducidos la obediencia del gobierno, había conseguido que lo ejecutaran, no solo en Tlalixcoyan, sino también en Cotaxtla, Boca del Río y muy particularmente en la Antigua, obligándolos a reedificar aquellas poblaciones incendiadas y destrozadas por sus antecesores.”
En marzo de 1817 don Manuel Rincón restableció el pueblo de San Carlos con 87 familias, cuya población había sido destruida completamente durante la guerra. El día 7 del mismo mes se dijo ya ahí la misa por el cura de la Antigua con gran solemnidad. Los pueblos de las inmediaciones de Veracruz acabaron de reedificarse en Junio, según se ve en un parte oficial que dirigió al gobernador de Veracruz el sargento mayor D. José I. Iberri. Conforme al texto de dicho parte, se habían reconstruido Medellín, Jamapa, San Diego, Tamarindo, Huehuitztla, Paso de Ovejas, la Antigua y Santa Fe.
La expedición de Javier Mina fue el último gran repunte regional insurgente, pues muchos cabecillas volvieron a la guerra, como el insurgente Vergara, indultado y hecho capitán realista por la autoridad de San Carlos. Así, hizo nuevas correrías por La Antigua e incendiando ranchos, hasta que fue asesinado por su compañero Rafael Pozos. Después, la actividad insurgente decayó tanto, que el 17 de mayo de este mismo año, el comandante realista de La Antigua, don Onofre Montes de Oca participó al gobernador Dávila que un convoy con 200 mulas cargadas que bajaban de México, habían llegado aquel punto y continuaban su camino custodiadas solarmente por 10 hombres,
Para 1819, la causa de los independientes ya casi se había extinguido con Guadalupe Victoria oculto en las selvas y cuevas veracruzanas tras varios intentos fracasados de recapturar el fortín de La Antigua, el Chino Claudio y numerosos combatientes se habían acogido por conveniencia o sinceramente, al indulto ofrecido por el virrey Juan Ruíz de Apodaca, de carácter más pacifista en comparación con la inflexible dureza de Calleja.
Al proclamarse el Plan de Iguala el 24 de febrero de 1821, por el jefe realista Agustín de Iturbide y el insurgente Vicente Guerrero, tuvo un notable éxito al conciliar los diferentes intereses en pugna. Así, en los siguientes meses muchos comandantes realistas se sumaron al Ejército Trigarante, como los destacamentos situados en Plan del Río, Puente del Rey y La Antigua, que dejaron desprotegida a la villa de Xalapa en el mes de abril. Semanas después, una fuerza trigarante y una realista se encontraron en el fortín de La Antigua y se separaron sin combatir, derivando esto en la quema del fortín el 31 de mayo, hecho atestiguado por el historiador y periodista Carlos María de Bustamante, recién salido de su prisión en la fortaleza de San Juan de Ulúa.
Meses después, el reedificado pueblo de La Antigua se unió a las celebraciones por el fin de la guerra y el nacimiento del nuevo país el 28 de septiembre de 1821, con el nombre de México. Al que ayudó a surgir pagando con la sangre de sus hijos y con la destrucción de sus edificios y casas, muchos de ellos reliquias invaluables del siglo XVI.
* Es originario de la ciudad de Veracruz, licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Veracruzana, diplomado en Historia del Arte prehispánico, colonial y mexicano, galardonado con la medalla “Veracruz al Mérito” por la Institución de la Superación Ciudadana en 2014. Estudió también la carrera de Artes Plásticas en la Escuela Municipal de Bellas Artes. Ha sido profesor de Historia Universal y de México, investigador independiente en historia, conferencista estatal, fotógrafo, diseñador, explorador de campo y director-fundador del equipo de Exploración y Estudio del Camino Real Veracruz-México (EXESCR).
** Es originario de la localidad de La Antigua Veracruz, y se desempeña actualmente como su cronista municipal y guía de turistas en la Ruta de Cortés. Miembro de Cronistas de Veracruz, A.C. Ha sido radio-operador en la Armada de México, titular de la Biblioteca Municipal de Ciudad Cardel, auxiliar de topografía, fotógrafo amateur, pintor artístico, explorador de campo con amplia experiencia en botánica. También es miembro del equipo EXESCR, que fue galardonado con la medalla “Veracruz al Mérito” por la Institución de la Superación Ciudadano en 2016.
BIBLIOGRAFÍA:
Gaceta oficial. Órgano del Gobierno del Estado de Veracruz-Llave, Tomo CLXI No. 13, Xalapa-Enríquez, jueves 17 de enero de 2002.
Trens Marentes, Manuel. Bartolomé, Historia de Veracruz, tomo III, la Guerra de Independencia 1810-1821. Secretaría de Educación y Cultura, Gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa-Enríquez, Ver. México, 1948.
Rivera Cambas, Manuel. Historia antigua y moderna de Jalapa y de las revoluciones del Estado de Veracruz. Tomos I y II, 1a. Edición, Imprenta de I. Cumplido, México, 1969.
Bustamante, Carlos María de, Cuadro histórico de la revolución de la América mexicana, 2ª. Edición, Tomo II, Imprenta de J. Mariano Lara, México, 1844.
Moncada Maya, José Omar. Ingenieros militares en Nueva España, inventario de su labor científica y espacial, Siglos XVI al XVIII. Universidad Nacional Autónoma de México, México D.F. 1993.
FUENTES ELECTRÓNICAS:
Historia de los lanceros de Veracruz y su cuartel en La Antigua, E-Facico, Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, mayo 25 de 2016: https://efacico.wordpress.com/2016/05/25/historia-de-los-lanceros-de-veracruz-y-su-cuartel-en-la-antigua/
Reseña histórica de Veracruz La Antigua entre 1519 y 1786, E-Facico, Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias y C. Wenceslao García Hernández, julio 3 de 2017: https://efacico.wordpress.com/2017/07/03/resena-historica-de-veracruz-la-antigua-entre-1519-y-1786/
Los autores de esta investigación:

L.C.C. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, fundador-director del equipo de Exploración y Estudio del Camino Real Veracruz-México

Wenceslao García Hernández, cronista del municipio de La Antigua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.