En Pocas Palabras: Avasallamiento político


por María Elvira Santamaría

Por Elvira Santamaría Hernández, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Tengo en las manos un documento tamaño carta, impreso en un material de mayor grosor y calidad que el papel bond. Tiene el escudo y la leyenda del gobierno de Mexico y lleva el color guinda que caracteriza al Partido Morena. 
El documento del que les hablo trae impreso el nombre de la persona a quien va dirigido, y es una especie de certificado de que esa persona ya está efectivamente inscrita en el programa de adultos mayores de 68 años que recibirán la pensión bimestral universal anunciada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hasta ahí todo es digamos, lógico y común de todos los gobiernos cuando arrancan algún programa sean del partido que sean, no obstante que este gobierno ha enfatizado que es absolutamente diferente. Bueno, pues resulta que este documento que acredita al abuelito beneficiario trae un texto que más que la explicación del mismo, es una especie de catecismo, una exaltación de los objetivos y de la visión partidaria de una corriente política. Podríamos hasta considerarlo un disfrazado panfleto doctrinario. Algo que está prohibido por la ley cuando se trata de programas sociales.

Esto de aprovechar los programas dirigidos a los sectores en pobreza y pobreza extrema, ha sido una práctica recurrente de gobiernos priistas, panistas, perredistas, en todos los niveles, tanto que llevó a la creación de la Fiscalía Especializada Para la Atención de los Delitos Electorales, la FEPADE en 1994. Ésta surge como uno de los principales reclamos de la oposición, poco después del proceso electoral federal de 1988.

Ahora estamos en el arranque del cambio de régimen proclamado por Andrés López Obrador, anunciando que ha dejado atrás los vicios y corrupciones de los gobiernos pasados; entonces no se entiende, no cabe que uno de los programas estrella de la Cuarta Transformación, tan aplaudido y reconocido por la gran mayoría de los mexicanos, en la que me incluyo, esté sirviendo de instrumento propagandístico para su partido. En primera Morena, tan fuertemente posicionado y representado cómo está en los poderes legislativo y ejecutivo -las encuestas y el número de legisladores lo confirman-, no lo necesita y en segunda, y déjenme que lo resalte porque en ello ha insistido el Presidente, no es moral.

Hasta pronto.

P.D. :Todos los gobiernos son perfectibles y para avanzar necesitan de la crítica constructiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.