El imprescindible César Yáñez



 
¿El colaborador de AMLO estará faltando al discurso de austeridad del nuevo gobierno?

por Peniley Ramírez, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana


“Ustedes ya lo conocen, él me ha ayudado durante muchos años”. Era agosto de 2018 y el presidente electo presentaba al equipo más cercano que lo acompañará en su oficina de gobierno. Entre los confirmados, un imprescindible era César Yáñez, en el cargo de coordinador general de Política y Gobierno.


El calificativo no es gratuito. Varias fuentes del partido Morena consultadas para esta columna coincidieron en que Yáñez es una de las pocas personas en quienes confía López Obrador sus temas más sensibles, participa en sus reuniones más secretas y responde a los temas más delicados.


Yáñez ha sido empleado de López Obrador por más de 10 años y ha estado presente en su partido desde su fundación, ha hecho negocios con su esposa, siempre con la misma expresión diligente y pocas palabras


“Es su escudero, sabe muy bien cómo piensa”, dijo una fuente que solicitó anonimato. Además de llevar la comunicación de sus últimas tres campañas, Yáñez ha sido para López Obrador la pared de contención de casos difíciles desde la prensa


Como ejemplo, en 2016, cuando el diario estadounidense The Wall Street Journal publicó que AMLO tenía dos departamentos que no habían sido reportados en su declaración patrimonial, fue Yáñez quien respondió, primero directa y luego públicamente, que se hallaban en un juicio testamentario

 


Yáñez ha sido uno de los poquísimos colaboradores que han participado en reuniones en las que López Obrador trató de calmar los temores de quienes se le oponían férreamente, y ha sido durante más de una década casi el único canal abierto entre el tabasqueño y la prensa. ¿Por qué importa ahora todo esto? Porque en la última semana se viralizó en redes sociales y fue un tema constante en la cobertura de la prensa, el cuestionamiento sobre si estaba faltando AMLO a su discurso de austeridad al haber asistido a la boda entre Yáñez y la empresaria poblana Dulce María Silva, hija de una de las familias más ricas de la entidad.


Según los reportes, la boda habría costado unos 750 mil pesos, entre el lujoso menú con langosta, una decoración de interiores para el banquete, el vestido de la novia y otros detalles. La mayoría de esta prensa destaca que fue la familia de la novia quien corrió con los gastos y no hay prueba hasta ahora de que se hayan erogado recursos públicos.


 
Entonces, ¿por qué importa? Porque un evento de esta naturaleza contrasta con el de una clase social mayoritaria oprimida por la pobreza, que encontró en López Obrador una promesa de movilidad social, igualdad de oportunidades y combate a los privilegios.


Importa porque Yáñez es el hombre más cercano del próximo presidente, pero también a la clase política a la que, presuntamente, va a desplazar la Cuarta Transformación.


Por ello veremos en los próximos meses un debate público entre discurso y hechos y, en algún punto, el nuevo presidente deberá dar explicaciones de congruencia, más allá de las salidas fáciles que varias veces ya ha utilizado con la prensa.

  
PENILEYRAMIREZ@UNIVISION.NET
@PENILEYRAMIREZ

 

 


👋

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.