MEXICO, TLC Y EL ELEFANTE


Por: Héctor Saldierna 

Por Héctor Saldierna Martínez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

En la víspera de la firma del Tratado de Libre Comercio en 1994, siendo presidente Carlos Salinas, se realizó toda una campaña de medios para hablar positivamente sobre las futuras bondades del acuerdo y que México sería otro país con grandes perspectivas económicas, al suscribir un pacto económico con EU y Canadá. 

Recuerdo que un economista chiapaneco, José Luis Castro, mencionó que tal acuerdo sería bueno para EU, pero no para México. Incluso, citó que en poco tiempo todas las tiendas, comercios y negocios en general tendrían títulos en inglés. Quiero decir que, desafortunadamente, tenía toda la razón. 

Sólo basta en darse una vuelta en las plazas comerciales de Las Américas y en Andamar, por dar un ejemplo, para percatarse que prácticamente el 90 por ciento  del nombre de las tiendas comerciales tienen nombre anglosajón. Esto quiere decir en términos prácticos, semióticos y de lingüística, que se trata de una absoluta dominación del vecino del norte. 

Y ahora con la llegada de Trump, el exótico presidente de los Estados Unidos, ha lanzado la amenaza que su país podría cancelar el acuerdo con sus vecinos, y los funcionarios mexicanos han mostrado una profunda preocupación por la eventual terminación. 

Al gobierno federal mexicano le ocurre lo que al elefante que durante toda su vida estuvo esclavizado con una cadena en el pie y el día que por alguna causa le retiraron la cadena, sigue pensando que aún la tiene y prosigue en el mismo estado de calma y de resignación. 

Los panegiristas oficiales no se cansan de alabar que el TLC ha sido de grandes beneficios para México y que ello ha permitido el desarrollo de importantes industrias como  la del sector automotriz. Y que por ese conducto se atraen grandes cantidades de dinero, con sus inherentes beneficios. 

Quiere decir también, bajo esta simple interpretación, que sí por alguna causa terminara el Acuerdo, entonces México podría entrar  en una fase terminal de su economía, lo que definitivamente no es cierto y que sólo representa una visión muy limitada de las posibilidades de desarrollo que tiene la nación y la posibilidad de buscar mercados en otras regiones del mundo. 

Incluso, el TLC ha traído graves perjuicios para el sector primario y lejos que se haya consolidado la agricultura, ésta ha sido una de los más dañadas con los consecuentes perjuicios hacia millones de familias campesinas que se dedicaban a esta actividad. 

En todo este contexto, José Angel Contreras, de la Unión Nacional Agrícola, dijo en entrevista a medios que es la oportunidad para que México desarrolle la producción de maíz y que no hay necesidad que se termine el TLC, sino que son momentos que deben empezarse estas acciones. 

Habla de 14 millones de toneladas que, sin el TLC, podrían entrar con arancel y, con ello, reactivar el mercado agrícola mexicano, siendo de grandes ventajas hacia las familias mexicanas y propiciar el rescate del agro nacional, abandonado precisamente por alentar este tipo de tratados. 

LA OCDE ¿A QUIEN SIRVE? 

Hay una organización internacional llamada OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la que se fundó en 1961 y tiene suscritos a 35 países en el orbe, siendo su propósito alinear políticas económicas y sociales. Además, suele dar opiniones muy fuertes sobre la manera en que deben comportarse sus países miembros, incluyendo a México. 

Curiosamente el secretario general es José Angel Gurría, el mismo que se le conoce por ser el funcionario mexicanos más joven pensionado, pues todavía no rebasaba los 45 años y ya tenía en su haber una jugosa pensión de parte del gobierno mexicano. 

Sin embargo ahí no se encuentra el problema central, sino que trata de un organismo que buscar entrometerse en las políticas gubernamentales y recomienda una serie de recetas neoliberales y siempre está ofreciendo opiniones sobre esta temática. Por lo anterior, no es casual escuchar a Gurría decir que México debe proseguir con su política de las Reformas Estructurales, no obstante que en la práctica se han erigido en un auténtico fracaso. 

Y hasta próxima.        

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.