Las obsesivas mentiras de los políticos


por: Héctor Saldierna

Por Héctor Saldierna Martínez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Me han compartido una imagen donde se observa a una oveja dando un discurso a un grupo de ovejas. Pero oculto en el pódium, se ve a un lobo sosteniendo una cabeza de oveja. Esto quiere decir, en una simple interpretación, que tras los discursos falaces de los políticos, se esconde el engaño y la mentira.

Esto es lo que sucede en las peroratas de los políticos que andan en la búsqueda de la presidencia de la república, de las senadurías y diputaciones a lo largo y ancho en el país. Dicen una serie de barbaridades que ni ellos mismos se la creen.

Sólo basta en recordar las promesas de Enrique Peña Nieto que instituiría un seguro universal, el que nunca cumplió. Que bajaría las tarifas de la luz y otros servicios y, al tiempo, sólo han sufrido incrementos. Prometió que no privatizaría el petróleo y fue lo primero que hizo, lo que configuró una burda acción.

Prometió beneficios hacia el pueblo, lo que nunca ha cumplido. Al contrario, toda su gestión se ha distinguido en golpear la economía popular y en incrementar la masa de pobres que sólo en su sexenio lleva cerca de 2 millones. Prometió empleos y, más bien, los ha quitado. Con el desmantelamiento de Pemex, han corrido a miles de trabajadores y las ciudades en las que operaba la paraestatal están cerca de ser ciudades fantasmas.

Y luego se preguntan el por qué es el presidente más despreciado en la historia del país, casi en términos idénticos a Porfirio Díaz y a Victoriano Huerta. Es paradójico que cuando el PRI podría haberse reivindicado al recuperar la presidencia en 2012, han tirado al cesto de la basura todo el capital que durante muchos años había atesorado.

Y por eso es que José Antonio Meade, el candidato del PRI, se encuentre relegado a un tercer lugar y difícilmente podrá llegar hacia una posición más favorable.

En todo este contexto, los actuales candidatos a la presidencia de la república tendrán que luchar contra el escepticismo del pueblo mexicano que ya no cree en las promesas de los políticos, cuya principales herramientas son la mentira y la falacia.

En el debate llevado a efecto en Palacio de Minería no se observaron propuestas de cómo tener a un mejor país. Casi la mayor parte del tiempo fue la injuria y la diatriba. Tratar de exhibir al rival para bajarle puntos y así estiman que podrían llegar al primer lugar en las encuestas de preferencia.

Se podría decir que todos estos políticos que ahora se enfilan hacia la presidencia tienen pecados. Ninguno de ellos se encuentra exento y han cometido fallas graves, asociadas a los aspectos de integridad y de corrupción.

Todos hablan de la corrupción y pareciera que ellos no tienen nada que ver con este fenómeno. Hablan que la combatirán y que no habrá impunidad, lo que evidentemente no va a suceder. Hablan de las mujeres en cuanto que no habrá violencia contra ellas y que ahora ganarán un mejor salario, pero a final de cuentas en una promesa de político. Es decir, no creíble.

EL ACUERDO TPP

Como muestra que desde el gobierno federal no existe la mínima intención de mejorar las condiciones económicas de sus habitantes, ahora la Cámara de Senadores ha aprobado un nuevo tratado de Libre Comercio, conocido como Tratado Integral y del Pacífico (ATPP). Lo han hecho, sin escuchar a los involucrados en el comercio nacional.

Pues resulta que Alejandro Gómez Tamez, presidente de la Industria del Calzado de Guanajuato, dijo que los negociadores mexicanos no escucharon sus voces y finalmente aprobaron el Acuerdo. Hay el peligro que el calzado de Viet Nam desplace sus mercancías y afecte a los empresarios del calzado, sobre todo en esta importante región del país. Esto es una muestra más que el gobierno federal hace sus acuerdos y negocios, siempre sin escuchar y a espaldas de los empresarios nacionales. Y, lo peor, sin interesarle el beneficio hacia los connacionales.

Habría que revisar el TLC, cómo están negociando nuestros funcionarios, pero es evidente a todas luces que no les interesa proteger el interés nacional, sino siempre mantener una actitud abyecta y de sumisión ante el extranjerismo.

Y hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.