INDICE: TEC TUXTLA, UNA EMPRESA DE CORRUPCIÓN


por Ruperto Portela

Por Ruperto Portela Alvarado, egresado de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas

José Luis Méndez Navarro, depreda la institución…

Una mafia familiar se apoderó del Tecnológico…

Los premios a los más corruptos del sistema

Como una mala sombra, consciente o inconscientemente siempre utilizo la palabra CORRUPCIÓN en mis columnas de ÍNDICE… Quizá soy adicto a la misma por la insistencia en que se suceden en este país los casos de violación a la ley, actos y conductas que merecen castigo y muchas veces cárcel.


He referido cotidianamente sobre la corrupción que nos lacera y la forma descarada en que se omite la aplicación de la ley para los delincuentes institucionales, ya sea en el seno de un gobierno y sus tres niveles o en dependencias que debieran ser honorables, honestas, eficaces y eficientes como por ejemplo, las universidades e institutos tecnológicos en el Estado de Chiapas.
De todas estas instituciones educativas de nivel superior he comentado de manera puntual la forma cómo se manejan los presupuestos y se roban el dinero. Solo el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez ha permanecido en el anonimato y el bajo perfil –a pesar de la corrupción galopante– porque así conviene a sus directivos para esconder sus rapacerías, encabezados por JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO y “testaferros” que le acompañan.
Hay que consignar que MÉNDEZ NAVARRO fue director del Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez entre los años 1995 y 1999 y que por su soberbia, corrupción y pésima administración de los recursos fue corrido de la institución. Desde entonces se dedicaba a las francachelas con sus amigos y “aplaudidores” a los que llevaba a cursos que solo servían para emborracharse.
MÉNDEZ NAVARRO Utilizó los dineros para sus vicios y conquistas al punto que una vez le habló al Jefe del Departamento de Recursos Financieros para ordenarle la elaboración de un cheque por 2 mil pesos y que se lo llevara al hotel donde estaba hospedado para pagarle a la “rubia” que lo acompaño toda la noche y que no tenía para pagarle.
Los indicios de corrupción de JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO están en la memoria de los trabajadores del Instituto Tecnológico, pero también esa misma estela de corrupción dejó en el Tecnológico de Tapachula y por supuesto en el de Orizaba, Veracruz. Lo que no se entiende es cómo con esos antecedentes nefastos, este sujeto pudo volver a la dirección del Instituto Tecnológico de Tuxtla y más, que los trabajadores académicos, administrativos y de servicios lo permitieran.
Por segunda ocasión y con más de ocho años en la dirección, JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO ya le tomó la medida a los trabajadores que hoy lo condenan y le acusan de corrupción, tráfico de plazas docentes y administrativas, así como de promover un grupo de “señoritas” a las que les ha otorgado plazas sin cubrir los requisitos obligados. En esa misma línea de rapiña, uso y abuso del presupuesto y los recursos económicos y materiales, ha confabulado a diversos “cómplices” haciéndolos jefes de departamento o un cargo de toma de decisiones.
Es el caso de: MARÍA ELIDIA CASTELLANOS MORALES, Subdirectora de Servicios Administrativos, durante todo el período que lleva MÉNDEZ NAVARRO en la dirección, misma que le cubría sus faltas al llevarle la documentación a los restaurantes (Toks y Bisques Obregón) donde despachaba este nefasto personaje cuando los trabajadores le impidieron el paso a sus oficinas.
La misma genuflexión es la que demuestra el sujeto de marras, JOSÉ ÁNGEL ZEPEDA HERNÁNDEZ, quien a la vez es cómplice de todos los actos de corrupción de su patrón y jefe, JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO. No puede negar este Subdirector Académico del ITTG, que es un usurpador del puesto y oportunista que se pliega a los actos corruptos del director.
En el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez “todos hacen negocios” al amparo de la institución. Así se hablan oprobios de un tal JUAN JOSÉ ARREOLA ORDAZ, jefe del Departamento de Planeación, Programación y Presupuestación, a quien MÉNDEZ NAVARRO le ha dado todas las canonjías “solo” porque le hizo su tesis de maestría y le acompañaba (con carro, gasolina, chofer y viáticos) a sus clases a la Ciudad de Guadalajara, con cargo al presupuesto del Instituto Tecnológico por dos largos años.
