CUATRO PERSONAJES Y UN SOÑADOR


*Detrás de El Dilema, la obra

Por Jorge Alberto González

Por Jorge A. González, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Cuando terminé de escribir el texto de la obra de teatro El Dilema, lo primero que hice fue confiárselo a una sola persona, la misma a quien le confié mis dos libros escritos, a Leticia Urbina Orduña.

Fue ella quien me animó a escribir teatro, y decidí hacerlo bajo su padrinazgo, no sólo por su formación de periodista, catedrática de la UNAM, sino por su pasión -además de los gatos- el teatro.

Urbina Orduña además de ser un ser humano extraordinario, maestra y amiga, es actriz y directora de escena, así como fundadora de la Compañía Teatral Sociedad de Periodistas Muertos, en la Ciudad de México.

No podía ni debía poner en marcha la segunda parte del proyecto sin la supervisión de alguien que además de hacer teatro da clases de periodismo. Tenía pues, las dos especialidades en una misma persona.

Cuando me dió su aprobación, entonces puse literalmente “manos a la obra”. En varias ocasiones observé el trabajo actoral y de dirección de Beatriz Ferrer, actriz de profesión y con experiencia en dirección. Y no fue difícil convencerla, pronto aceptó el proyecto. Una mujer de paciencia, comprometida y con visión para construir un personaje.

Para entonces, sólo tenía tres cosas: la asesoría, la directora de escena y el texto. No obstante, en mi mente ya se cocinaba una propuesta para darle vida al personaje de Andrés, el joven fotoperiodista.

Conocí a Jairo Xavier en el Corporativo Imagen de Veracruz, donde estuve diez años como reportero de la fuente cultural, él hacía lo suyo en la conducción en un programa de cultura y espectáculos en Imagen del Golfo TV.

En nuestro andar en los eventos artísticos y culturales lo vi cantar, su verdadera profesión como egresado de la Escuela Libre de Música del IVEC; también lo vi actuar, fue así como estaba considerado para la obra mucho antes de concluir el texto. Y fue más adelante, en la marcha, cuando comprendí la razón por la que siempre ha tenido éxito en todo lo que emprende: disciplina, puntualidad y profesionalismo.

Sólo nos faltaba Gabriel Ventura, el periodista de la vieja escuela. Sin pensarlo mucho se hizo un casting en el Museo de la Ciudad, y de entre más de cuatro actores de trayectoria surge la figura de José Luis Ruiz Rivero.

Él no solamente cumplía con las características que exigía el personaje, sino que teníamos a un actor de trayectoria, experimentado, egresado de la primera generación de actuación de la UV; fundador del grupo teatral Emergencia, y organizador de la Muestra Regional de Teatro de Veracruz.

Todo estaba listo para comenzar ensayos, teníamos pues a las personas indicadas. Cada ensayo iba tomando forma el proyecto, muy similar a lo que hace un escultor con una pieza de madera y la gubia en mano.

En poco más de un mes,la obra estaba montada y lista para estrenarse, y así lo hicimos un domingo 4 de diciembre del año 2016, en dos funciones presentadas con éxito en el teatro Reforma de la Cuidad de Veracruz.

Hoy que han pasado 20 funciones y un año, doy las gracias a cada uno de ellos, porque me han ayudado a sentir, amar, comprender y respetar no sólo el quehacer teatral, sino a quienes se dedican a él por años y con inmensa pasión, a pesar de ir a contracorriente en todos los ámbitos: públicos, recursos, espacios, educación, etcétera.

Fue en este año que comprendí que frente a la butaca hay una realidad, la que todos vemos cuando vamos a una función, y está la otra cara, detrás del telón, la que pocos ven y conocen, y a la que tuve acceso en esta ocasión.

Entendí que el texto es apenas el 40% de una puesta en escena, el resto es parte dirección, actuación, luces, escenografía, vestuario, sonido y muchas otras cosas que se complementan para el montaje de una historia que se escribe con lápiz y papel, y que termina expuesta en un teatro, foro o en espacios abiertos.

Agradezco a Leticia Urbina, Jairo Xavier, Beatriz Ferrer y José Luis Ruiz Rivero por ser cómplices y piezas claves en la construcción de este sueño llamado El Dilema. Creo que ustedes al igual que un servidor, la obra les ha traído grandes satisfacciones y aprendizajes desde lo profesional y hasta en sus propias vidas.

GRACIAS POR TODO.

“Y que viva el teatro local veracruzano”.
Jorge A. González.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas sentadas, tabla e interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.