La información sobre la rapiña y corrupción de la administración de JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO está fluyendo de los trabajadores y particularmente en una hoja volante que firma “La Pluma de Oro”, un seudónimo que me ha hecho llegar tres de sus publicaciones, pero que yo también tengo información al respecto y la percepción completa de quien es este pelafustán que se dice ingeniero y también maestro, “seguramente de la corrupción, la transa y la perversidad”, como sus mismos subdirectores y jefes de departamento.
Otra fichita del que comentan sus fechorías al interior del Instituto Tecnológico es SALOMÓN VELASCO BERMÚDEZ, jefe del Departamento de Servicios Escolares, de quien es “un secreto a voces” ser el que le consigue “las muchachitas” al director y por eso, le tiene consideraciones y le da manos libres para hacer los negocios que más ganancias le reditúen. Una de esas, me dicen, es la renta de copiadoras o los negocios con el promotor de fútbol –hijo de MIGUEL ÁNGEL CASANOVA—que llevan a supuestos o sospechosos adeudos de más de cien mil pesos, como lo dice “La Pluma de Oro” en una de sus publicaciones. En esa transa involucran al jefe de Actividades Extraescolares, CARLOS FELIPE ESQUIVEL GORDILLO.
La denuncia es que el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez es un desastre, un desorden administrativo que sirve para esconder los actos de corrupción de JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO y sus secuaces, ya sea desde las subdirecciones, los departamentos u otras áreas importantes, pues se le señala de una fraudulenta transacción por 300 mil pesos del remanente del 2018 que justificaron –con la complicidad de proveedores—en la compra de dos minisplits o el manejo del exagerado pago de reinscripción de 2 mil 500 pesos a 4 mil 800 alumnos, que de ser cierta la cifra, estaríamos hablando de más de 12 millones de pesos.
Siempre he dicho que es un crimen que los funcionarios se roben el dinero destinado a la educación y JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO es un “criminal” en este sentido, porque ha arraigado la corrupción y la rapiña en el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez desde su primera administración como director y ahora en la segunda lo confirma. Es un saqueo el que ha propiciado en el Tecnológico donde todos sus “corifeos” hacen negocios, sin ningún rubor ni vergüenza. Ahí está el asunto de las constancias del curso de inglés que vendían entre 5 mil y hasta diez mil pesos, que nadie ha investigado todavía. O el rumor de que al interior del ITTG se venden drogas, se juega baraja de apostado y se emborrachan los mismos estudiantes.
Y como en aquellos tiempos de 1995-99, cuando MÉNDEZ NAVARRO hizo cómplices a los dirigentes de la entonces Delegación D-II-8, REYNIER RINCÓN ROSALES fue uno de sus “cómplices” y defensores. Se coludió con el entonces director que le pagaba sus viajes y viáticos que comprobaba a la Delegación Sindical D-II-8 con copias de notas y facturas que convenían en actos de corrupción.
El entonces Secretario de Finanzas del sindicato, MELQUICEDED DOMÍNGUEZ OLAN denunció a REINIER en una asamblea, explicando dato por dato a través de un proyector de imágenes. También RAFAEL ÁLVAREZ SANDOVAL, ex dirigente delegacional, se alió con MÉNDEZ NAVARRO quien a su destitución de la dirección del ITTG y asunción en la del Tecnológico de Orizaba, Veracruz, se lo llevó posteriormente.
Es grave lo que está sucediendo en el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez que por largos ocho años –y antes cuatro—JOSÉ LUIS MÉNDEZ NAVARRO se ha aprovechado de los recursos financieros, materiales; las plazas docentes y administrativas para mantener el control en una mafia de rufianes que le han hecho mucho daño a la Institución. Y en esa misma línea de corrupción se denuncia al delegado sindical MARCO ANTONIO MÉNDEZ ANCHEYTA, quien ha usufructuado el cargo para beneficio personal y de sus compinches.
Es esta una advertencia abierta para que las autoridades de la Secretaria de Educación Pública; la Dirección General del Instituto de México; la Auditoría Superior de la Federación y el mismo gobernador del Estado, RUTILIO CRUZ ESCANDÓN CADENAS asuma su responsabilidad para rescatar lo que queda de una gran institución como lo fue el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez, que a sus 46 años de vida académica, no se merece lo que le están haciendo en perjuicio de la juventud chiapaneca que espera mejores resultados de la Educación Tecnológica Superior que aquí se ofrece. Se las dejo de tarea, análisis y reflexión…
Se acabó el mecate… Y ES TODO…
Para comentarios, quejas y mentadas: rupertoportela@gmail.com
Celular: 961 18 8 99 45.
MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS. A. C.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.